Con liturgias, procesiones y visita a los cerros transcurre la Semana Santa en Cali

Con liturgias, procesiones y visita a los cerros transcurre la Semana Santa en Cali

Marzo 30, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Con liturgias, procesiones y visita a los cerros transcurre la Semana Santa en Cali

Monseñor Darío de Jesús Monsalve, Arzobispo de la Arquidiócecis de Cali, reiteró la importancia del Proceso de paz en La Habana.

Los caleños han demostrado su espiritualidad y fervor en los distintos actos programados en la Semana Santa en Cali. Monseñor Darío de Jesús Monsalve reiteró la importancia del Proceso de paz en La Habana, durante misa del Viernes Santo.

Los caleños han demostrado su espiritualidad y fervor en los distintos actos programados en la Semana Santa en Cali como procesiones y misas, además de las tradicionales peregrinaciones a los cerros tutelares de la ciudad, sin ningún contratiempo.El Sermón de las Siete palabras fue el Viernes Santo la tribuna para que los jerarcas de la Iglesia Católica invitaran a los colombianos a respaldar los diálogos de paz en La Habana, y para que también se dieran a la tarea de perdonar, rescatar el amor y respetar la figura de la familia. “Todo el país ha sido víctima de la guerra. Si no sanamos nuestro corazón y no tenemos la posibilidad de perdonar al agresor, siempre estarán las heridas sangrando y habrá la posibilidad de la venganza”, expresó el cardenal Rubén Salazar. Desde Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve reiteró la importancia del Proceso de paz en La Habana. “Hay una lucecita con la mesa de diálogos. Todos tenemos que involucrarnos y no seguir en el negocio de la guerra y la muerte. Hay que sumar y multiplicar en favor de la paz, no restar y dividir”.Además pidió no tener miedo a una “nueva constituyente de la reconciliación y la paz”. Hizo un llamado a forjar “la civilización del amor para romper la lógica del dolor, la ira, la ofensa y la opresión”, igualmente, a amar sin medida, y que eso se extienda a aquellos que “no nos aman, los que nos procuran daño y nos tratan como sus enemigos”.Agregó que el país debe habitar bajo el toldo de la misericordia, esa que permite saber a fondo lo que hacemos, corregir, sanar heridas y abrir puertas. Y recordó que el reino de Dios estaba en cada ser y que no había razón para sucumbir ante las imposiciones de la ciencia, el dinero o el poder. En su reflexión para la frase “Mujer, he ahí a tu hijo; hijo he ahí a tu madre” enfatizó en el respeto por la sexualidad, la afectividad y manifestó que “la familia, la amistad y la comunidad son el tejido fundamental en cada vida para el equilibrio espiritual”. Invocó el respeto por el matrimonio, así como la sexualidad de cada persona y pidió seguir las lecciones de Jesús a quien definió como “el terapeuta del corazón y los afectos humanos”. Pidió ser discípulos de Jesús y buscarlo en el pobre y el excluido; igualmente a seguir el ejemplo de figuras de la iglesia como la madre Laura Montoya y el papa Francisco, quienes han brillado por su humildad y servicio a los demás. Para el cierre, con la frase “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” dijo que la sociedad no se puede acostumbrar a ver los homicidios como algo “cotidiano” y “normal”. Solicitó romper las cadenas de la impunidad y “abrir el camino de la corrección interior” y no dar “ni un milímetro de aire a la violencia, la mentira y la impunidad”.Además de las diferentes ceremonias, procesiones y peregrinaciones realizadas en la ciudad por estos días santos, los caleños acudieron como es ya tradición a los cerros tutelares, jornadas calificadas como positivas por los organismos de Socorro.De acuerdo con las autoridades, el Jueves Santo ascendieron a Las Tres Cruces, Cristo Rey y Yanaconas, unas 190.000 personas. El viernes se contabilizaron unas 150.000 solo en el cerro de las Tres Cruces.“Fue un balance positivo, no se presentó ningún tipo de emergencia. Además, la gente acató la orden de subir solo por las rutas establecidas por las autoridades y no por los otros caminos que presentaban algún riesgo”, aseguró Alfonso Vargas, director de Socorro de la Cruz Roja Valle.Entre tanto, la Policía Metropolitana de Cali informó que se incautaron 42 armas blancas y 120 gramos de marihuana. “A pesar de ello, no se registró ningún inconveniente ni alteración del orden durante las jornadas”, apuntaron voceros de las autoridades.El ascenso se cumplió desde las 6:00 a.m. hasta la 1:00 p.m. y el descenso comenzó alrededor de las 3:00 p.m. No se permitió el ingreso de menores de 10 años, embarazadas ni mascotas, por seguridad. Tampoco el consumo de alcohol ni sustancias alucinógenas. Entre las razones más frecuentes para el ascenso, los caleños aseguraron que: por deporte, por cumplir una promesa, por penitencia y por tradición religiosa de Semana Santa. Este sábado continuarán las medidas de seguridad para quienes se animen a realizar la caminata de 7,3 kilómetros hacia las Tres Cruces o a los otros cerros tuterales. Recuerde llevar ropa cómoda y protector solar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad