Conozca las implicaciones de la Ley de Espectáculos

Conozca las implicaciones de la Ley de Espectáculos

Mayo 24, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Conozca las implicaciones de la Ley de Espectáculos

Manuel Álvarez y Adriana Hurtado estuvieron ayer en el Centro Cultural de Cali

Esta ley abrirá las puertas a los empresarios de conciertos y espectáculos para usar otros escenarios y nutrir la oferta cultural de la ciudad.

En Cali estuvieron Manuel José Álvarez, director de Artes Escénicas del Ministerio de Cultura, y Adriana Hurtado, asesora jurídica de la dirección de Artes, para explicar los alcances de la Ley 1493 de 2011, o Ley de Espectáculos Públicos, que lleva cinco meses vigente.Desde las 8:00 a.m. se reunieron en el Centro Cultural con casi un centenar de gestores, empresarios e interesados, que tenían numerosas inquietudes y hasta temores con la nueva norma. Fueron ellos los primeros de todo Colombia en enterarse de primera mano.Antes de la reunión, El País dialogó con Álvarez, quien explicó aspectos de interés: “Colombia carece de grandes escenarios para espectáculos. En ninguna ciudad los hay y por eso hay que acudir a los estadios y coliseos”, explicó.Añadió: “La ley establece que se pueden facilitar una vez al mes y por un término no mayor de cuatro días. Eso causó gran polémica con el concierto de Paul McCartney en Bogotá”.En cambio, “en Medellín, con el concierto de Madonna (28 de noviembre) entendieron que la ley sirve para vender la ciudad, democratizar los espectáculos e incentivar el turismo”. Por eso, “quieren hacer un segundo concierto”.El funcionario considera que “en Bogotá no han entendido las ventajas de esta ley, y en Cali creo que tampoco. Hay que quebrar esa resistencia para compartir los escenarios, pues no pasa nada si se toman las precauciones necesarias y si algo sucede, hay pólizas”.Pero lo anterior es sólo un aspecto. El propósito de esta norma, que entró en vigencia el 1 de enero, es “formalizar un sector que siempre estuvo maltratado por una carga tributaria excesiva y anacrónica, con gran cantidad de trabas. Entonces se busca disminuir la carga tributaria y racionalizar los trámites”.Los pequeños creceránÁlvarez explica que los grandes beneficiados serán “los pequeños teatros y compañías culturales que no pagaban impuestos por no tener con qué, y seguirán sin pagar. Antes eran evasores, ahora están dentro de la ley, porque ninguna sala cobra más de $78.000 por boleta. Quedaron libres de impuestos”. Para sanear sus viejas deudas, “hay una amnistía mediante la cual se permite que, pagado el impuesto municipal de 2011, todo lo que deben de ahí para atrás se condona. Si hay proceso, termina”.El director de Artes Escénicas asegura que “al eliminar el 10% municipal, que a veces no se cobraba, no se causa impacto fiscal porque se va a recibir por el impuesto parafiscal. Recuerde que los teatros no son sostenibles y por eso se mantenían en la cuerda floja”.Por otra parte, un tema siempre polémico, el de Sayco, sigue vigente: “Sayco no es un impuesto, sino un derecho de autor, y se mantendrá. La ley estableció controles para que las regalías lleguen a quienes deben llegar”, prosigue.Aunque el decreto reglamentario de la ley está a punto de salir, Álvarez no tiene la fecha, la Ley de Espectáculos se está aplicando mediante resoluciones. De esa manera “se determinó que quienes venden las boletas son los encargados de retener los dineros de impuestos y consignarlos al Ministerio de Cultura. Ya no se vale que el empresario no autorizó”, explica el funcionario. “Los municipios tienen una gran tarea qué hacer y hay que concientizar a las entidades de prevención de riesgos para que no se extralimiten en sus exigencias. Ninguna ciudad colombiana tiene un escenario ideal”, advierte. Manuel José Álvarez dice que la Ley de Espectáculos se debe a la caleña Mariana Garcés, ministra de Cultura: “Ella conoce el sector, porque ha sido empresaria y productora. Por haber estado del otro lado, sabe de las dificultades que había para montar espectáculos”.EscenariosQuedan dos tipos de escenarios: a. Habilitados: teatros, salas de conciertos y de espectáculos reconocidos por la autoridad.Se les otorgará permiso por dos años para hacer eventos.b. No habilitados: parques, estadios y coliseos. Los organizadores deben avisar con quince días el evento. “Si tiene riesgos, como agua o fuego, se requiere de permiso de la administración municipal”, explica Álvarez.Menos trámitesAntes se debía cumplir con 24 requisitos para montar un espectáculo.Ahora son 4 en los escenarios habilitados. Para los no habilitados son 7.Explica el director de Artes Escénicas del Mincultura que los cuatro requisitos son: a. Que se garantice la integridad física del artista y del público.b. Que haya acceso a discapacitados.c. Control del ruido y la movilidad.d. Estabilidad de los escenarios.Sin IvaLa ley eliminó el impuesto del IVA (16%) para los servicios artísticos de las artes escénicas y servicios conexos, como sonido, luces y alquiler de tarimas.Con esta medida se benefician: músicos, actores, bailarines, coreógrafos, directores escénicos y musicales, autores, compositores, diseñadores de vestuario escénico, diseñadores de escenarios y de escenografías.Y se elimina otra causa de evasión.Nada de bonosUna manera de evadir impuestos y pagos de derechos de autor ha sido poner en las tarjetas o boletos de entrada textos como “bonos de apoyo voluntario” o “participación voluntaria” o “donación”.“Así diga cualquiera de esas frases, el organizador tiene que pagar el impuesto del 8%, los derechos de autor y los parafiscales (si la boleta cuesta más de 3 UVT), según estipula la ley”, advierte Manuel José Álvarez, del Mincultura.Boletas carasSi las boletas cuestan más de tres Unidades de Valor Tributario (UVT), es decir, $78.147 cada una, los organizadores pagarán impuestos parafiscales.“Se gravan los espectáculos caros”, dice Álvarez.Esta contribución será destinada a la construcción, adecuación, mejoras y dotación de escenarios.“Va del sector para el sector, en la misma proporción de lo recaudado en cada ciudad”, añade el funcionario.Ventanilla únicaLa Ley de Espectáculos establece una ‘ventanilla única’ para la organización de eventos.En ella, el empresario podrá diligenciar todo lo relacionado con el espectáculo en un plazo no mayor a 20 días y podrá acogerse a la figura del ‘silencio administrativo positivo’ en caso de no obtener respuesta.Los alcaldes la reglamentarán, para lo cual dispondrán de seis meses, término que vence el 30 de junio.Estímulos a la inversión“Si una persona construye un escenario para presentar espectáculos públicos, la totalidad de la renta que perciba por actividades allí está exenta de impuestos”, anuncia el director de Artes Escénicas del Ministerio de Cultura.Es una manera de estimular las inversiones en infraestructura para escenarios.“Allí se aplica la figura de la concertación”, añade Álvarez.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad