Compartir carro en el sur, ¿alternativa para el trancón o infracción de tránsito?

Compartir carro en el sur, ¿alternativa para el trancón o infracción de tránsito?

Febrero 19, 2018 - 11:40 p.m. Por:
Redacción de El País 
Autoridades multan a los que prestan el carro compartido

En los casos en los que los agentes constatan que, en lugar de ser ‘carpooling’, es un caso de ‘piratería’, la multa es de $781.242 y se inmoviliza el vehículo.

Archivo de El País

En medio de la discusión para implementar estrategias de movilidad que mitiguen el impacto en el tráfico durante la ejecución de obras de infraestructura vial en el sur de Cali, desde las universidades con sedes en ese sector de la ciudad hay preocupación por sanciones que ya se estarían imponiendo a trabajadores o estudiantes por la implementación del carro compartido o ‘carpooling’.

La inquietud de la comunidad educativa obedece a que actualmente esta medida de movilidad estaría siendo señalada como servicio de transporte informal o ‘piratería’ por parte de los guardas de tránsito.

Dicha zozobra se hizo mayor entre los representantes de las instituciones educativas durante los últimos días, luego que el secretario de Infraestructura, Marcial Quiñones, asegurara que las obras de ampliación de la vía Cali - Jamundí se adjudicarán el próximo martes, 27 de febrero, y los trabajos iniciarán a mediados de marzo.

Lea también: Más de 40 mil motocicletas nuevas se registraron en enero del 2018

En ese sentido, el director administrativo de la Universidad Autónoma de Occidente, Luis Fernando Biojó, hizo hincapié en que se requiere un análisis por parte de la Secretaría de Movilidad de la estrategia del carro compartido propuesta por el sector educativo para evitar que se confunda con casos de servicio de transporte informal.

“En la universidad lanzamos una campaña de ‘carpooling’ para promover la descongestión de las vías del Sur, pero ya registramos el caso de un empleado que, en el marco de ese programa para compartir el vehículo, traía a tres compañeros y un estudiante y fue sancionado por agentes de tránsito. Pese a que se controvirtió la multa y se mostraron certificaciones de recursos humanos de los empleados y un certificado de la matrícula del estudiante para probar que no era un caso de piratería, la Secretaría de Movilidad no levantó la sanción”, afirmó el director administrativo de la Universidad Autónoma de Occidente.

Biojó señaló que esta falta de claridad “desincentiva las alternativas de movilidad más sostenibles, porque ahora nadie quiere arriesgarse a que lo sancionen y a perder tiempo haciendo controversias a las multas; por eso seguimos viendo filas de carros que llegan al parqueadero solo con el conductor. Sabemos que hay un problema grave de transporte informal, pero si la Secretaría de Movilidad pide que fomentemos el auto compartido y lo hacemos, se debe disponer de un esquema diferencial para no incomodar a la gente. Se debe ser más coherente con estas estrategias”.

Lina Rodríguez, estudiante de la Universidad San Buenaventura, indicó que hace dos semanas fue sancionada por transportar compañeros en su vehículo. “Un guarda nos paró y nos pidió los papeles, le expliqué que no era una ‘pirata’, que todos estudiábamos juntos, a pesar de lo cual me multó. Yo he hecho lo mismo durante más de tres semestres sin cobrar un peso, pero estas cosas hacen que uno desista de traer gente”.

En la Universidad Javeriana, por ejemplo, desde hace tres años funciona un sistema de carro compartido que funciona mediante rutas predeterminadas por los estudiantes que tienen vehículo, y que han logrado aglutinar a más de 7000 usuarios.

En ese sentido, el asistente de Vicerrectoría de la Universidad Javeriana, Abelardo Hernández, indicó que el sistema de carro compartido “es un servicio solidario de transporte y no puede ser tomado en cuenta como piratería porque detrás de esto no hay una transacción económica o un interés de competencia informal al sistema de transporte masivo”.

Hernández refirió que si bien en un principio se reportaron incidentes con guardas de tránsito que confundieron los vehículos de los estudiantes con autos dedicados al transporte informal, desde mediados del año pasado no se han vuelto a registrar estos eventos.

El País intentó comunicarse con el secretario de Movilidad, Juan Carlos Orobio, para conocer su percepción acerca de los parámetros que pueden regir el ‘carpooling’ para diferenciarlo del servicio de transporte informal, pero no fue posible establecer contacto.

No obstante, en una mesa técnica que sostuvieron miembros de la Alcaldía y las universidades en días pasados, el titular de la cartera de Movilidad señaló que “tenemos que buscar la manera de estimular para que la gente comparta el carro, que los carros lleguen llenos a las universidades y no solo con el conductor. En la medida en que haya más solidaridad entre los estudiantes, quienes muchas veces viven cerca, eso nos ayuda a mejorar la movilidad”.

Mesa de movilidad

Desde este mes los colegios y universidades del Sur y la Alcaldía de Cali conformaron una mesa técnica para abordar la problemática y encontrar soluciones al caos de la movilidad en ese sector de la ciudad.

Entre las alternativas que barajan académicos y autoridades para sortear las congestiones del Sur, están el pico y placa para parqueo, el cobro del estacionamiento para vehículos, estimular el uso de la bicicleta, el ‘carpooling’ y las rutas de buses directas hasta los campus.

Por otra parte, los colegios han aportado ideas como que los padres vinculen a sus hijos a rutas de transporte escolar que sean de pago compartido (50-50) con la Alcaldía, mientras se ejecutan las obras de infraestructura en el Sur.

El ‘carpooling’ es una tendencia que ayuda a reducir el tráfico y cuidar el ambiente, optimizando el uso del auto al maximizar la cantidad de asientos utilizados.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad