Con estos 410 jóvenes, los sueños pueden hacerse realidad en Cali

Junio 07, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País
Con estos 410 jóvenes, los sueños pueden hacerse realidad en Cali

‘Soñar despierto Cali’ es una iniciativa liderada por 60 jóvenes caleños, a los que se le sumaron 350 voluntarios, que se han unido desde hace seis años y medio en pro de una niñez más feliz.

A María Alejandra en repetidas ocasiones le dijeron que cambiar el mundo no era posible. Que no perdiera el tiempo con un mañana distinto. Terca y confiando en el poder de las pequeñas revoluciones, desde hace cinco años comenzó con la tarea de regalarle sonrisas a los más pequeños y vulnerables de Cali.

Dibujar una sonrisa en el rostro de niños y niñas. Ese es el propósito que tienen 60 jóvenes que, como María Alejandra, hacen parte de ‘Soñar despierto Cali’, una iniciativa que ya completa seis años y medio en la ciudad y con la cual se pretende involucrar cada vez más a la juventud caleña para que esté al servicio de los  chicos más necesitados.

María Alejandra Cortés ya completa cinco años haciendo parte de ‘Soñar despierto Cali’. Ella, una sicóloga recién graduada de la Universidad Icesi, no duda en afirmar que esta iniciativa lleva  bienestar a la niñez caleña: “Con ‘Soñar despierto’ estamos aportando un granito de arena para cambiar la vida de los más vulnerables: los niños. No solo queremos cambiar esas vidas, sino también cambiar la  de los jóvenes que hacen parte de los programas que lideramos. Queremos que se rompa esa burbuja en la que muchas veces vivimos”.

Precisamente para romper esa burbuja, ‘Soñar despierto Cali’, que comenzó en México y con el paso de los años y gracias al voz a voz logró llegar a otras latitudes como Colombia, cuenta con diversos programas para la atención a la niñez.

 ‘Amigos para siempre’ es uno de esos programas. Con  él se pretenden crear vínculos de amistad entre los voluntarios de ‘Soñar despierto Cali’ y los  pequeños de las escuelas públicas de la ciudad. Todo esto mediante actividades recreativas, culturales y deportivas.

“Con los niños que trabajamos son chicos que viven en condiciones vulnerables y muy solos. La idea con estos programas es que tengan alguien cercano que los guíe. Es algo que en las escuelas nos agradecen mucho”, dice María Camila Arango, estudiante de ciencias políticas de la Universidad Javeriana y directora general de Soñar despierto Cali.

Otro  de los programas  es ‘Vagones de sonrisas’. Con este se han logrado recoger donaciones para dotar a las escuelas públicas con computadores, útiles escolares y libros. Todas las escuelitas beneficiadas han sido aquellas que están ubicadas en zonas deprimidas de la ciudad como la ladera y el oriente. 

Para Juan Camilo Álvarez, integrante de Soñar despierto, este tipo de iniciativas no solo ayudan para que los jóvenes se sensibilicen frente a las necesidades de los más pequeños, sino  también para que “los padres de familia de nuestros compañeros que tienen una mejor condición económica se pongan la mano en el corazón y, como ya ha sucedido, le paguen la universidad a algunos chicos de las escuelas en donde desarrollamos nuestros programas”. 

Además de desarrollar programas en las escuelas públicas, también han generado alianzas con diversas entidades que atienden a pequeños con enfermedades terminales o con algún tipo de discapacidad cognitiva o motriz. 

 ‘Cuéntame tu sueño’ ejemplifica esa intención: consiste precisamente  en “cumplir los sueños de chicos con enfermedades terminales. Hemos hecho realidad diferentes sueños, como llevar a niños con cáncer a conocer el mar, convertirlos en pilotos por un día e incluso los hemos llevado a  conocer a Maluma”, explica María Camila Arango. 

Los niños con enfermedades terminales  atendidos en el Centro Médico Imbanaco, las fundaciones Valle del Lili, Crecer y Carlos Portela Valdiri, son algunos de los prqueños a quienes  los jóvenes de ‘Soñar despierto Cali’ han podido cumplirles sus sueños. 

“También trabajamos con el Instituto Tobías Emanuel con el programa ‘Contagia alegría’. La diferencia de este, con el resto de programas, es que las actividades que se realizan con los niños son creadas por ellos mismos y no por nosotros”, dice Juan Camilo Álvarez.  ‘Contagia alegría’, cuenta Juan Camilo, también lleva el arte clown a los pequeños del Instituto.

Actualmente, además de los 60 jóvenes de base con los que cuenta ‘Soñar despierto Cali’, también hay una alta participación de voluntarios: son 350.  Todos ellos, al igual que María Alejandra, Juan Camilo y María Camila, sueñan despiertos con una niñez que sonría cada vez más.

Más sobre la iniciativa

Soñar despierto nació en 1998 en México. Fue una iniciativa liderada por jóvenes de la ciudad de Monterrey.

Su propósito “es involucrar al mayor número posible de jóvenes que quieran poner sus manos al servicio de los niños más necesitados de la sociedad”. 

El proyecto ha llegado a países como Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, España, Estados Unidos, Guatemala, Italia y Venezuela. Soñar despierto llegó hace ya seis años y medio a Cali. Comenzó como una opción de trabajo social  en los colegios privados.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad