Conozca las claves que han permitido la reducción de homicidios en Cali

Junio 10, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Conozca las claves que han permitido la reducción de homicidios en Cali

El comandante de Policía del Distrito de Aguablanca, Julián Garnica, dice que los levantamientos de cadáveres en su zona se redujeron en lo que va del año.

Toques de queda, cuadrantes y extensión de la jornada escolar bajaron muertes en la ciudad. Secretario de Gobierno de Cali afirma que lesiones personales también han reducido considerablemente.

¿Qué hizo la Administración Municipal para evitar que, en cinco meses, se perdieran más de un centenar de vidas en la capital del Valle del Cauca como consecuencia de las riñas, la intolerancia, las venganzas, los líos pasionales y las disputas entre organizaciones criminales...?La respuesta sale sin esfuerzo: Pasión y método.El alcalde Rodrigo Guerrero explica que de día o de noche, a la hora que se necesite, están dispuestas con pasión y entusiasmo la Policía Metropolitana, la Fiscalía y el CTI, las secretarías de Gobierno, Tránsito, de Salud y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf).Comenta que el método está definido y que consiste en realizar reuniones cada semana para evaluar los hechos que marcaron historia en los días anteriores y preparar medidas que contrarresten las situaciones que pueden ocurrir en los días venideros.La radiografíaHistóricamente los homicidios en Cali han ido en aumento, año tras año. El reporte de la Secretaría de Gobierno Municipal tiene consignado en sus archivos que durante el 1 de enero y el 27 de mayo del 2009 hubo 693 muertes.En el mismo periodo del 2010 fueron 725 las víctimas. En el 2011, la violencia cobró 797 vidas. Pero en lo que va corrido de este año , la cifra cayó a 678 decesos. Es decir, que se logró preservar la integridad de 119 personas, teniendo en cuenta los registros del año anterior.No sólo bajaron los muertos. Carlos José Holguín, secretario de Gobierno de Cali, agrega que las lesiones personales se han reducido considerablemente. Pasaron de ser 2.023 casos en el 2011 a 1.866, en el mismo periodo de 2012.El funcionario explica que los resultados son producto de un trabajo conjunto. Se identificó cuál era la población vulnerable, las jornadas marcadas como críticas en la historia de la ciudad y cuáles eran los detonantes de la violencia entre los jóvenes. Luego se estableció el toque de queda en las comunas más vulnerables y se han incrementado en un 30% los operativos a los establecimientos nocturnos, para revisar que no haya presencia de menores de edad.“En la medida que logremos mejorar todo ese espectro, podemos contribuir a que haya menos homicidios”, indica Holguín. Pero las estrategias no sólo se basan en el accionar de la Policía. La Secretaría de Gobierno identificó que en las zonas más oscuras de la ciudad o con bombillas de luz amarillas y árboles frondosos eran sitios susceptibles de asesinatos. Por eso se intervinieron parques y callejones.El alcalde Rodrigo Guerrero agrega que el mejoramiento de la cobertura y la ampliación de las jornadas escolares están dando resultado.“Hay que hacer un trabajo importante de educación para romper el círculo vicioso en el que los colombianos desde chiquitos creemos que el conflicto se resuelve a la brava”, señala.La pasiónLos resultados obtenidos hasta ahora se han logrado con lo que tenemos en la casa, dice el Secretario de Gobierno. Indica que la Administración Municipal tiene tres proyectos con el Gobierno Nacional y que están a la espera de su implementación: el incremento del pie de fuerza, la ampliación de los cuadrantes y la instalación de videocámaras.Y es que se espera que antes de terminar el año lleguen a Cali al menos mil uniformados más.Los cuadrantes pasarán de ser 198 a 329, pero la ampliación de este programa (que consiste en la ubicación de patrullas en determinadas zonas con unos focos delincuenciales específicos) depende del incremento del pie de fuerza.El Secretario de Gobierno dijo que ya se aprobó un proyecto para instalar cien cámaras de vigilancia. “El proyecto cuesta $6.700 millones. $4.000 los puso el Ministerio del Interior y el resto nosotros. Las cámaras las contrata y las instala el Fondo Rotatorio de la Policía”, añade.El métodoEn Cali, las cifras de homicidios en vez de disminuir se incrementaban. La noticia de su reducción tomó por sorpresa a muchos. Incluso, el personero Andrés Santamaría se mostró escéptico frente a las cifras presentadas por la Alcaldía.Para el representante del Ministerio Público es prematuro decir que los homicidios en Cali se redujeron cuando las cifras se han mantenido estables durante casi seis años consecutivos.“No se pueden hacer comparaciones entre días o semanas y decir que hay una disminución. Se deben estudiar periodos de tiempo largos”, agrega.Mientras que la hermana Alba Estela Barreto, quien trabaja con las comunidades de Marroquín y Potrerogrande, dice que la situación sigue siendo la misma.“Hay una sensación de amenaza permanente, la gente está muy asustada. En Potrerogrande, espantan en la calle porque ya nadie quiere salir. Les da temor de una bala perdida”, relata la líder. También en el Distrito de Aguablanca, Carlos Cuero, director de la Corporación Señor de los Milagros, asegura que el toque de queda no se siente en esa zona. “Los muchachos siguen en la calle. Lo que necesitamos verdaderamente son programas de largo aliento, que se preserven en el tiempo, porque las medidas actuales parecen paños de agua tibia”.Al respecto, María Isabel Gutiérrez, directora del Instituto de Investigación y Desarrollo en Prevención de la Violencia y Promoción de la Convivencia Social, sostiene que desde la epidemiología, los efectos de un experimento se empiezan a ver después de los 18 meses y en Cali, las acciones comenzaron hace cinco meses con la llegada de la nueva administración.A quienes consideran que la reducción de los homicidios en un 16% no son muy significativos, el alcalde Guerrero contesta que “sería mejor que les pregunten a los 119 sobrevivientes, a los padres, a los hijos, a los hermanos. Eso lo dicen quienes no han sufrido la muerte de cerca. Es un comentario irresponsable”.Mientras que el Secretario de Gobierno destaca que pueden ser dos muertos menos, pero es la primera vez en cuatro años que en la ciudad se presenta una disminución en la criminalidad.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad