Conozca la historia del rector que dio ‘cátedra’ de mal manejo administrativo en Cali

Marzo 14, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Unidad Investigativa/ El País
Conozca la historia del rector que dio ‘cátedra’ de mal manejo administrativo en Cali

La Institución Educativa Maricé Sinisterra, de la que hacen parte otros dos colegios, es la única que ofrece educación industrial en la Comuna 12 de Cali.

Daniel Angulo enfrenta procesos fiscales y disciplinarios por presunta irregularidades cometidas durante el año que estuvo como rector del Maricé Sinisterra, al oriente de Cali.

Ninguno de los colegios públicos de Cali alcanza a acumular en toda su historia los escándalos y las irregularidades que han sido denunciadas en el último año en la Institución Educativa Maricé Sinisterra, ubicada en el barrio El Rodeo.Ante la necesidad de hacerle frente a la grave crisis administrativa que afrontaba el colegio, de donde habían salido por amenazas cuatro rectores en los últimos tres años, el secretario de Educación, Édgar Polanco, designó como encargado a Daniel Angulo Obregón y casi de inmediato empezó a correr el taxímetro de las quejas, los derechos de petición y demandas y denuncias ante los organismos de control.En la pila de documentos acumulados en este caso, que suman más de 150 folios y que son materia de investigación, aparecen denuncias tan graves como presuntos detrimento patrimonial, la firma de contratos sin el lleno de requisitos legales, favorecimiento a terceros, alteración de registros, malversación de recursos, pérdida de materiales, e incluso, amenazas de muerte.“Desde que el señor llegó al colegio fue un caos total. Lo primero que hizo fue eliminar de manera arbitraria la jornada de la tarde y amontonar a todos los estudiantes en la mañana; tanto así que hubo un estudiante apuñalado en una pelea por pupitres porque no había dónde sentarse y ni siquiera hizo presencia el rector. Todo eso es de conocimiento de la Secretaría de Educación y aun así no se han tomado los correctivos”, indicó Graciela Lozada, docente de la institución.En su defensa, Daniel Angulo, quien ya fue removido del Maricé y se encuentra como coordinador de la Ciudadela Educativa Nuevo Latir, uno de los colegios más importantes de Cali, dijo que pudo cometer errores administrativos, pero que no se ha robado un peso, como dicen algunas personas que se afectaron con sus decisiones.“En el Maricé había docentes haciendo lo que querían en la institución y cuando yo asumo, lo que hago es tratar de organizar administrativamente la institución y eso generó malestar en una gran mayoría de maestros. Allá la jornada de la tarde empezaba a las 12:45 p.m. y había docentes que llegaban a las 3:00 p.m. o que terminaban clases a las 4:00 p.m. y a esa hora se iban. Ahí comenzó el choque porque tuvieron que empezar a cumplir y eso lógicamente molestó mucho a la gente y trataron de poner a toda la comunidad en contra mía”, aseguró Angulo Obregón.Serios señalamientosAunque Angulo Obregón asegure que detrás de todo esto hay una persecución de parte de algunos maestros, son varias las auditorías que ha realizado la Contraloría de Cali y en las que encontró presuntos hallazgos disciplinarios y fiscales.Una de esas auditorías al Maricé Sinisterra habla de un presunto detrimento patrimonial porque Angulo Obregón firmó un contrato con la Fundación Cielo de Tambores para celebrar el Día de la Familia y el Día del Estudiante por $5.500.000, actividades que jamás se llegaron a realizar.Sin embargo el exrector le aseguró a este diario que ese contrato también contemplaba, “aunque no estuviera escrito en el documento”, la entrega de varios elementos de aseo que fueron recibidos a conformidad.También dice la auditoría que el rector puso en riesgo el patrimonio público porque llevó al empleado de servicios generales a la ferretería Ferromiscelanea Surtiventas y autorizó simplemente de voz, sin que mediara un contrato, que le entregaran todos los materiales que Alejandro Jiménez pidiera y que se cargaran a una cuenta del colegio.Aunque Angulo negó los hechos y aseguró que el error fue de la ferretería por entregarle al señor Jiménez todo lo que pedía, incluso elementos que nunca aparecieron en el colegio, como artículos para zapatería y aerosoles, en un cara a cara se determinó que el exrector sí autorizó la entrega y podría responder también disciplinariamente por gastos sin soportes que superan los $11 millones, por lo que también ya hay una investigación interna de la Secretaría de Educación, según Édgar Polanco.No obstante, la comunidad educativa no confía en que resulte alguna decisión importante de parte de la Secretaría de Educación “porque Polanco ha sido siempre un defensor y es el que sostiene y respalda todas las actuaciones de Angulo Obregón”, indicaron alumnos y docentes del Maricé Sinisterra.Al respecto, Polanco aseguró que le tiene un gran aprecio al profesor Daniel Angulo Obregón porque lo conoce de muchos años y porque fue su profesor de matemáticas en el Colegio Claret, “pero independiente de eso, si administrativamente se han evidenciado fallas, nosotros tenemos que actuar”.El País también consultó con la Personería, donde el pasado el pasado 29 de enero llegó un traslado de la Procuraduría para investigar a Angulo obregón por el pago de horas extras a un docente que no dictó ninguna clase y que envió a su hija a reemplazarlo sin ser parte de la nómina. Un hecho en el que también se investiga al profesor Flavio Gil y la coordinadora académica Gloria Cecilia Tapias.“La sensación que nos queda es que para el Maricé mandan a los rectores que han tenido problemas en otras sedes y por eso no hay permanencia”, dijo la docente Lozada.Sin computadores para educarHoy nadie da razón de 24 de los equipos que entregó el Gobierno del programa Computadores para Educar.Pese a que era requisito construir un búnker en la rectoría para albergar los equipos y el rector debía ejercer el control de los mismos, es un misterio el momento en que los computadores fueron sacados de la institución porque solo Angulo y su secretaria tenían llaves del lugar.El exrector asegura que se confió y se los entregó a los profesores sin un formato que permitiera saber en manos de quién estaban. Pese a que desde abril se supo la pérdida, solo hasta el 7 de junio el rector presentó denuncia. La Contraloría dice que hubo falta de gestión.Pagos inexistentesPese a que en la contabilidad del Maricé Sinisterra aparecen seis pagos con cheque, por un valor de $4.687.272, a nombre del encargado del aseo, Jairo Barreiro, por obras extras que realizó en el colegio, Barreiro le aseguró a este diario que eso es falso y que todo lo que recibió fueron $220.000 para pagarle a un ayudante.Al respecto, Angulo Obregón señaló que esos pagos se hicieron días antes de que el llegara al Colegio y que él solo firmó dos cheques para pago de labores extra del aseador.Igualmente, por el arreglo de un aire acondicionado se pagó $5 millones, pero las facturas que tiene la institución señala que los pagos fueron por $390.000.Un fantasma en el SimatOtro hecho que es materia de investigación es el caso de un supuesto hijastro del rector Angulo que reprobó el grado 9° y aún así figuró matriculado en 10° en el Liceo Normal Farallones, según el documento del Sistema de Matrículas (Simat) No. PAT 931532258.El hecho se conoció luego que dos estudiantes que perdieron el año, invocando el derecho a la igualdad, exigieran ser promovidos a grado 10° en una carta dirigida al rector con fecha del 12 de febrero del 2014.Al respecto, Angulo indicó que no puede responder por lo que ocurra en la Normal Farallones y que no es cierto que ese estudiante sea su hijastro, como dicen en el colegio.Polémica por medalla de honorCuando los asistentes a la ceremonia de grado en el Hotel Intercontinental escucharon el nombre del estudiante que había obtenido la medalla de honor por rendimiento académico, no lo podían creer. Breiner Mena alcanzó a pararse de la silla, pero el nombre que anunciaron fue otro.“Estamos seguros que como Breiner fue muy crítico del rector por las irregularidades que estaba cometiendo, se vengaron de él entregándole la medalla a un amigo de Angulo, aseguraron algunos estudiantes”.Sobre este hecho en particular, el rector le dijo a El País que quienes se equivocaron fueron los docentes y coordinadores que son los que hacen las listas para mandar a hacer las medallas. Aún así, reconoce que no se corrigió.Un año sin entregar boletinesPese a que hubo un concurso para definir la empresa con la cual se contrataría el software para el procesamiento de calificaciones e impresión de boletines, el contrato finalmente se le dio a una firma que no presentó propuesta.Así lo concluye la Contraloría en una de las auditorías realizadas en las que dice que “el desconocimiento de las normas que reglamentan el proceso de contratación... ocasiona riesgos en el cumplimiento efectivo de los fines pretendidos con la contratación”.“El software no sirvió y por eso no hubo reunión de padres de familia el año pasado para entregar boletines en segundo ni tercer periodo”, dijo la docente Lozada al cuestionar que por eso se pagaron $5.850.000.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad