Conozca por qué Cali es la capital de los huecos catastróficos

Enero 15, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Adolfo Ochoa Moyano | Reportero de El País
Conozca por qué Cali es la capital de los huecos catastróficos

Este es uno de los daños más graves que hay en la ciudad. Está ubicado en la Calle 70 frente a una reconocida cadena de supermercados. De acuerdo con el Tránsito, este ‘crater’ tiene dimensiones que superan los tres metros de largo y ancho.

La malla vial de la ciudad está en cuidados intensivos. Solamente el 2% se encuentra en buen estado. Los huecos en vías principales y secundarias dejaron 292 accidentes el año pasado.

César salió disparado unos cuatro metros. Voló por encima de la cabeza de su papá, quien iba manejando la moto, y cayó, con la cara por delante, sobre el asfalto. Luego se puso en pie como si un resorte lo impulsara y de un brinco llegó al andén antes de que un auto lo arrollara.Cuando estuvo a salvo se desplomó sobre la acera y despertó en la cama de una clínica del norte de Cali, cubierto de vendas, gasas, yesos y esparadrapos. Tuvo severas fracturas y una contusión considerable en la cabeza que lo obligó a estar en observación una semana. Además estuvo incapacitado dos meses más.El joven perdió todos los dientes superiores en el accidente. El tratamiento oral que debieron realizarle para reconstruirle la boca tuvo un costo de $15 millones.César no recuerda bien el incidente. Tiene presentes apenas algunos hechos puntuales: Iba en moto para el colegio. Su padre conducía por la Carrera 5 con Calle 41, cuando lo oyó gritar de pavor y sorpresa, aunque no supo por qué. Y luego nada. Todo fue oscuro, sin memoria, sin recuerdos.Lo que sabe del accidente lo conoce por los informes de Tránsito y Medicina Legal.Un hueco surgido en la Carrera 5 tenía tal profundidad que cuando la moto cayó en él, el impacto estalló el neumático trasero, enviando a César a volar.Él tuvo buena fortuna. Octavio no. Octavio falleció. Otro hueco. Otra historia. Esta tuvo lugar en la Vía al Mar, en el kilómetro 3 de un sector conocido como Palermo. Un ‘cráter’, como si un meterorito hubiese aterrizado allí, provocó que la moto de Octavio se saliera de la vía y que fuera embestido por un automóvil que venía en sentido contrario. Alejandra se iba a graduar de la Universidad en 20 días. Economista, iba a decir en el diploma. Pero, cuando se transportaba en la buseta camino a una clase, la falta de señalización en una obra obligó a una maniobra peligrosa. Alejandra se salió del vehículo. Murió aplastada por el peso del carro.Estos son apenas tres casos de personas afectadas por la compleja situación de la malla vial de Cali, que de acuerdo con un informe presentado hace algunos meses por la Cámara Colombiana de la Infraestructura, apenas tiene un 2% en buen estado, del total de los 2.350 kilómetros que la componen. Dinero y vidas, al huecoEn el 2011 un total de 111 personas presentaron demandas de reparación directa en contra del Municipio por daños y perjuicios causados por huecos en las vías, falta de reparcheo en calles, poca o ninguna señalización en obras de infraestructura. Esas demandas suman un total de $2.800 millones. En 2010 la secretaría Jurídica de la Alcaldía recibió 146 de estos procesos, por valor de $3.787 millones.Sin embargo, extraoficialmente, una fuente admite que son en realidad miles las demandas que se reciben, sólo que éstas que están registradas tienen que ver con personas lesionadas. Existen otras demandas por daños a vehículos. El valor de esas demandas es tan alto que en la actual Alcaldía se preguntan qué proyectos de educación, salud o infraestrctura se hubiesen podido adelantar si no tuviese que responder a los ciudadanos por los daños en la malla vial. Además de eso, el Municipio debe afrontar procesos como el que iniciaron vecinos del barrio Salomia. Se trata de una acción popular, que en caso de prosperar, obligaría al gobierno local a reparchar todas las calles de esa zona. Todas. Pero, el problema no son solamente las demandas que ponen en jaque al Municipio. El problema es que el mal estado de las calles provoca víctimas mortales, como Octavio y como Alejandra.De acuerdo con el Departamento de Educacion y Cultura Estadística de la Secretaria de Tránsito Municipal, hasta octubre del año pasado se registraron 292 accidentes por causas de huecos en las calles.Asimismo, el Tránsito indicó que entre enero y diciembre del año pasado la mayor cantidad de muertos en accidentes de vehículos fueron los motociclistas. Y aunque no se especifica cuántos de ellos perdieron la vida por causa de los ‘cráteres’, una fuente admite que un alto porcentaje se debe a esta situación irregular de las calles.De hecho, la situación se ha tornado tan preocupante que El País conoció que el Tránsito envió un completo informe sobre los forámenes en las vías a la Secretaría Jurídica del Municipio con el objetivo de que se tomen medidas específicas para evitar más accidentes y demandas.Se habla de huecos “catastróficos”, que no sólo afectan la movilidad de forma extrema, sino que intervenirlos significa esfuerzos altísimos en dinero y mano de obra.Miembros de la actual Administración dicen que es inconcebible que por causa, muchas veces de negligencia, haya cada vez más huecos, que causan lesiones, muertos y daños y que cuestan dinero.El secretario de Infraestructura y Valorización de Cali, Miguel Meléndez, explica que la situación de la malla vial de Cali es simplemente desconcertante.Admite que el primer problema con el que se topó hace quince días, cuando asumió su cargo, fue que desconoce la situación general de la ciudad en términos de vías dañadas, porque el anterior secretario no entregó a su equipo el informe de la situación durante el proceso de empalme de ambos gobiernos.“Yo debo empezar de cero a intervenir las calles y ya que lo voy a hacer no será porque sí. Hay que hacer un diagnóstico y sobre eso se va a trabajar. Vamos a arreglar vías que lo necesiten de verdad”.Las primeras obras estarán concentradas sobre algunos baches que se encuentran a lo largo de la Avenida Simón Bolívar, Autopista Suroriental, así como las calles 5, 13 y 14, al igual que en las vías de ingreso a la ciudad.“Estamos tan comprometidos con arreglar lo que está más grave que sabemos que hay huecos en frente de la casa del alcalde (Rodrigo Guerrero) pero como no afecta la movilidad, no es prioritario intervenirlos. La idea es que si vamos a invertir dinero y mano de obra sea en un lugar que lo requiera con suma urgencia y de allí vamos a avanzando hasta lograr una recuperación total”, recalcó Meléndez.Por su parte, el director del Fondo de Prevención Vial del Valle, James Gómez, insiste en que el problema es que en Cali no hay políticas de cuidado de vías secundarias en momentos en los que hay construcciones y obras de infraestructura. Gómez dice que calles del norte de la ciudad están “devastadas” por causa del tráfico pesado que fue desviado cuando se realizaron las megaobras.Ese es el caso de Versalles, por ejemplo, así como la Avenida 4 Norte, entre calles 38 y 47, que sufrió una sobrecarga de vehículos mientras se desarrollaba el MÍO por la Avenida Tercera.En el norte los barrios más afectados son Granada, Versalles, Santa Mónica, La Flora y Vipasa.Estudios revelan que la vida útil de la capa asfáltica es de entre 25 y 30 años, de acuerdo con su capacidad para soportar peso. En el caso de zonas como la Calle 25 con Carrera 41 A en el barrio San Judas; la Carrera 39 entre Avenida Pasoancho y Calle 12 y la Carrera 70 entre calles Quinta y Primera, en el barrio Caldas, el flujo vehícular aumentó en los últimos meses, agrietando la capa asfáltica. Pero, además está la problemática de las tuberías que conducen el agua que sirve de suministro a la ciudad. También tienen sitios críticos, con filtraciones y fugas de líquido, lo que afecta el suelo.Un técnico de Emcali explica que el agua satura el cemento o el asfalto haciendo que cambie de densidad. Cuando los vehículos las recorren, el peso causa grietas que arruinan las vías definitivamente y los reparcheos no funcionan en esos casos.La Secretaría de Infraestructura admite que no posee recursos para atender este tipo de problemáticas. De hecho, hasta que no reciban este lunes un aporte de mil millones de pesos, el presupuesto real para atender la crisis de la malla vial es de $53 millones.¿Y dónde quedó la inversión?Un informe realizado por la Cámara Colombiana de Infraestructura revela que la inversión realizada el año anterior para mejorar la malla vial por parte del gobierno de Jorge Iván Ospina a través de la sobretasa a la gasolina fue la más baja en tres años.En 2011 se recaudaron $36.000 millones mediante ese impuesto, mientras que en 2008 la cifra ascendió a $60.000 millones.De ese total, el valor destinado a la malla vial de Cali (el mayor porcentaje se direcciona al MÍO), en 2011 sólo llegó a $6.000 millones, frente a $24.000 millones invertidos en 2008.“Me parece que la situación debe analizada con cuidado. Los recursos provenientes de la sobretasa a la gasolina, que son los que se pueden destinar a la reparación vial deben recuperarse para Cali, porque mientras el parque automotor evidentemente viene creciendo, se ha conocido que la sobretasa se ha reducido”, dijo María Claudia Álvarez, directora de la Cámara de Infraestructura en el occidente del país. Pero, lo verdaderamente preocupante es que, según el informe, la inversión propia del Municipio el año pasado para recuperación de vías fue poca, pese a que en el presupuesto general se destinaron $6.067.245.768 para inversión, de lo que sólo se ejecutó el 19% a octubre pasado. Los documentos de la Cámara, por supuesto, no especifican las razones por las que el dinero no fue ejecutado, pero sí hace un llamado a la nueva administración para que traslade recursos a la intervención de vías, especialmente las secundarias, aledañas a las Megaobras porque la situación es preocupante.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad