Comunicado del Consejo Superior de la Universidad del Valle

Marzo 08, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

La Universidad del Valle expresa su profunda preocupación por la crítica situación financiera que en la actualidad aqueja al Hospital Universitario del Valle, HUV.

La Universidad del Valle expresa su profunda preocupación por la crítica situación financiera que en la actualidad aqueja al Hospital Universitario del Valle, HUV, puesto que si ésta no encuentra solución inmediata, suficiente, sostenible y duradera, sería inminente su colapso y con ello un irreversible impacto negativo para la salud de miles de personas del Departamento y de la región, de escaso poder adquisitivo y alta vulnerabilidad social que no encontrarían otra opción para ser atendidas oportunamente, así como para los programas académicos de la Facultad de Salud. Desde esa perspectiva, y bajo el presupuesto de su compromiso institucional con la región y el Departamento, la Universidad del Valle entiende como suyo el problema que aqueja al Hospital.El Hospital Universitario del Valle “Evaristo García”, HUV, es la institución hospitalaria más importante del sur occidente del país y la más grande de Colombia de acuerdo con el número de camas instaladas (más de 750). También es el centro de entrenamiento para los ocho Programas Académicos de pregrado y de 25 programas académicos de postgrado en ciencias clínicas y diferentes áreas de la salud de la Facultad de Salud de la Universidad del Valle. Desde su creación, la relación entre estas dos instituciones públicas, ha sido determinante para la región en lo relativo a la prestación de servicios de salud, la formación de talento humano y la generación de desarrollo en salud. La dimensión de la situación actual del HUV se debe entender más allá de circunstancias del momento actual, para buscarle una solución estructural en el contexto de un análisis de la situación del sistema de seguridad social en salud en el país. Una respuesta que no contemple esta perspectiva amplia, seguramente resolverá problemas sentidos hoy, pero que se multiplicarán con gravedad creciente y de manera cíclica, hasta conducir a la inviabilidad de la Institución. El sistema de salud de Colombia funciona como un sistema de servicios médicos orientados a la enfermedad, cuyo eje es el aseguramiento y su dinámica la rigen las leyes del mercado. Este es, para nosotros, el motor del problema de lo que sucede al HUV y al conjunto los servicios de salud del país, de los cuales los públicos han sido los más afectados, junto con el ejercicio liberal de las profesiones de la salud. La promoción de la salud y la prevención de la enfermedad, fundamentales para complementar la estructura de un sistema de salud, junto con tratamiento y rehabilitación, carecen, desde la puesta en marcha de la Ley 100 de 1993, del suficiente vigor y respaldo financiero e institucional, provocando la paulatina y creciente aparición de una población con problemas de salud pública prevenibles, que satura y congestiona inicialmente los servicios de urgencias.Si bien la implantación de la Ley 100 de 1993 y sus subsecuentes desarrollos y transformaciones han posibilitado el aseguramiento de un importante número de colombianos y sus familias, dicho aseguramiento no ha sido garantía de una atención de calidad (oportuna, accesible, humana, etc.), por las barreras que impiden su adecuada atención. La desatención de la promoción de la salud y de la prevención de la enfermedad en el país, y de manera particular en el departamento y la región, han causado que los servicios de atención de pacientes (urgencias y ambulatorios) se congestionen hasta colapsar los niveles uno y dos de complejidad, situación que repercute en el nivel de mayor complejidad, del cual el HUV es referente en la región. Pacientes que son atendidos en los pasillos de urgencias, escasez de unidades de cuidados intensivos (UCI) para pacientes con necesidades vitales, esperas prolongadas para cirugías indispensables, son expresiones cotidianas en el HUV de lo mencionado. De otro lado, lentitud en el flujo de los recursos financieros del sistema, represados en la intermediación y filtrados no pocas veces por auditorías médicas más preocupadas por la rentabilidad económica de los intermediarios, que por la calidad y pertinencia científica de las indicaciones médicas, se refleja en insuficiente oportunidad para atender compromisos con proveedores y prestadores de servicios, como ha sucedido en muchos hospitales públicos del país, y en el mismo HUV.A los factores estructurales del HUV ya mencionados hay que sumarle sus inocultables problemas en la gestión administrativa, que ha sido objeto de un agudo debate público en los últimos meses, al igual que las denuncias sobre intromisión de la politiquería en los sus asuntos, claramente en contravía de la racionalidad administrativa, de la transparencia y la meritocracia en la designación de funcionarios. El reciente informe de seguimiento que le fue entregado a la Gobernación del Valle caracteriza algunos de los principales problemas administrativos y de gestión operacional que afronta el HUV. Este y otros diagnósticos han de ser tenidos en cuenta. Es necesario por ello que la Dirección del Hospital, su Junta Directiva, en la cual la Universidad participa, y todos aquellos que de una u otra forma hacemos parte de su operación, construyamos un plan de mejoramiento, en especial en la gestión de sus servicios misionales, en las modalidades de contratación del personal adscrito al Hospital, en el servicio a los usuarios y en la modernización de su dotación e infraestructura. Es necesario garantizar una relación adecuada entre la Junta Directiva y la Dirección del HUV, respecto a la toma decisiones, de tal manera que las directrices de la Junta tengan carácter vinculante para la Dirección.Corresponde a la Universidad del Valle analizar los procesos académicos y administrativos en los cuales interviene en el trabajo del HUV e identificar acciones de mejoramiento de su competencia, con miras a hacer un aporte real a su recuperación; pero dado que se trata de dos instituciones claramente diferenciadas, es a la Junta Directiva y a la Dirección del HUV a las que corresponde tomar las decisiones que lleven a la viabilidad del funcionamiento de la Institución, dentro del actual marco legal que tanto lo dificulta. En ello debe haber un determinante y decisivo compromiso de la Gobernación del Valle, no solo para el otorgamiento de contratos más apropiados, acordes con el diagnóstico realizado por la comisión de seguimiento designada por ella, sino para adelantar gestiones pertinentes ante el Gobierno Municipal y Nacional para que cumplan con la parte que les corresponde, de acuerdo con el tipo de enfermedad o procedencia del paciente. La responsabilidad estatal de garantizar el funcionamiento adecuado del HUV se extiende también a garantizar el funcionamiento de la Facultad de Salud de la Universidad, parte fundamental de la principal universidad pública de la región, que depende del HUV para lograr sus fines misionales.Ante esta situación, se hacen necesarias respuestas solidarias de quienes tenemos vínculos históricos, contractuales o estructurales con el HUV. El compromiso de la Universidad del Valle con el HUV se rige por un Convenio de Docencia-Servicio, mediante el cual aportamos a la casa de salud en términos de generación de conocimiento, mediante la actividad académica de nuestros profesores y estudiantes de pregrado y posgrado, expresada en sesiones académicas, revistas por los servicios analizando y aportando alternativas de solución a los múltiples casos de los pacientes que son atendidos, revisiones sobre la morbilidad (patología atendida), sobre mortalidad, producción intelectual de artículos de interés científico médico y las investigaciones y publicaciones en las revistas especializadas en salud, entre otras. Ello contribuye de manera sustantiva, aunque por lo general intangible, al incremento permanente de la calidad y efectividad de la atención que el HUV brinda a los pacientes que a él acuden.Por ello, dentro de una aproximación integral al problema del HUV, y en general de los hospitales universitarios, planteamos la importancia de que no se le mida únicamente por su rentabilidad financiera, sino que se incluya en la evaluación de su desempeño lo intangible (relacionado con la rentabilidad social y científica). La relación del HUV con una universidad como la nuestra, con 60 años de vinculación destacada al Departamento, con acreditación institucional, con sus programas de salud de pregrado con acreditación de alta calidad y los de postgrado con su respectivo Registro Calificado, y con un talento humano de las mayores calificaciones académicas, debe ser valorado y tenido en cuenta en cualquier evaluación que se haga de al desempeño institucional del Hospital.Como Universidad, defendemos la salud como un derecho, en este caso para los menos favorecidos. Reafirmamos nuestro compromiso de trabajar de manera conjunta con el HUV para diseñar estrategias conjuntas para un cambio significativo en la relación de ambas instituciones, de cara a generar respuestas adecuadas y pertinentes a los desafíos de los nuevos contextos sociales, económicos, políticos y culturales para la salud. Para ello deberemos construir mejoras en lo administrativo, con mayor eficiencia y eficacia; identificar cuáles son los puntos fuertes de la oferta de servicios del HUV y cuáles se deben desarrollar, para tener una estructura de oferta de servicios que mejoren su eficiencia, transparencia, efectividad y competencia. Un manejo prudente de la justificada protesta de los estamentos del hospital, basada en la concertación y no en la represión, es elemento indispensable, para encontrar una solución a su crisis.Reiteramos de igual manera que es condición indispensable para garantizar la viabilidad del Hospital y para el pleno cumplimiento de nuestra misión institucional en relación con la formación del mejor recurso humano en salud para la región y el país, abogar por análisis y respuestas que superen lo estrictamente coyuntural y ante todo, favorezcan la salud de la población. La Universidad, como integrante de la Junta Directiva del HUV, contribuirá y velará porque lo aquí expuesto se cumpla. Consejo Superior de la Universidad del Valle Santiago de Cali, 4 de marzo de 2011

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad