Conozca a la caleña que está dejando huella en la danza contemporánea

Conozca a la caleña que está dejando huella en la danza contemporánea

Enero 13, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Stephany Victoria, especial para El País*
Conozca a la caleña que está dejando huella en la danza contemporánea

"Mi experiencia es una invitación a que los jóvenes tengan sus objetivos profesionales claros y mantengan viva la curiosidad para saber qué entidades nos pueden ayudar y cómo acceder a esos recursos”, dice Isabella Arboleda Tovar a todos los estudiantes de bachillerato próximos a graduarse.

Con tan solo 23 años, de los cuales 9 le ha dedicado a su arte, Isabella Arboleda Tovar ha logrado ser beneficiaria de tres becas que la han llevado a recorrer países como Canadá y Alemania.

Isabella Arboleda Tovar es una caleña que aún no resuena en los grandes medios de comunicación, pero algo certero es que su labor, aún de bajo perfil, está dejando huellas en los escenarios internacionales de la danza contemporánea. 

Con tan solo 23 años, de los cuales 9 le ha dedicado a su arte, esta joven ha logrado ser beneficiaria de tres becas que la han llevado a recorrer países como Canadá y Alemania. 

La intérprete se enamoró del mundo artístico gracias a una presentación de danza contemporánea a la que asistió en el ‘Festival Cali en danza’. “Yo simplemente fui a una de las presentaciones e inmediatamente supe en mi interior que tenía que hacerlo, sentía que era un llamado a explorar la danza. Desde ahí inicié a tomar clases de ballet clásico en una academia del Teatro Municipal de  Cali. Después de un año seguí con clases de danza contemporánea en el Teatro Jorge Isaacs”.

Al culminar su bachillerato en el Colegio Jefferson, de Cali, Isabella sabía que esa pasión la llevaría lejos, por ello decidió arriesgarse y optar por practicar ese arte de manera profesional. Fue así como  aplicó a 

L’ école de danse de Québec en Canadá, un instituto en el norte del continente al cual debía mandar un video con ciertos ejercicios de ballet, un solo e improvisación.

Esta caleña superó todos los filtros y exigencias y logró ser aceptada. Gracias a ello aplicó a la que sería su primera beca del Icetex, en el 2011, en el marco del programa Jóvenes Talentos. En Canadá entonces residió y estudió por 3 años un técnico en danza como intérprete.

Para el año 2013, gracias a su perseverancia, esfuerzo y buenas aptitudes en el baile, Isabella consiguió la ‘Beca para Colombianos en el exterior en formación artística’, esta vez por parte del Ministerio de Cultura. Con esta ayuda la joven logró financiar otra parte de sus estudios.  Isabella está cursando ahora su primer semestre de pregrado en danza contemporánea en la Universidad de Folkwang en Alemania, gracias a una tercera beca que ganó también con el Icetex.

Debido a su experiencia en el exterior y sus consecutivas becas, la joven bailarina responde con mucho entusiasmo que las oportunidades existen, pero que en muchas ocasiones es el mismo desconocimiento de estas las que no permiten acceder a ellas; por eso a sus contemporáneos deja claro un mensaje:

“A pesar de las problemáticas sociales y políticas que nuestro país tiene, las instituciones encargadas sí están ofreciendo buenas ayudas. El problema es que muchas veces no hay la correcta promoción de estas becas y la población no tiene conocimiento o dentro de su núcleo social y familiar no hay una buena orientación para saber cómo acceder a ellas”, manifiesta.

Cada beca exige la elaboración de un proyecto, el aval de una institución cultural o académica. “Yo conté con mucha orientación durante cada proyecto y creo que eso fue lo que me permitió la consecución exitosa de cada beca”, dice.

Isabella, a lo largo de la entrevista, no deja de destacar el apoyo fundamental que ha recibido en todo este proceso de crecimiento personal y profesional de su familia, que ha sido un pilar fundamental. Así como tampoco deja a un lado todo lo que significa obtener una beca en artes por medio de las instituciones públicas, pues además de financiar su carrera, también significan una gran responsabilidad ante la sociedad.

Cada una de estas becas ( Icetex y Min Cultura) traen consigo la obligación de retribuir parte de lo que han aprendido por fuera del país a su lugar de origen, es decir, que los jóvenes apliquen a la beca comprometiéndose a realizar un proyecto social en pro de la población.

En el caso de Isabella, ella ha emprendido dos proyectos y está con uno próximo a ejecutar. El primero de ellos corresponde a la beca del Icetex, con el cual trabajó con la Fundación Fe y Alegría,  ubicada en el barrio El Vallado de  Cali.

Con esta fundación  realizó una serie de talleres que involucraban y reflejaban el conocimiento que ella había recibido en su primer año en Canadá y eran técnicas de danza moderna. “Para este primer proyecto me enfoqué en la importancia de la estructura familiar dentro del desarrollo personal de cada estudiante”, explica. “Entonces, requería de la presencia de los padres o de algún acudiente que fuera testigo del proceso artístico que estaban llevando los niños”, continúa.

Para el segundo proyecto, beca Min Cultura, ella laboró con la comuna 20 de Cali, más exactamente en el barrio Siloé, en el cual trabajó con un grupo de niños brindándoles técnicas de danza moderna, mientras incluía la música folclórica de la región Pacífica colombiana.

“Todo este proyecto se enfatizó en el reconocimiento de nuestras tradiciones del Pacífico, teniendo en cuenta que Cali es una ciudad hermana de  la Costa Pacífica. Para ello, decidí recurrir también a un texto literario como base, el cual era un cuento donde se reflejaban mucho las costumbres de las celebraciones en el Litoral Pacífico y su forma de expresar sus tradiciones; así lograba explorar el movimiento y ejecutar el taller con los niños en el centro cultural de la comuna”.

Con su beca más reciente, el proyecto aún no se ha llevado a la realidad; sin embargo, Isabella compartió lo que tenían planeado para el segundo semestre de este 2016, fecha para la que se tiene estipulada se ejecute su proyecto en Cali.

En él  tomará de nuevo la Comuna 20, pero con una mirada diferente. Su labor se orientará hacia los derechos sexuales y reproductivos en la construcción de la sexualidad, un trabajo que llevará a cabo gracias al aval de la Red de Salud Ladera, que trabaja en esta comuna.

"Ya en el exterior debemos tener claros nuestros objetivos, para no perderse o desviarse de los motivos por los cuales viajamos. Así nuestra convicción y personalidad están firmes  en aprovechar esa nueva información que se recibe”.

"El deseo de salir adelante es esencialmente un fuego interior que debe ser siempre alimentado para nunca apagar los sueños que tenemos”, Isabella Arboleda Tovar, becaria Icetex  y MinCultura.

Isabella propone abordar la sexualidad no solo como el acto sexual sino la relación entre hombres y mujeres. Su idea es trabajar uno de los derechos sexuales y reproductivos: el  de fortalecer la autoestima y autonomía para adoptar decisiones sobre nuestra sexualidad. “Para ello recurriré a  ejercicios de improvisación y de danza, para que exploremos  autonomía y autoestima, en relación con otros aspectos de nuestro género”, explica.

La importancia de estas becas radica no solo en su formación profesional, sino también personal y espiritual, pues como la joven lo explica, cada proyecto trasciende de lo artístico y pretende tener un alto impacto en el tejido social.

 Trayectoria

Isabella Arboleda Tovar es Técnico en danza - Intérprete en danza contemporánea, titulada por  L’école de danse de Québec, Canadá. Es un preuniversitario de 3 años (College).Con este título puede ingresar al mercado laboral o buscar  la profesionalización, camino que ella tomó con la segunda beca.Ahora estudia primer semestre de pregrado de danza contemporánea- intérprete, en la Universidad de Artes de Folkwang, en Alemania.En Cali  ha trabajado con el colectivo Corpoaire, una nueva propuesta de danza contemporánea.

En experiencia  laboral, Isabella, con  solo 23 años no  ha trabajado solamente  en su ciudad natal. También tuvo  la oportunidad de trabajar con coreógrafos de talla internacional en  Quebec, Canadá, donde  estudió, o ser partícipe del festival de danza de ese país, en Otawa.

Además, viajó a Israel para ser parte de un programa de danza con el cual realizó presentaciones y proyectos en conjunto con una coreógrafa de una  compañía de ese país.

La trayectoria de Isabella parece inmensa para tan corta edad, pero aún tiene un largo camino por recorrer en el mundo artístico y muchas metas por alcanzar, una muestra de que el arte también tiene oportunidades para dejar el nombre del país y de Cali en alto.

“La idea es continuar con mi formación en el exterior, pero en lo posible mantener la relación con la población de Cali; porque todas estas becas no solo me han brindado la financiación,  también me han dado herramientas para saber cuáles son algunas de las necesidades culturales, las falencias, las fracturas en el tejido social... Me parece muy importante este tipo de ayudas porque les da riendas a los jóvenes artistas para ser realmente dueños del cambio, tomar palabra sobre las transformaciones sociales desde su arte y desde la forma en que cada uno de nosotros ve el mundo”, concluye.

*Integrante del Semillero de periodismo UAO-El País.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad