Conozca la dieta anticáncer que recomiendan los especialistas

Noviembre 15, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Conozca la dieta anticáncer que recomiendan los especialistas

Una adecuada alimentación contribuye a prevenir e, incluso, tratar el cáncer.

Algunos alimentos podrían contribuir a la prevención del cáncer. Especialistas dicen que potencian efectos de la quimioterapia ¿Qué consumir y evitar?

La incidencia del cáncer ha aumentado de manera acelerada en los últimos años, pese a los múltiples esfuerzos ejercidos por los gobiernos y sistemas de salud alrededor del mundo para su detección temprana y tratamiento oportuno. Y uno de los factores de riesgo más determinantes en su génesis son el sobrepeso y la obesidad. De hecho, el cáncer, más que una enfermedad hereditaria, se considera epigenética. Lo que quiere decir que agentes externos como la contaminación, el estrés, la radiación y en especial, la alimentación alteran el ADN o material genético y el funcionamiento de las células, haciendo que se produzcan y crezcan de manera desproporcionada.Es por eso que la medicina tradicional China y la ayurvédica, las más antiguas de la humanidad, hacen énfasis en la importancia de la prevención de esta mortal enfermedad y de su tratamiento mediante alimentación. No en vano, se sabe que en Oriente hay tres veces menos casos de cáncer que en Occidente.Se trata de alimentos que actúan disminuyendo la inflamación, la angiogénesis o formación de vasos que nutren el tumor, estimulando la apoptosis o muerte celular programada y mejorando la respuesta inmunológica. Asimismo, se sabe que potencializan los efectos de la quimioterapia y la radioterapia y que ayudan a disminuir los efectos adversos de estas terapias.Conozca los principios de la dieta anticancerígena.1. Prefiera los alimentos orgánicos, es decir, los que provienen directamente de la tierra y son cultivados de manera natural sin fertilizantes ni pesticidas.2. Ingiera las comidas recién preparadas, no guardadas ni recalentadas.3. Opte siempre por harinas integrales al seleccionar el pan, la pasta, el arroz y las arepas. El arroz integral, por ejemplo, por ser una semilla, contiene inhibidores de la proteasa que parece que retrasan la aparición del cáncer de colon, mama y próstata.4. Las verduras más recomendadas son el apio, el brócoli, la coliflor, el repollo, la zanahoria, los espárragos, el pimentón y los hongos. Ayudan a alcalinizar el cuerpo, a estimular la muerte de las células cancerosas (apoptosis) y a impedir que crezcan vasos sanguíneos nuevos que nutran el tumor. Se pueden consumir crudas, al vapor o salteadas, según el gusto de la persona. Nunca hervidas ni calentadas en exceso. 5. No olvide las frutas, conocidas como anticáncer, que tienen efectos antioxidantes y antiinflamatorios. Entre ellas, la guanábana, la guayaba, los frutos amarillos, los frutos rojos, las grosellas y las uvas. Lo ideal es preferir las frutas de la temporada, porque están a la mano o disponibles. En lo posible, consúmalas entre comidas y no como parte de las mismas, de forma que se puedan absorber adecuadamente sus nutrientes, vitaminas y antioxidantes. 6. Incluya en su dieta los aceites de oliva y ajonjolí vírgenes. Estos aceites vegetales contribuyen a que el organismo asimile mejor las verduras, lo lubrican y proveen ácidos grasos benéficos que también tienen propiedades antiinflamatorias. Son especialmente beneficiosos para el cáncer colorectal, al actuar sobre los ácidos biliares, ayudando a evitar que la mucosa digestiva evolucione a adenoma o carcinoma. Además, al mantener flexibles las arterias mejoran la circulación y oxigenación de todos los tejidos.7. Aumente el uso de aliños naturales, que aparte de que se pueden adicionar a las comidas, se pueden preparar como infusiones. Entre las especias que se recomiendan están el ajo, el jengibre, la pimienta, la cúrcuma, el romero, la hierbabuena, la menta, el orégano, la albahaca y el té verde.9. Refuerce el consumo de agua. Este preciado líquido mantiene vivas las células y favorece la eliminación de toxinas.Algunas frutas y verdurasManzana: contiene ácidos, así como una enzima conocida como peptina, que bloquean las células cancerígenas. Melón: rico en betacarotenos y antioxidantes.Cítricos: como kiwi, mandarina y limón, que favorecen la depuración de la sangre.Frutos del bosque: moras, arándanos y grosellas son ricas en un pigmento conocido como antocianina que tiene un gran efecto antioxidante. También son fuente de vitaminas A y C, minerales y pectina, con iguales propiedades. Se están estudiando los efectos preventivos de estas frutas en el caso de la leucemia.Cebolla: la alicina, que hace parte de su composición, actúa como depurador del hígado, eliminando las sustancias tóxicas que se acumulan en la sangre y tejidos y neutralizando su efecto nocivo en las células. Coles: brócoli, repollo, coliflor, berros y rábano no deben faltar en la mesa. Son un coctel antitumoral, refuerzan las defensas, eliminan los radicales libres y protegen las células. Berenjena: como otros vegetales de color violeta, contiene sustancias anticancerígenas que parecen proteger a las células de las mutaciones.Remolacha: su color morado esconde potentes regeneradores celulares: las betaínas. Tomate: su pulpa aporta licopeno, componente que está comprobado que ejerce un efecto protector del cáncer de próstata.Otros alimentos clavesAlgas: ricas en fibra, vitaminas y minerales con propiedades antioxidantes que mejoran la respuesta inmunológica.Frutos secos: como nueces, avellanas y almendras que favorecen la regeneración celular. Miel de abejas: mejora la respuesta inmunológica.Sábila: altamente antioxidante.Uvas: muy beneficiosa por su contenido de resveratrol, antioxidante presente en las semillas y la piel.Agua: esencial para activar el funcionamiento del hígado y los riñones.¿Qué evitar?Según los especialistas, los siguientes alimentos potencializan en un 35% la aparición de tumores o activan el progreso de los existentes:Los alimentos transgénicos, es decir, modificados genéticamente. Productos de paquetes o cajas, pues tienen altas cantidades de conservantes y químicos que son tóxicos para el cuerpo. Edulcorantes artificiales como el aspartame ricos en preservantes. Azúcares y harinas refinadas, debido a que las células cancerosas se alimentan directamente de ellos, con lo que se aumenta la replicación celular. Grasas de origen animal que alimentan el tumor en sus estadíos tempranos, ya que son usadas como fuente de energía. Embutidos compuestos por nitritos y nitratos. Alimentos ahumados basados en hidrocarburos policíclicos que se han relacionado con el cáncer.Fuentes: María Amelia Bueno, médica ayurvédica, del Servicio de Medicina Mente y Cuerpo, del Centro Médico Imbanaco, CMI. Sandra Lozada, médica familiar con especialización en técnicas de medicina mente y cuerpo, del CMI.Datos clavesSegún la Organización Mundial de la Salud, OMS, el 21% de todas las muertes por cáncer de mama registradas en el mundo son atribuibles al sobrepeso, la obesidad, el consumo de alcohol y la falta de actividad física.La diferencia en la incidencia del cáncer de mama en los países desarrollados y los países en desarrollo se explica por los efectos de la alimentación, sumados a la mayor edad del primer embarazo, el menor número de partos y el acortamiento de la lactancia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad