“Con explotación minera no habrá agua en Cali”

“Con explotación minera no habrá agua en Cali”

Mayo 15, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Luiyith Melo García, reportero de El País
“Con explotación minera  no habrá agua en Cali”

Jaime Alberto Celis, director del Parque de los Farallones.

Jaime Alberto Celis, director del Parque de los Farallones, advirtió que el mercurio de las minas amenaza el agua de la ciudad.

Cuál es la percepción sobre la explotación minera en las minas del Socorro, en Los Farallones de Cali?Lo más delicado del asunto es la afectación que están generando sobre los ecosistemas del parque, estamos hablando de zonas de páramo y de bosque, que son muy importantes en la regulación y captación hídrica por la estructura de su función y es sobre estas áreas donde los mineros están haciendo sus mayores afectaciones. ¿De qué área estamos hablando?El parque cuenta con 4.986 hectáreas de páramo y 136 están siendo afectadas por esa explotación minera, cerca del 3%, que es una parte significativa. Y en el caso del bosque alto andino estamos hablando de que el parque cuenta con 36.808 hectáreas de las cuales hay 116 muy afectadas por la misma explotación, estamos hablando también de cerca del 3%. En general, estimamos que 254,2 hectáreas son las impactadas por la actividad minera, teniendo en cuenta que no es sólo a cielo abierto, sino que hay socavones, trochas, la erosión, los campamentos de procesamiento de material que son cinco hectáreas y las carpas de alojamiento.El problema es que en el área nace el agua que toman buena parte de los caleños...Y son las hectáreas más sensibles si tomamos en cuenta que estamos en la parte alta del río Cali, pero lo más complicado no es eso ya que con actividades de restauración y con la misma resilencia del ecosistema se podrían tener efectos positivos en el mediano plazo; pero el tema del uso de químicos para el procesamiento minero como cianuro y mercurio, es muy grave. Lo demuestra la CVC que tiene el único laboratorio certificado del suroccidente colombiano para mercurio y salud y ha tomado muestras.¿Qué impactos ha generado la explotación minera en la zona?Hay desplazamiento de especies faunísticas endémicas, afectación y cambio de hábitos alimenticios de la fauna encontrada, porque hay algunas especies que se vuelven parte de nichos como zonas donde se desechan basuras. Hay impactos por adecuación de caminos, por apertura de nuevas trochas, introducción de especies de fauna y flora no nativas, no hay ningún tipo de manejo de residuos sólidos y líquidos, hay descarga de aguas negras a los cuerpos de agua limpia. Eso se ha ido incrementando porque existen 13 campamentos en la zona con unas 160 personas. Encontramos cerca de 88 socavones, los que pudimos encontrar, porque sabemos que hay más y no pudimos acceder a ellos por riesgo a una caída. Creo que esas minas tienen otra boca de entrada por otro lado. Hay generación de procesos erosivos, contaminación de fuentes hídricas no sólo con químicos, sino con residuos y sedimentación.Es muy crítica la situación de la zona, ¿se ha alterado mucho el ecosistema?Estamos hablando de cosas de mayor complejidad. La gente cocina con leña, para los caminos cortan madera, para sostener los socavones cortan árboles de semillo, roble y pino colombiano, lo mismo para hacer campamentos; es decir, hay gran tala de árboles.¿Y qué tan grave es la contaminación de agua por químicos?En cuanto a contaminación por los químicos que usan en las minas se tiene que el límite permitido es 0,2 miligramos de cianuro por litro de agua, pero esta es una sustancia volátil y se evapora en el camino. Si vamos al mercurio lo permitido son 17 miligramos en sedimento por kilogramo y en la salida del molino del señor Simón Bolívar, en la quebrada Los Ramos, se halló una concentración de 23 miligramos de mercurio por kilogramo. En el molino del señor Teófilo Martínez, la quebrada La Mina, hay 82 miligramos, casi cinco veces lo permitido.¿Hay mercurio en el agua que cae el río Cali?El problema es que la concentración de mercurio en agua es más preocupante porque el mercurio es muy pesado, se va hacia el fondo del cauce; cuando se encuentra en el agua es porque hay mucho mercurio. Lo tolerable para consumo humano es 0,002 miligramos por litro y aquí se halló una concentración de mil veces más esa cantidad permitida en la mina del señor Teófilo Martínez. Pero hay otro peor, el molino de don Zacarías, tiene dos mil veces más concentración de mercurio. Adicionalmente, hay una resolución del Ministerio del Medio Ambiente que sólo autoriza una concentración máxima de 0.001 milagros de mercurio por litro de agua, lo que quiere decir que frente a esta norma la contaminación en la zona es mucho mayor. ¿Qué riesgo hay de que ese mercurio sea consumido por los caleños?El riesgo es que se da una cadena en el consumo de mercurio porque puede haber consumo directo del agua o indirectamente si lo toman los peces y luego alguna persona consume el pez contaminado, por allí puede entrar al organismo humano. Eso tiene efectos neurológicos y mutagénicos graves.¿Cuáles son los riesgos reales que corre Cali con la explotación minera allá arriba?Lo más inmediato es perder un punto de abastecimiento de agua importante. La parte alta es la más sensible y las cuencas hidrográficas son como el beso, lo que se hace arriba se siente abajo. Si las cosas funcionan bien arriba, aunque haya un regular manejo en la parte media siempre va a haber agüita que esté bajando. Con esta explotación minera no aseguramos el agua en Cali. Además, la contaminación con mercurio pone en riesgo las fuentes de abastecimiento.¿Cómo hicieron los mineros para llegar a esa cima?La historia viene desde el Siglo XIX, esas cordilleras fueron trabajadas por alemanes y españoles. Después había barequeos (trabajo con bateas), que generan menor impacto. Pero desde el 2006 empezó el auge minero y se agudizó el problema. Algunos consiguieron algún patrocinio, subieron maquinaria y se habla de que en una semana agarraban una libra de oro; estamos hablando de $30 millones semanales a $60.000 el gramo allá. ¿Esos señores tienen permiso de explotación?No, eso es totalmente ilegal y artesanal. Desde el 2007 nosotros tenemos procesos sancionatorios. Ellos hablaron de bajarse de allá, finalmente vieron que comenzó a subir más gente y entonces no se bajaron. La autoridad ambiental nuestra es más administrativa: la sanción, la multa, ya cuando hay reincidencia se colocan las denuncias penales para que proceda la Fiscalía. ¿Qué infraestructura tienen allá arriba?Encontramos 80 macroelementos como cilindros, ruedas pelton, plantas eléctricas, maseradores, etc. Y 4 mineros tienen 52 de esos elementos. Eso quiere decir que si se hiciera una acción contundente con esos cuatro acabaríamos con más del 60% del problema.¿Qué competencia tiene el Alcalde en esto?Él es el que puede ordenar el desalojo de la zona. Nosotros como Parques Naturales podemos tumbar campamentos, pero sin la gente adentro. La sacada de la gente le compete al Alcalde y él mismo puede hacer el cierre de la mina.¿Ingeominas qué competencia tiene allí?Es una pregunta que nos hacemos porque es la autoridad minera; ellos trabajan con los legales y nosotros les decimos: hay mucho ilegal y necesitamos saber cómo cerrar los huecos, no le estamos diciendo que lo hagan, pero sí que nos orienten cómo hacerlo.El otro lío es que muchos campesinos de Pichindé viven de los mineros ilegales...La mayoría de la gente nativa de la zona no trabaja directamente en las minas, sino que son los cocineros, los arrieros que llevan las mulas con carga... Los obreros de las minas algunos son de Cali probando suerte, pero es más gente del Cauca, de Suárez, de Buenos Aires, gente que ha vivido de eso y cuando ven un boom salen a buscar. Algunos se quedan allá cinco días, otros hasta meses, sacan algo, se van para su casa y después vuelven.¿Pichindé es la única parte del parque amenazada por explotación minera?No, por el lado de Buenaventura por Aguaclara y El Cajambre tenemos problemas con dragas. Y hace dos meses cerramos unas minas en Villacarmelo.¿Quién controla eso?Nosotros (Parques Nacionales).¿Y cómo?Precisamente esto que está pasando aquí nos va a permitir fortalecer un equipo en conjunto para hacerlo.¿Tienen la logística para detener ese avance minero?No, ese es el tema complicado, porque no tenemos recursos y somos los más vulnerables de todos, no tenemos armas y nos toca ir a la zona. El Alcalde fue y posiblemente no vuelva, pero nosotros sí tenemos que estar yendo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad