Conozca la historia de tres estudiantes pilos en Cali

Agosto 30, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Luisa Jaramillo| Reportera de El País
Conozca la historia de tres estudiantes pilos en Cali

Nicolás Ríos (segundo de derecha a izquierda) comparte con sus compañeros del programa de ingeniería electrónica de la Pontificia Universidad Javeriana.

Los becarios del programa del Ministerio de Educación cuentan sus experiencias durante los dos primeros semestres cursados. Destacan los beneficios.

La oportunidad de estudiar en una universidad de alta calidad se vislumbró para aproximadamente 10.000 jóvenes cuando, finalizando el 2014, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció la creación de un programa dirigido a los estudiantes de escasos recursos  registrados en el Sisbén. ‘Ser pilo paga’ es dirigido por el Ministerio de Educación Nacional y apoyado por el Icetex  para aquellos estudiantes que se destaquen en las pruebas Saber 11 y que estén interesados en graduarse como profesionales. Consiste en la aprobación de  créditos condonables que solo pueden ser solicitados por aspirantes a carreras de educación superior en las instituciones  acreditadas en Alta Calidad o que hubieran tenido la acreditación  y se encuentren en proceso de renovación. Estos créditos son 100 % condonables siempre y cuando el estudiante logre la obtención del título profesional. Adicionalmente, los becarios reciben  un subsidio de sostenimiento por parte del Gobierno, aparte de los beneficios que cada universidad brinda (tarjetas de MÍO subsidiadas, bonos para almuerzos y libros, entre otros). Los requisitos que deben cumplir los aspirantes son cuatro: haber presentado las Pruebas Saber 11 el día 3 de agosto de 2014, tener un puntaje igual o superior a 310, estar admitido en una institución de educación superior con acreditación de alta calidad, y estar registrado en la versión III del Sisbén.  ¿En qué va el programa? Actualmente los primeros 10.000 beneficiarios ya realizaron la renovación   de su crédito para el segundo semestre de 2015 y actualizaron sus datos para continuar vinculados al programa. Rosa María Álvarez, coordinadora de becas de la Pontificia Universidad Javeriana, asegura que el Ministerio de Educación le confirmó a las universidades que hacen parte de ‘Ser pilo paga’ que el programa continúa. Dicha institución, junto a la Universidad Icesi y la Universidad Autónoma de Occidente hacen parte de la estrategia del Gobierno Nacional. ¿Cómo les ha ido a los estudiantes pilos en Cali? Nicolás Ríos Martínez llegó desde Timbío, Cauca, con la ilusión de graduarse como profesional. Cuenta que casi un mes depués de presentar las pruebas Saber, supo del anuncio del presidente Juan Manuel Santos sobre el programa ‘Ser pilo paga’, en el que también el mandatario indicó que los jóvenes que presentaron el examen debían esperar los resultados y que en el mismo sistema se les anunciaría si eran aptos para aspirar a las becas.Nicolás ocupó el  puesto 70 a nivel nacional y desde entonces inició su proceso. “Vi la lista de universidades a las que podíamos acceder los becarios, pero me llegó la carta de la Pontificia Universidad Javeriana a mi colegio,  en la que  me mostraba la oferta de programas que tiene para que eligiera”, afirma. Dice que estuvo muy nervioso durante la entrevista que la universidad realiza a los estudiantes nuevos, pero también muy seguro de que todo sería como esperaba. Y así fue. Para entonces ya había decidido qué carrera estudiar. “Estaba indeciso entre ingeniería civil e ingeniería electrónica. La electrónica me gusta principalmente por los campos en los que uno se puede desempeñar, en los que se unen la mecánica, los sistemas y la robótica, pero aplicados  a los dispositivos que vemos hoy en día y los del futuro. Es sobre tecnología”, cuenta Nicolás con entusiasmo, mientras asegura que las 14 materias que ha cursado en dos semestres lo han convencido de que escogió la carrera correcta. Asimismo, afirma que también se siente cómodo en la universidad. “Acá no se vive nada de discriminación, en lo absoluto. Hay aceptación de parte de los otros estudiantes”, añadiendo que él tiene la fortuna de compartir en su carrera con otros becarios del programa, con quienes tiene muy buena relación. Sobre el cambio de ciudad, Nicolás dice que poco a poco se va acostumbrando a vivir en Cali, la que considera una ciudad “muy innovadora” y diferente al ambiente en el que siempre vivió. “Me hacen mucha falta mi familia, mis amigos, esas personas especiales que están allá”, pero enseguida, con determinación, asegura: “este sueño requiere sacrificios y entre esos está apartarme de mi familia”. Manifiesta que el apoyo de la universidad es importante, que se ha dedicado mucho a las materias de números y que su principal objetivo  es cumplir el sueño de culminar la carrera. “Recibí una gran ayuda” Mientras se ríe, Steven Muriel, dice que nunca imaginó estudiar en la Universidad Icesi. Este joven del barrio Prados del Sur, de Cali, cuenta que mientras empezaba a hacer las diligencias para acceder al programa ‘Ser pilo paga’, pensaba que lo suyo era la ingeniería de sistemas. Se enteró como todos de la buena nueva: “quedé en el puesto 6 en las Pruebas Saber 11, cuando miré mi resultado decía que podía aspirar a una de las becas del programa”, asegura. “Me acuerdo que fue un viernes que nos dieron los resultados, el lunes siguiente fue festivo y el martes ya estaba en Icetex haciendo las averiguaciones para empezar el proceso. Ese día formalicé todo y escogí la universidad”, agrega. Steven siempre tuvo presente a la Universidad del Valle porque “los costos son menores”, pero al ver el listado de universidades a las que puede acceder el becario se decidió por la  Icesi, “porque ya la conocía y sabía de los beneficios que le ofrecen a los estudiantes. Además, me parece muy importante el puntaje que tiene la institución en las pruebas Saber Pro, está entre las mejores del país”. Por eso afirma: “recibí una gran ayuda para cumplir mi sueño”. Ahora, cuando cursa segundo semestre, dice que tomó la mejor decisión en cuanto a su carrera y a su universidad. Es notorio en su rendimiento, pues en el primer semestre obtuvo un promedio de 4.29. Está feliz porque ha hecho amigos y porque le va bien en la carrera. Tanto, que no se queja por la hora que pasa metido en el MÍO mientras llega a la universidad. Pero dice que sus papás son los más beneficiados, pues saben que su hijo está recibiendo la mejor educación gratuitamente. “La mejor oportunidad para superarme” Daniela Pianda Insandara, de 17 años, obtuvo el puesto 80 en las Pruebas Saber 11 del año pasado. Ese fue el primer incentivo que tuvo para viajar desde Chachagüí, Nariño, hasta Cali, para ingresar a la Universidad Autónoma de Occidente. Cuando se enteró del inicio de ‘Ser pilo paga’ esperó con anhelo ser beneficiaria, pues quería estudiar en una institución de alta calidad. “Me inscribí en una universidad de mi municipio porque no quería separarme de mi familia, pero solo tenía la modalidad virtual y no me gustó”, cuenta Daniela. Escogió la institución caleña porque tiene el programa de ingeniería ambiental, el cual eligió como su carrera, y por  la certificación de Alta Calidad con la que cuenta. Aunque acepta que su transición fue difícil, dice que ya aprendió a ubicar los salones y conoce mejor la ciudad y las rutas que le sirven. “La universidad nos hizo inducción y nos acogió con el programa Padrinos, en el que estudiantes nos ayudaban a los que venimos de otra parte a ubicarnos en el campus”. Daniela confiesa que en primer semestre no le fue muy bien en matemáticas y perdió el curso, pero asegura que este semestre sus notas en esa materia han mejorado. Cuenta que el apoyo de sus papás, con quienes habla todos los días, ha sido muy importante para tener un buen rendimiento académico.  “Me veo en un futuro como una profesional  gestionando proyectos para el cuidado del medioambiente”, afirma.  Para ella el programa ‘Ser pilo paga’ es la oportunidad de superarse y cumplir sus metas. ‘Pilos’ en cifras La Universidad Autónoma de Occidente  tiene actualmente 178 estudiantes matriculados a través del programa ‘Ser pilo paga’. El 74 % de ellos tiene entre 15 y 18 años y el 88 % pertenece a los estratos 1 y 2. Por su parte la Universidad Icesi cuenta con 373 ‘pilos’ matriculados.A la Pontificia Universidad Javeriana  ingresaron 238 estudiantes por ‘pilos’. El 62 % es menor de edad.  Vienen de departamentos   como Antioquia, Chocó, Bolívar, Caquetá, Córdoba, Huila, Putumayo y Tolima. Además, de municipios del Valle del Cauca como Alcalá, Zarzal y Tuluá.  

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad