Conozca a los primeros 15 ganadores de El Reto de #PorCaliLoHagoBien

Conozca a los primeros 15 ganadores de El Reto de #PorCaliLoHagoBien

Junio 15, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País

El Reto es una propuesta de participación ciudadana, que tiene el propósito de premiar las pequeñas buenas acciones para que se hagan realidad.

Desde el inicio, #PorCaliLohagoBien ha querido que las palabras de los caleños se conviertan en acciones, que pasemos del dicho al hecho, que empecemos a construir una mejor ciudad entre todos.

Durante los 50 días que llevamos adelantando esta iniciativa, hemos conocido cientos de personas ‘anónimas’, que sin más recursos que su propia determinación y voluntad, trabajan para calmar el hambre que habita en las calles; que utilizan buena parte de sus días para limpiar la ribera de un río para salvarlo de la extinción; que leen en voz alta en parques donde sólo llegaba la delincuencia; que día a día, y sin esperar nada cambio, lo dan todo para hacer de esta una ciudad más amable contigo, conmigo, con cada uno de nosotros.

Sin embargo, y aunque somos unos convencidos que es necesario mostrar estas acciones ‘invisibles’ que ocurren en nuestra ciudad, sentimos muy pronto la necesidad de hacer algo más. Queríamos incentivar al mayor número de caleños para que se contagiaran de la buena actitud y empezaran a hacer buenas cosas por nuestra ciudad: fue entonces cuando nació El Reto.

En menos de dos meses, más de 850 personas inscribieron sus propuestas en El Reto, evidenciando así el espíritu solidario y emprendedor que tiene Cali.

Durante el proceso de selección de los primeros 15 ganadores, el jurado encargado de El Reto se encontró con iniciativas que llegaron desde todas las orillas de la ciudad, iniciativas que no tenían otro fin más que el de impactar positivamente a una comunidad.

En el acta de selección, los jurados resaltaron la calidad de las propuestas recibidas, sus ganas de contribuir con un cambio positivo en nuestra ciudad y su creatividad al momento de plantear la puesta en marcha de dichas ideas.

Al final fueron seleccionadas aquellas propuestas que, en concepto de los jurados, “estuvieron mejor estructuradas y contaban con una mejor probabilidad de ejecución”. Todas ellas conforman un amplio mapa de acción, donde se cuentan iniciativas interesadas en trabajar con la niñez, con el adulto mayor, también están aquellas que reivindican el valor de la lectura, de la sana alimentación, entre otras, al mismo tiempo que no se centran en una zona exclusiva de la ciudad, pues las propuestas nacieron de todos los rincones de ella.

Los rostros que aquí se ven, entonces, son los rostros que reflejan esa intención que teníamos desde el inicio: la de incentivar las buenas acciones. Ya lo habíamos dicho: porque Cali lo merece y lo necesita. Porque la ciudad que soñamos para mañana depende de la ciudad que construyamos hoy. Porque somos parte de los problemas, pero también de la solución. Y porque cada uno puede aportar a ella desde sus acciones y decisiones más pequeñas. Porque caleño que se respete no se queda en palabras, sino que cumple lo que promete. Y porque hacerlo nos convierte en buenos ciudadanos y mejores seres humanos.

Cada ganador de El Reto recibirá un estímulo de $500.000 en efectivo para que su idea se siga ejecutando o se empiece a poner en marcha. Este pequeño incentivo no pretende otra cosa que ser un empujón, una chispa diminuta para que cada idea eche a rodar y siga creciendo hasta que se convierta en un ejemplo inocultable a la vista de todos.

Desde hoy, El País se comunicará con cada ganador para definir y precisar el proceso de entrega del estímulo, y documentar, a través de nuestras plataformas informativas, la forma en que servirá para convertir  sus sueños en realidad. Pero El reto no termina aquí: el próximo 22 de julio se anunciarán los siguientes 15 ganadores, así que si todavía no envías tu propuesta, anímate. Una ciudad entera te está esperando.

A continuación presentamos a los primeros ganadores de El Reto de #PorCaliLoHagoBien:

El reto de este caleño consiste en ayudar a los niños más necesitados de la comuna 16. Fabio desde hace diez años es una persona que tiene discapacidad auditiva y motora, sin embargo, esto no ha sido impedimento para salir adelante con su academia de música. Allí, él da clases de baile gratis. Su gran sueño es poder llegar a más chicos con su academia y así convertirlos en jóvenes promesas de la cultura.

Esta  estudiante de sicología desea brindar un momento de diversión  a la mayor cantidad de personas, especialmente niños, que trabajaban en los semáforos de Cali. Su idea, tal como la inscribió en El Reto: que disfruten una tarde en el Zoológico. “Esto logrará que salgan de esa rutina en la que permanecen. La salud mental también es diversión”,  no duda en asegurar Lina.

Este estudiante de educación física sueña con dotar a la escuela de fútbol en la que trabaja en el barrio Alfonso Bonilla Aragón. Balones, uniformes, conos y estacas son algunos de los implementos con los que Yolian sueña para la escuela y dibujar así una sonrisa en el rostros de los chicos a los que les enseña el arte del balompié.

En Brisas de los Álamos hay un gimnasio al aire libre dotado con barras, discos en cemento y poleas, el cual disfrutan más de 300 personas que viven en el sector. Este caleño aceptó El Reto de la instalación de canecas para la basura en el parque, como también mejorar los anuncios para que sus vecinos recojan los excrementos de su mascota, así Héctor quiere hacerlo bien por Cali.

Una jornada de meditación al aire libre y gratuita es El Reto al que se le medirá Lina para hacer de Cali una ciudad con mayor bienestar mental. De acuerdo con esta caleña así lo hará bien por Cali porque esta es “una idea para respirar, sentir el cuerpo y las emociones y cultivar armonía interior”.

Que la mayor cantidad de niños y niñas que viven en el  Distrito de Aguablanca conozcan el Museo La Tertulia, ese es El Reto que aceptó Daniel. Así él lo quiere hacer bien por Cali.

Ayudar a un ancianato en Montebello, es en El Reto que aceptó Johan. Pañales, colchones, medicamentos, servicio de enfermería y recreación son algunas de las cosas con las que este caleño anhela para los adultos mayores que viven allí. Así él sueña hacerlo bien por nuestra ciudad.

Llevar alegría a los pequeños que son atentidos en algunas fundaciones de la ciudad,  esa es la labor que desde hace varios meses realiza Paola junto a sus amigos. El Reto al que se le medirá es llevar más momentos de alegría a la niñez de nuestra ciudad.

Una ciudad más saludable y amable con el medio ambiente es el anhelo de Michael. Su reto es, en la Estación de Unidad Deportiva del MÍO, regalar una porción de fruta a la mayor cantidad de usuarios del sistema.

Este caleño aceptó El Reto de contagiar con la magia de la lectura a los pasajeros del MÍO. Su idea es que se lean fragmentos de obras literarias de autores colombianos en las estaciones y articulados del sistema de transporte masivo.

Calmar el hambre de los habitantes de calle del barrio Sucre. Esa es la labor que desde el año pasado  realiza esta caleña con algunos de sus amigos. “En abril llevamos 500 sándwichs y no fue fácil conseguir ayudas, sacamos muchas veces de nuestros bolsillos para realizar esta tarea” dice Sara. Ella no quiere desistir con esta iniciativa y ese es su mayor reto.

Desde los 17 años Carolina rescata a animales de las calles de Cali. Uno de sus mayores anhelos es poder ayudar a la mayor cantidad de perros y gatos. Aceptó El Reto para poder esterilizarlos y encontrarles un hogar en donde les brinden amor y compañía.

Recuperar el Cerro de las Tres Cruces es la labor a la que se dedica Mauricio cuando sube allí a hacer ejercicio con sus amigos. Uno de sus  sueños es lograr sembrar la mayor cantidad de árboles en ese lugar. Para esto él aceptó El Reto y sembrará árboles que sobrepasen los dos metros de altura, también eliminará cuanta maleza se encuentre a su paso por el cerro.

Que las personas que habitan las calles de nuestra ciudad tengan un día en el que puedan disfrutar de un baño y un plato de comida, ese es El Reto que aceptó Isabel. “Sé que a ellos les sorprendería y darían todo por estar aseados y verse diferentes, incluso poder comer algo los haría muy felices”, dice Isabel.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad