Conquistar a indecisos, reto de candidatos a la Alcaldía de Cali

Abril 10, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Luiyith Melo García, reportero de El País.
Conquistar a indecisos, reto de candidatos a la Alcaldía de Cali

Para la Alcaldía hay 12 aspirantes pero al 43% de los electores aún no lo convence ninguno. El 50% tampoco lo haría por los actuales aspirantes a la Gobernación del Valle del Cauca. Indecisión.

A seis meses de la elección del nuevo alcalde de Cali, casi la mitad de los ciudadanos están indecisos sobre por quién votar, pese a que tienen un abanico de doce candidatos para escoger, lo que genera una serie de inquietudes sobre la actual campaña política y sus protagonistas.Así quedó demostrado en la más reciente encuesta realizada por la firma Analizar & Asociados para El País, en donde se evidencia que el 43% de los caleños no votaría por ninguno de los candidatos en contienda para la Alcaldía de Cali y el 50% tampoco lo haría por los actuales aspirantes a la Gobernación del Valle.El resultado refleja una clara indecisión de los electores frente a una campaña local que arrancó temprano y en la que participan cinco concejales, cinco ex funcionarios públicos (cuatro de ellos del gobierno del alcalde Jorge Iván Ospina), un diputado, un ex secuestrado y a la que se añadirían otros aspirantes.Arabela Rodríguez, coordinadora del programa ‘Cali Como Vamos’ cree que la indecisión electoral obedece al “poco entusiasmo de la gente porque no se ven propuestas que generen cambios sustanciales en el panorama inmediato de Cali”. Advierte que quizá hay muchos precandidatos y apenas están estructurando sus propuestas y “eso hace que no sean contundentes sus planteamientos y que no atrapen ni se genere diferenciación entre ellos”.El senador Germán Villegas dijo que “preocupa sobremanera que un 43% de los encuestados manifiesta que no estaría con ninguno de los nombres presentados, a pesar que se mostraron doce nombres, de procedencia variada” y atribuye eso al hecho de que “la campaña apenas comienza”.El politólogo de la Universidad Javeriana, Juan Camilo Vanegas, sostiene que “hay un desencanto con la clase política por parte de la sociedad y ese alto nivel de apatía se explica porque hay muchos precandidatos que son concejales y el esfuerzo que ha hecho el Cabildo por mejorar su imagen no ha sido suficiente, por lo cual la ciudadanía cree que se comportarían en la Alcaldía igual que lo han hecho en esa corporación; por eso no quiere participar”, señaló.De otra parte, Vanegas sostiene que la gente ve a los ex funcionarios que están en contienda como una continuidad del gobierno del alcalde Ospina y los relacionan con el caos que hoy vive la ciudad en cuanto a movilidad y los problemas de inseguridad. Ello a pesar de que el Alcalde no parece haberle dado el guiño a alguno de ellos.El analista Alberto Ramos Garbiras, por su parte, considera que buena parte de los caleños no ha decidido su voto porque “no hay suficiente difusión de las campañas políticas, los candidatos no están aún posicionados y no han ventilado públicamente sus programas porque además muchos aún no los tienen”.Pero, adicionalmente, considera que “hay pesadumbre y escepticismo en los electores por los errores de las últimas administraciones y desencanto por elecciones anteriores donde han votado y los candidatos los han desilusionado”.Rosalía Correa, del programa Consejo Visible de la Universidad Javeriana, tiene sus propias interpretaciones de la situación. Afirma que “la mayoría de los candidatos son totalmente desconocidos: Milton Castrillón tiene una concentración política en algunos barrios, en las comunas 10 y 12, pero no más allá. A Sigifredo López lo conocen por su secuestro, lo cual no es muy relevante en términos de Estado y la gente no sabe ni que fue alcalde de Pradera”.“Clara Luz Roldán es reciente en la política, apenas lleva tres años en el Concejo y allí ha sido muy escasa su participación. De Susana Correa apenas sabemos que estuvo como gerente de Emcali y representa una élite alta que no llega a la gente. Y Argemiro Cortés sólo estuvo un tiempo en la Secretaría de Cultura”, expresa Correa.En su criterio, no se ve que los candidatos “tengan la ciudad en su cabeza ni una trayectoria que le genere confianza y reconocimiento en la gente”.¿Cívico o empresario?Ese rechazo a los candidatos que en su gran mayoría son políticos de oficio, también quedó expresado en la encuesta, donde se muestra que sólo el 18% de los consultados preferiría que el nuevo Alcalde fuera un político, mientras que un 39% prefiere a un líder cívico y el 30% a un empresario dirigiendo la ciudad.El profesor Ramos Garbiras explica que en ello “estarían incidiendo los procesos de corrupción destapados en los últimos años y con los cuales los ciudadanos se sienten afectados porque es su plata la que está en juego”. Es tal vez por eso que quieren ensayar con alguien que no sea político cuando se inclinan por un líder cívico o un empresario, “pero eso esconde una opacidad -anota Ramos-, porque los que se dicen cívicos y se presentan a elecciones está comprobado que aspiran quedarse en el poder y cuando llegan se comportan como los políticos tradicionales”.Agrega que, de igual manera, “los empresarios que se arriesgan a aceptar una candidatura también tienen alma de políticos, han tenido negocios con los políticos y con el Estado, y pasan del Estado otra vez a ser empresarios y al revés”. En su criterio los hombres de empresa “deberían guardar su posición como grupo de presión y no arrebatarles el campo a los políticos profesionales porque terminan contaminándose”.Frente a ello, Germán Jaramillo, presidente del Comité Intergremial de Cali, afirma que esa inclinación de la gente por un líder cívico o un empresario “demuestra que hay un desgaste del político profesional como opción para administrar la ciudad, y por eso la sociedad busca encontrar en alguien que no tenga nexos con la política una respuesta más transparente y efectiva a los problemas”. Sin embargo, anunció que los empresarios están interesados en participar, pero proponiendo una agenda de temas necesarios para jalonar el desarrollo de la ciudad y el bienestar de sus gentes.Lo que es claro es que, de momento, las intenciones de voto de los caleños aún están embolatadas.“La campaña apenas comienza”Milton Castrillón cree que no hay mayor intención de voto porque “esta campaña apenas comienza, es muy larga, aún faltan siete meses, hay partidos que no han definido candidatos y esta vez deben funcionar los partidos como funcionaron la última vez para elegir al Presidente”.Fabio Cardozo cree que “aún hay candidatos independientes que no hemos tenido la oportunidad de presentar nuestros nombres y propuestas en los medios, pero en la medida en que la opinión pública registre nuestras propuestas se concretará esa decisión de voto”.Clara Luz Roldán dijo: “Percibo que no nos conocen y no conocen nuestras propuestas, pero creo que en la medida en que salgamos en medios y presentemos los programas de gobierno, vamos a ir capturando ese nicho que está indeciso”.Argemiro Cortés recordó que en Cali los niveles de abstención son muy altos y pasan del 60%, lo cual habla de la poca confiabilidad que tienen los caleños en el sector político. Eso es grave porque en la medida en que la gente no participe no se define un rumbo, falta liderazgo y los partidos políticos están muy débiles”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad