Conozca al 'hombre enciclopedia' vallecaucano que respondió 5.097 preguntas en 38 horas

Mayo 30, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Margarita Rosa Silva | Reportera de El País
Conozca al 'hombre enciclopedia' vallecaucano que respondió 5.097 preguntas en 38 horas

Hernando Moncada dice que ha leído más de 700 libros. Se sabe datos como la palabra más larga del español (de 43 sílabas) o los símbolos de la tabla periódica.

Hernando Moncada superó este el reto de preguntas de cultura general durante 38 horas seguidas para entrar en el Récord Guinness.

“Alabama, Alaska, Arkansas, Arizona, California, Colorado, Conneticut...”. Como diciendo el número de su cédula, don Hernando recita los 50 estados de Estados Unidos. A duras penas respira. Es imposible quitarle la mirada: parece un robot. Excepto por su acento paisa, claro. “Wyoming”, dice al fin. “¿Quiere que se los repita? Es lo más difícil que me he aprendido”, sonríe. “El himno de Estados Unidos se llama ‘Bandera adornada de estrellas’ y el de Francia, que es el más bello del mundo, se llama La Marsellesa”. “Pregúnteme más cosas”, continúa el hombre, de contextura tan delgada que bien podría usar la ropa de un chico flaco de 14 años. “Me sé 195 capitales del mundo y la moneda de cada país; 200 escritores; 60 inventos, y el nombre del creador de cada uno: la radio, el teléfono, la televisión, la pólvora...”. Habla con la velocidad con la que lo hace un culebrero. Dice que ha leído 700 libros en 30 años, preparándose para batir el Récord Guinness de quien responda más preguntas. Comenta que se sabe los nombres de los grandes asesinos: que a Martin Luther King lo mató en 1968 James Earl Ray. Ese mismo año le quitaron la vida a Robert Kennedy. A Mahatma Gandhi lo mataron en el 48 y a Jorge Eliécer Gaitán también. Fue Juan Roa Sierra... Naturalmente, al comienzo uno duda sobre si dice o no la verdad. Uno piensa que está ‘cañando’, como se dice coloquialmente. Pero lo cierto es que don Hernando de Jesús Moncada, a sus 55 años, es como una enciclopedia. No escrita, sino algo así como Wikipedia, porque va enlazando datos mientras habla. Es como si su cerebro, en vez de neuronas, tuviera hipervínculos.Que Bangladesh es el país más densamente poblado. Que El Vaticano es el estado más pequeño del mundo. Que el río más largo del planeta es el Nilo (ese fue el primer dato que se aprendió). Que el hueso más chico del cuerpo está en el oído y es el estribo... Parece que no hay nada de lo que no se le pueda preguntar. Y eso logró demostrarlo del 16 al 18 de abril, donde logró responder 5097 preguntas, durante 38 horas, en el Centro Cultural de Cali. Es esa la razón por la que hoy está a un paso de cumplir su sueño: ser reconocido por el Récord Guinness. El sueñoHernando Moncada no fue a la universidad. Ni siquiera terminó el colegio, porque a mitad de grado once lo expulsaron por “ser malo para las matemáticas”. Nació en Sevilla, Valle, pero se crió en Versalles. Cuando su papá supo que lo habían echado del colegio, decidió sacarlo también de la casa. Por eso desde los 15 años se dedicó a la siembra de tubérculos y a recoger café. Cuenta además que en los descansos que le daban, entre reposar del sol y la tierra y el almuerzo, aprovechaba para leer y aprender datos. Fue formando una biblioteca mental.Su primer libro fue la Biblia, a los 18. Desde ahí no ha parado: el último que leyó, recientemente, fue la trilogía de El Padrino, de Mario Puzo. El que más le ha gustado es Papillon, de Henri Charrière, comenta. Su interés los datos curiosos comenzó viendo el programa ‘Ripley, ¡aunque usted no lo crea!’, donde se mostraban acontecimientos o personas extrañas, de Paul Robert Ripley: el hombre más alto del mundo, el más bajito, la mujer más gorda, la de más edad... Allí, un cubano resistía una plancha caliente sobre la lengua o un chino era el hombre farol. Descubrió que le gustaba la fama y que quería llegar al punto en que nadie le diga que sabe más que él. Entonces, mientras araba la tierra o escogía semillas, repetía datos interesantes que quería aprenderse. Investigó: el récord de responder preguntas lo tenía un hindú que pasó 36 horas contestando dudas sobre su religión. Lo seguía un pastor adventista, que había durado 28 horas. Entonces se puso el reto de responder 9500 preguntas en 50 horas, con descansos de 5 minutos cada hora en el Centro Cultural de Cali. El objetivo: recibir el diploma de los Récord Guinness. “Porque plata no dan, señorita. Eso es el mero reconocimiento. Pero con eso yo quiero empezar a dar conferencias y enseñarle a la gente a memorizar”, relata. Hubo grabación de las 38 horas y fotografías. La mala noticia fue que los nervios lo traicionaron. El hombre que se sabe todos los símbolos químicos de la tabla periódica, 60 dioses griegos, los aeropuertos del mundo, los nombres de los premios Nobel y un sinfín de otros datos, se derrumbó y rompió en llanto cuando llevaba ya 165 preguntas equivocadas. El cansancio lo abatió. La buena noticia fue que lo hizo después de 38 horas, así que logró superar a sus antiguos contrincantes. Ahora debe mandar la prueba de su hazaña a Londres, a la central del Récord Guinness y esperar una respuesta.“Para la próxima, cuando llegue a las 8000 preguntas, tengo es que alimentarme bien”, menciona. Al referirse a esto, comenta que vive en un barrio muy peligroso que se llama Las Orquídeas. Y que la pobreza es algo que le quita el sueño. De hecho, don Hernando se dedica a vender libros en las calles. El almanaque mundial y el Bristol, además de unas cartillitas escritas por él, en las que da consejos sobre cómo memorizar. Vive con su prima y el esposo. Nunca se casó: el hombre que recita los trece nombres del pintor Pablo Diego José Francisco de Paula Juan Nepomuceno María de los Remedios Cipriano de la Santísima Trinidad Ruiz y Picasso (Pablo Picasso), es muy tímido como para tener un romance con una mujer. Al menos eso dice él. Aclara que de todas formas, la principal razón por la que decidió no formar un hogar fue porque se dedicó a lo intelectual. La gran preguntaEl hombre enciclopedia sabe que no lo sabe todo. Recuerda un par de ocasiones en que lo han ‘corchado’. La primera vez fue una niña en un colegio. Todos le hacían preguntas y él, sin dificultad, las iba respondiendo. La chica alzó la mano y le dijo: “¿Cuál es el nombre del río sobre el que se libró la batalla de Boyacá?”. Don Hernando había leído muchas veces al respecto. Sabía del puente de Boyacá, de la fecha de la batalla, de los líderes que participaron en ella, pero no del río. Desde entonces nunca se le olvida que se llama Teatinos.Pero hay una sola pregunta que él considera, nunca podrá responder, aunque busque la respuesta. ¿Cuál es el misterio detrás de la Santísima Trinidad? Al decirlo cita a San Agustín de Hipona, a quien se relaciona con una anécdota en la que explica que es más fácil llenar con agua un hoyo en la arena, que entender la Trinidad.Y también por eso le da algo de miedo ir al programa de Televisión, ‘¿Quién quiere ser millonario?’. Cuenta que un día preguntaron cómo se llama el vehículo que transporta varios carros a la vez. Ignoraba la respuesta: se llama nodriza. Al parecer, para el hombre enciclopedia, las cosas menos elaboradas son las más difíciles de responder. Además, y aunque parece una broma, tiene mala memoria para las cosas cotidianas. De su casa a menudo lo envían a comprar cosas: si lo mandan por un plátano verde, trae uno maduro. Lo mandan por una libra de sal, y trae una de azúcar.Lo cierto es que don Hernando sueña con tener el diploma del Récord Guinness en sus manos. Eso y visitar Egipto algún día. En primer lugar, porque aunque conoce casi todas las capitales y la población de cada país, nunca ha salido de Colombia. En segundo, para conocer la Esfinge. Quizás porque era esta criatura mitológica la que podía resolver toda clase de acertijos y se los ponía a los transeúntes, asesinándolos cuando no podían resolverlos. O quizás simplemente porque le gusta.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad