Conozca la importancia de tener una dieta sana

Conozca la importancia de tener una dieta sana

Marzo 13, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Conozca la importancia de tener una dieta sana

En ayunas se recomienda tomar un vaso de zumo de limón en agua tibia.

El ’entrenador gastronómico’, apoya la labor de médicos y nutricionistas. Comida sana, pero con acento gourmet.

El grave error que comenten algunas personas cuando les sugieren cambiar sus hábitos alimenticios es creer que será todo un sacrificio, porque solo comerán frutas o verduras, dice Lucía Muriel, orientadora de Brahma Kumaris. “La clave está en reconocer que los vegetales proporcionan todos los nutrientes que el cuerpo necesita, pero hay que conocerlos bien y consumirlos de manera balanceada”, agrega esta promotora de la comida saludable.Hoy en día modificar la dieta no debe ser visto como un castigo, sino como la oportunidad de participar en un “entrenamiento gastronómico”, es decir, hacer una pausa para aprender el manejo saludable y con un acento gourmet de los alimentos.Así lo cree Sonia Serna, asesora en comidas saludables, quien creó el programa ‘Ponle corazón a tu estómago’, para quienes toman la decisión consciente de cambiar los hábitos alimenticios buscando salud y bienestar. Ella trabaja con Julio Calonje, experto en medicina bioenergética y cultivos orgánicos, quien da la asesoría médica. Serna ofrece un servicio de alojamiento por cinco días en los cuales prepara menús personalizados según el diagnóstico médico y acorde con las necesidades calóricas, los gustos del paciente y el amor por la buena mesa. Cuenta que acudió por problemas de salud al doctor Calonje, y él le recomendó buscar un “hada madrina que la consintiera en la preparación de los zumos, sopas y ensaladas que conforman la dieta de ayuno. Y vi que sanando a otros puedo sanarme a mí misma, mientras disfruto de lo que me apasiona: cocinar”. ¿Y usted qué espera para comer, sanar y vivir?La importancia del ayuno“Ayunar es una costumbre sana que contribuye a ahorrarnos un 30 % del gasto energético que requiere el sistema digestivo para aprovechar esta energía libre para sanar nuestro cuerpo. Durante el ayuno, el metabolismo optimiza la energía que ahorra en el trabajo digestivo”, asegura Sonia Serna, experta en gastronomía. Muchas veces el deseo por saciar el hambre corporal, lleva a la persona a sobrealimentarse. Esa necesidad no necesariamente es hambre de alimentos, puede ser de afecto, de protección, de reconocimiento por los demás y de autoconfianza. Es así como muchas personas llegan al sobrepeso y la obesidad, o a tener problemas metabólicos porque intentan satisfacer fallidamente sus necesidades afectivas a través de la comida, la bebida o el tabaco.Cuando aparecen los problemas digestivos, dolores articulares, en la espalda y alergias, se acude al médico y este diagnostica gastritis, síndrome de colon irritable, reflujo, presión alta y formula medicinas que se suman a más molestias en el colon digestivo. Entonces es hora de un cambio de hábitos alimenticios, dice Serna.Y concluye que el ayuno, “es una reprogramación de los viejos hábitos a la hora de comer, es un alto en el camino suprimiendo proteínas, harinas, grasas y azúcares por cinco días, y añadiendo zumos de vegetales, para concluir con una limpieza del sistema biliar, que generará cambios en el metabolismo y beneficiarán la salud, trayendo longevidad”. Infomes: 893 7064 y 315 4497556. Menú sanoPor Sonia SernaLa ‘trainer’ gastronómica, sugiere el siguiente menú saludable, con cero calorías y cero proteína animal, rico en ingredientes alcalinos, que nivela la acidificación y evita enfermedades.En ayunas, un vaso de zumo de limón en agua tibia. Tome zumos de zanahoria, apio, penino o manzana cada hora y media o dos horas, desde que se levanta hasta una hora antes del almuerzo. Tome una cucharada de aceite de oliva.Almuerzo: sopa de vegetales con tomate y hierbas frescas. Ensalada de manzana, tomate, cebolla, lechugas mixtas y aguacate con vinagreta de cítricos. O sopa de puerros con zanahora y zucchini o de ratatoille con vegetales crudos, berenjena, zucchini, tomate y cebolla cabezona y ensalada de lechugas frescas, albahaca, tomate cherry, rúgula, aguacate en vinagreta de hierbas. Cena: crema de ahuyama con jengibre y especias. Ensalada morada con aguacate, pimentón y perejil.Tome notaManejo de alimentos. Lucía Muriel, orientadora de la Asociación Brahma Kumaris, brinda estas recomendaciones: Los vegetales no se deberían cocinar ni en mucha agua, ni tampoco por largo periodo de tiempo ni mucho menos a calor alto. Menos aún si la vasija no tapa muy bien. Se cocinan a temperatura baja, con poca agua (algunos vegetales ni siquiera lo requieren) y a la más baja temperatura posible. Lo mejor es poner la verdura bien picada en una olla que tape muy bien, ojalá de fondo grueso, acompañada con hierbas para condimentar, sin sal, una o dos cucharadas de agua. Se ponen a fuego alto durante uno o dos minutos; apenas calienta, se tapa, se baja el fuego al mínimo y se la deja ahí alrededor de 5 u 8 minutos. Pasado ese tiempo, see apaga y se deja la verdura ahí cinco minutos más y luego ya se puede condimentar o usar aceite de oliva. Acelgas y espinacas: cocinélas tan solo cinco minutos. Al brócoli se le retira la piel gruesa y se parte al gusto de la persona. Solo requiere, de cocción, tres minutos. Aunque la soya y sus subproductos son ricos en proteína, hoy se sugiere consumir quinua y amaranto, consideradas como los nuevas proteínas complejas, con la ventaja de que no caen mal. La quinua se ha considerado como ideal para reemplazar la leche materna. Para su cocción solo se requieren seis minutos: se adiciona cuando el agua está hirviendo. Se prepara en sopas, guisos, salsas, o para adicionar a pasteles y arepas. Propuesta libre de gluten: El gluten, que es la proteína del trigo, y se usa como sustituto de la carne, según Sonia Serna, contribuye al sobrepeso. “Mis menús son libres de gluten”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad