Conozca el spray que aumenta el deseo sexual femenino

Conozca el spray que aumenta el deseo sexual femenino

Abril 10, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo, editora Equipo de Domingo
Conozca el spray que aumenta el deseo sexual femenino

Jóvenes caleños desarrollaron un estimulante sexual para las mujeres a base de cannabis y aceite de coco. Según algunas usuarias, el producto les ha permitido mejorar su vida sexual. Conozca los detalles.

Ana María es una caleña de 55 años, casada y con dos hijos profesionales. Al entrar a la etapa de la menopausia, dice, sus relaciones sexuales se tornaron dolorosas por la resequedad vaginal, a tal punto, que rechazaba a su esposo íntimamente, se volvió apática al sexo y su relación de pareja  se vio afectada por las recriminaciones de su marido y las peleas.

Una amiga le habló sobre un spray que aumentaba el deseo sexual y que le ayudaría con su problema de lubricación. Decidió experimentarlo, pero no se lo comentó a su esposo. 

Así que 20 minutos antes de propiciar un encuentro íntimo con su marido, esta administradora de empresas  se aplicó el producto en su zona íntima y “tuve una lubricación extraordinaria. La sensación fue placentera, es volver a sentir, a recuperar la sexualidad, como cuando estaba más joven y desde ese día nuestra relación  volvió a renacer”.

Lea también: Opinión: Conoce tu cuerpo

Después del encuentro sexual le comentó a su marido sobre el producto que usó y a él le encantó la idea, le dijo que lo siguiera usando y hoy, incluso la motiva a comprarlo. “Ahora tenemos relaciones sexuales más que antes. Nos sentimos felices por este cambio”.

El cambio del que hablan, en una especie de ‘secreto a voces’ decenas de mujeres de la ciudad, se debe a un spray  desarrollado por  un laboratorio de Cali: se trata de Éfora, un estimulante sexual femenino a base de extracto de flor de cannabis sativa (marihuana) y de aceite de coco.

De acuerdo con Juan David Galindo, diseñador industrial egresado de la Universidad Icesi y uno de los integrantes del grupo interdisciplinario que desarrolló el potencializador sexual para mujeres, en unión con indígenas del resguardo Toez, del Cauca, que  proveen la materia prima, este producto es orgánico, es decir, “no se le agregan químicos que afecten la composición de las plantas”.

Galindo comenta que el estimulante tiene un 20 % de cannabis y el vehículo que se utiliza es el aceite de coco para que ayude a mejorar la lubricación.

“En el momento en que el producto empieza a entrar en contacto con la parte íntima de la mujer comienza a ayudar a que ella se inhiba, que aumente su sensación calórica, su lubricación, que alcance más fácilmente el orgasmo, que este sea más intenso y más prolongado. Esas son las reacciones que han tenido las mujeres que han probado el spray”, comenta el joven de 25 años.

El producto fue probado en 50 mujeres, continúa Galindo, y los resultados fueron muy positivos. “Obviamente, las experiencias y sensaciones varían de persona en persona, puescada una tiene  su ‘background’ sicológico o sociológico diferente. Pero en general, hemos encontrado respuestas muy buenas, como la de una mujer de más de 70 años que nos dijo que se había reconectado con su sexualidad”.

 Precisamente, Rosa Emilia, una mujer bogotana que vive en Cali hace diez años, es de las septuagenarias que avalan el estimulante.

“Tengo 54 años de casada y mi marido y yo  estábamos distanciados íntimamente. Mi hijo es médico y le tengo mucha confianza y le comenté sobre el asunto y me trajo el spray. Le dije a mi esposo y aceptó que probáramos. Yo sentía dolor, no tenía deseos sexuales. Y desde hace como un mes que vengo usando el producto, varias veces, las cosas han cambiado.  Uno piensa que es por la edad que las cosas no funcionan, pero no, aún se puede funcionar muy bien. Queremos seguir usándolo”, comenta Rosa.

También lo usa y lo recomienda a sus amigas Ángela, una universitaria caleña de 23 años. Supo del spray a través de una invitación que le llegó en Facebook a seguir la página en la que se promociona este producto. 

Esta estudiante de administración de empresas estaba inconforme porque casi que no experimentaba orgasmos con su pareja. Se puso en contacto con Juan Galindo y le preguntó lo que le inquietaba: qué tanta cantidad de cannabis tenía el producto. Él le explicó que no era tal cantidad como para llegar a “trabarse”, como ella temía, pero sí la suficiente para que le permitiera mayores sensaciones.

“Y es cierto. Uno se pone muy sensible, lo tocan suavecito y  siente el triple. La primera vez que  experimenté con el spray, ¡guao!, alcancé el orgasmo y fue prolongado, fue súper chévere. Mi pareja lo disfrutó, pero yo  lo disfruté muchísimo más”, comenta entre carcajadas.

Precisa que la aplicación del producto fue durante el juego previo, antes del coito. “Al empezar a jugar, se da tiempito para que el producto vaya haciendo efecto”, manifiesta Ángela, quien agrega que le gusta usar el spray, pues su vida sexual ha sido más satisfactoria comparada con lo que le pasaba antes. Eso sí, le preocupa “que  tenga que depender de este producto para tener mis orgasmos. No me quiero exceder, porque todo en exceso es malo”.

Por situaciones como esta es que  psicólogos-sexólogos consultados por El País advierten  que este ni ningún otro estimulante femenino o masculino es la solución mágica a todos los problemas de falta de deseo o de disfunción sexual.

De acuerdo con el psicólogo y sexólogo Laurent Marchall, se estima que la baja del deseo sexual afecta más a las mujeres, pero los datos actuales plantean que este problema también se presenta de forma importante en los hombres. Algunos estudios revelan, agrega el docente universitario, que en los varones puede llegar casi al 

25 %, muy similar a la prevalencia en las mujeres. Esto  puede ser influenciado por factores como las actividades laborales y los cambios de rol.

Existen otros factores que afectan el deseo sexual, como los cambios hormonales por ejemplo,  sobre todo en las mujeres cuando entran en el periodo de menopausia o durante el embarazo. En los hombres la edad también trae  descenso en las tasas de testosterona que se relaciona con  pérdida paulatina del deseo sexual. 

Además, afectan la líbido, continúa Marchall, los estados emocionales particulares como la depresión, la ira, la ansiedad, la angustia, las relaciones conflictivas, los celos. El nivel de atracción física hacia la pareja, la vinculación emocional  que se puede tener con ella; la monotonía, la falta de creatividad, las malas habilidades sexuales de las mujeres y de los hombres; la presencia de alguna enfermedad del cónyuge o de la persona misma.

Hay que saber entonces el tipo de problema de deseo que presenta la mujer para determinar si un estimulante le puede servir o no, dice Marchall, ya que si son por factores emocionales, no tendría efecto en su respuesta sexual. “Al igual que el ‘viagra’ femenino que, aunque puede mostrar efectos positivos frente a la sexualidad de las mujeres, trasmite una falsa idea, sobre todo en ciertos trastornos, como por ejemplo, el de una mujer maltratada por su cónyuge que cree que, tomando la medicina, va a solucionar todo el problema al tener mayores interacciones con su pareja”.

Aumenta contracciones vaginales El médico Manuel Alejandro Ramírez Gómez, egresado de la Universidad Libre, brindó asesoría al laboratorio caleño en la revisión médica e investigaciones  internacionales que se han hecho sobre el uso de los cannabinoides (sustancias presentes en la planta cannabis sativa o marihuana) en  personas y el uso medicamentoso que podían tener estos  y su relación con el aspecto sexual.  Explica que Éfora es un potencializador sexual femenino, un lubricante que mejora la disfunción sexual a partir de dos sustancias básicas: el aceite de coco, que es el conductor, y  el tetrahidrocannabinol, más conocida como THC. “De la cannabis sativa sale la llamada marihuana. Cuando se hace el proceso de descomposición de la planta como tal, esta tiene tres tipos de moléculas básicas: la THC, la CNB y la CBD, todos esos compuestos son estimulantes, pero el principal es la THC, la molécula que sale de la plantita  cuando se hace la producción”, comenta Ramírez Gómez, profesional con especialización en salud y magister en gerencia de servicios de salud. Entre los efectos de este producto está el hecho de que  “puede aumentar las contracciones a nivel vaginal y eso, obviamente, puede incrementar muchísimo el placer sexual a las mujeres”, asegura Ramírez. Otras referencias que él y sus compañeros encontraron entre las mujeres a las que acudieron para probar el spray es que este, al producir una sensación de calor, aumentaba  el placer y que mujeres de edades avanzadas que habían perdido su deseo sexual volvieron a sentirlo.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad