Conducir en el grado más alto de alicoramiento sigue siendo una constante en Cali

Julio 14, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Conducir en el grado más alto de alicoramiento sigue siendo una constante en Cali

La conducta de conducir en estado de embriaguez se sigue presentando en Cali. La Secretaría de Tránsito sancionó a 294 personas que iban con algún grado de alicoramiento.

Tránsito ha sancionado a 294 conductores que iban alicorados en este año. De los que fueron ‘cazados’ por las autoridades este año, 14 eran conductores que iban en vehículos de transporte público. Este es el panorama.

Las fuertes sanciones, como la suspensión temporal o definitiva de la licencia, así como las altas multas pecuniarias, no han logrado persuadir a cientos de conductores a que abandonen la peligrosa costumbre de manejar su vehículo en estado de embriaguez.

Según la Secretaría de Tránsito, este año (entre el 1 de enero y el 20 de junio) se sancionaron 294 personas que iban alicoradas y al volante. La cifra es menor (en 17 casos) si se compara con el mismo período de 2015, cuando fueron sorprendidos 311 conductores en este mal comportamiento en la vía.

De los que fueron ‘cazados’ por las autoridades este año, 14 eran conductores que iban en vehículos de transporte público, uno iba en un carro oficial, 278 se transportaban en un automóvil particular y uno no está clasificado.

108 conductores con grado 3 de alcoholemia manejaban carro particular, según datos del Tránsito.

Uno de los datos que más preocupa a las autoridades es que el mayor número de sanciones es de personas que iban conduciendo en el grado más alto de alicoramiento, el grado 3, que tiene 114 reportes de conductores. 

Lea también: La huella ridícula de los borrachos al volante en Cali

[[nid:555846;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2016/07/comparendos_embriaguez.jpg;left;{}]]

Para llegar a este estado de ebriedad, una persona en promedio (aunque el grado de toxicidad puede cambiar de acuerdo a la condición particular de cada individuo) debió haber  ingerido como mínimo 8 cervezas. Ese mismo grado se alcanza con 3 copas de aguardiente o 3  vasos de wiski.

Le siguen los casos de grado 2, con 84 personas sancionadas; luego el grado 1, con 74 conductores notificados y por último el grado 0, con 22 casos.

La suspensión de la licencia de tránsito varía según lo determine el inspector de tránsito, pero el mínimo período es de un año hasta la cancelación definitiva, en caso de reincidencia.

Según el secretario de Tránsito, coronel Nelson Rincón, se vienen realizando operativos permanentes en diferentes puntos de la ciudad. “El programa ‘Cali vive la noche’ tiene un especial interés en que la gente salga a disfrutar de actividades nocturnas, pero de manera responsable, que si va a tomar deje el carro en la casa”.

El funcionario dijo que los operativos son permanentes en los corredores gastronómicos y de la rumba.

Grados de embriaguez

Grado 0:  Dependiendo de la contextura de la persona, se alcanza con la ingesta de una o dos cervezas.Grado 1:  Se registra cuando usted bebe 3 cervezas o una copa de aguardiente o un vaso de wiski.Grado 2:  Se  consigue con el consumo de 4 a 7 cervezas o dos copas de aguardiente o dos vasos de wiski.Grado 3:  Se obtiene por la bebida de como mínimo 8 cervezas o tres copas de aguardiente o tres vasos de wiski.

Una cifra muy alta

Alejandro Valderrama, director de Seguridad Vial del Centro de Experimentación y Seguridad Vial, Cesvi Colombia, afirmó que nadie debería conducir bajo los efectos del licor, así su ingesta haya sido de apenas una copa de vino o una cerveza.

 Según el experto, la entidad hizo una prueba con seis conductores (hombres y mujeres de diferentes edades y contexturas físicas) y se evidenció que con solo un trago presentaban efectos inmediatos de alteración de la percepción y los sentidos.

“La dilatación de la pupila y la alteración del ritmo cardíaco hacen que se pierda presteza y habilidad al manejar”, aseguró Valderrama.

Incluso el experto indicó que tampoco es recomendable conducir cuando se está “enguayabado”, porque el cuerpo está todavía intoxicado. “Conducir es una actividad peligrosa y desafortunadamente los colombianos no tenemos conciencia que el alcohol es una sustancia tóxica, que genera cambios en el comportamiento”, agregó.

James Gómez, experto en seguridad vial y director de Urbavial, dijo que un estudio realizado en Cali hace dos años encontró que el 1 % de los conductores manejan bajo los efectos del licor.

“Es decir, que si en la ciudad circulan 800.000 vehículos, entre carros, motos y demás, por lo menos 8.000 se han tomado así sea una cerveza y luego de la ingesta manejan hacia otro destino, con los efectos del alcohol”, anotó Gómez.

El experto dijo que los controles no se pueden reducir solo a la noche y fines de semana. “No necesariamente se necesita estar de rumba para beber licor”, afirmó.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad