Confesión y comunión, ritos que se mantienen

Confesión y comunión, ritos que se mantienen

Abril 13, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Alda Mera | El País.

Esta devoción la atribuye el sacerdote a que “confesión y comunión son la oportunidad de gozar de la misericordia infinita del Padre Celestial, que supera los errores de nuestros pecados”.

Las costumbres de ir a misa, confesarse y comulgar, se mantienen pero no con igual frecuencia. Un 76,8 % se confesó y un 67,9 % comulgó por última vez, hace más de un año. Pero el 58,9 % fue a misa el último mes. Sin embargo, el padre Manuel Felipe Forero dice que “desde que uno se siente a confesar, ahí tiene los ríos de gente que no lo dejan levantar del confesionario”. Esta devoción la atribuye el sacerdote a que “confesión y comunión son la oportunidad de gozar de la misericordia infinita del Padre Celestial, que supera los errores de nuestros pecados”. Al destacado tenista caleño Alejandro Falla la Semana Mayor siempre lo coge en torneo. Pero es un católico practicante que va sagradamente a misa dominical cuando está en Medellín, donde vive con su esposa. “La última vez que me confesé fue en noviembre, la semana antes de casarme. Y comulgué hace un mes”, dice el tenista de Colsanitas, el colombiano mejor ranqueado (70) en la ATP. Aunque en Semana Santa Cali queda desolada, el 83,3 % de los encuestados asocia esta época con tiempo de reflexión y oración. Solo el 10,3 % dice verla como una época de vacaciones y para el 6,3 % es una semana más.Javier Fernández Franco, narrador del Gol Caracol de Caracol Televisión, es de los que jamás se va de vacaciones en esta temporada. “Esta Semana Santa va a ser muy especial para mí, para mi esposa y mis hijos, todos devotos, porque es la gran oportunidad de estar en contacto con Dios”, dice el periodista deportivo. Como él, el 45 % asiste a los actos religiosos, el 35,8 % visita monumentos y el 32,1 % va a las procesiones. Un 13, 2 % ayuna y un 7,9 % hace peregrinación, como los que suben a los cerros. Fernández se declara supercreyente, asiduo visitante de la parroquia de El Ingenio, donde no falta a la misa dominical y reza semanalmente el rosario con su familia en un grupo de oración. “Creo en Dios, estoy absolutamente seguro de que todo lo que soy se lo debo única y exclusivamente a Él. Siempre trabajo en su nombre y lo honro cada que estoy frente a un micrófono o de una cámara de televisión narrando un partido de fútbol u otra actividad”, dice.En cambio, 23,5 % de los encuestados dice no participar de la conmemoración de la vida, pasión y muerte de Jesús. Seguro son de ese 70,9 % que no sabe ni cuántas estaciones tiene el viacrucis. La secretaria de Cultura, María Elena Quiñones, cuenta que al trasladarse a Cali dejó las prácticas tradicionales semanasanteras de Buenaventura, donde nació. Ahora se complace en promover la procesión de Miércoles Santo por la Avenida Roosevelt hasta El Templete, una de las que no perdía en el Puerto.“Allí la Semana Santa se celebraba con regocijo en espacios familiares que se han perdido, la alimentación era especial, no se hablaba de paseos, parrandas ni de contactos afectivos, sino de estar en casa en paz o haciendo oración”, dice la funcionaria.¿Los caleños están perdiendo la fe? conozca la encuesta confesional

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad