¿Cómo se debe tratar la varicela en los niños?

¿Cómo se debe tratar la varicela en los niños?

Agosto 15, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Dos días antes o cinco después del brote hay riesgo de contagio. La vacuna, lo mejor para prevenirla.

Cuatro casos detectados el mes pasado en el Palacio de Justicia de Cali, que obligaron a cerrar sus puertas durante varios días para prevenir la propagación del virus, han puesto de nuevo el tema de la varicela sobre el tapete. De hecho, la noticia, aunque preocupante, no resulta extraña, pues según la Secretaría de Salud, cada día la ciudad registra diez nuevos casos de pacientes contagiados con la enfermedad, en su mayoría niños.Esto dado que el sistema inmunológico de los menores no ha madurado completamente, por lo que está más expuesto a contraer enfermedades infecciosas como ésta.Además, se trata de una patología altamente contagiosa, transmitida por el virus varicela zoster, que pertenece a la familia del herpes, y el cual puede pasar de un adulto a un menor y viceversa.Sin embargo, pese a este panorama son muchas las personas que no conocen la manera en que se pueden proteger y de paso salvaguardar a sus hijos de este mal, que puede llevar a graves complicaciones e incluso a la muerte.Le contamos a qué síntomas debe permanecer alerta y qué medidas hay que adoptar para prevenirla.Señales de alerta Tal como lo advierte Ricardo Rueda,dermatólogo patólogo de la Universidad del Valle y el Centro Médico Imbanaco, “al comienzo se puede confundir con un cuadro viral, pues se manifiesta con decaimiento, cefalea, agotamiento, malestar general, fiebre y molestias del tracto respiratorio”. Pero después de unos diez o doce días del contagio aparece el brote típico que se caracteriza por: • Cosechas o grupos de vesículas con ‘ombligo’ y de menos de cinco milímetros de tamaño, similares a la picada de un zancudo. Luego crecen, se llenan de un líquido amarillento, se secan y se convierten en costras.• Las lesiones no son dolorosas, pero sí rascan (pruriginosas).• “La cabeza, la nuca, el cuello, la cara (entrecejo y nariz) el tronco y la espalda son las zonas en las que suelen aparecer las lesiones”. Así lo confirma Yolanda Caicedo, infectóloga pediatra de la Universidad del Valle y el Hospital Universitario del Valle, quien indica que es menos frecuente en las extremidades, caso en el cual tiene relación con pacientes inmunocomprometidos.• En un tipo de varicela conocido como hemorrágica las lesiones son más agresivas y más diseminadas, a manera de manchas rojas.Para llegar al diagnóstico Una prueba conocida como test de Tzanck – señala el doctor Rueda--, puede evaluar el efecto del virus en las células de la piel, lo que produce unas imágenes muy características. “El examen de anticuerpos de inmunoglobulina M, que se generan cuando el organismo responde activamente a una infección, también puede dar indicios del contagio tanto en menores como adultos”, agrega el profesional. Asimismo, una biopsia puede ayudar a confirmar sospechas.Cómo se contagia• El periodo de incubación, es decir, el tiempo que pasa entre el contagio y los síntomas va de una a tres semanas; 14 días en promedio, dependiendo del estado inmunológico del paciente, pues si hay alteraciones el periodo se torna más corto.• Se contagia por vía aérea, al hablar, toser o expectorar o al contacto con las lesiones.• Dos días antes del brote y hasta cinco después, la varicela es especialmente contagiosa. Pero cuando las vesículas se secan ya no hay riesgo de contagio. • Por otro lado, la doctora Caicedo comenta que “la varicela congénita, es decir, transmitida por la madre ocurre en el 2% de los casos, cuando se presenta en las primeras 20 semanas de la gestación. Y cuando aparece en el segundo o tercer trimestre puede llevar a la atrofia de las extremidades por una especie de bandas o cicatrices que se forman y no permiten el adecuado desarrollo de los miembros superiores e inferiores y que terminan por comprimirlos”. • Por otro lado, se sabe que cuando la madre se infecta cinco días antes del parto o dos días después hay un 20% de posibilidades que el bebé nazca con varicela, caso en el cual la mortalidad llega al 30%.Cómo se puede complicar En especial en los adultos, la varicela puede llegar a ser muy severa, dependiendo del estado inmunitario del paciente. De tal forma, que personas que ya hayan sido trasplantadas, tomen esteroides o tengan el sistema inmunológico comprometido pueden complicarse más fácilmente con neumonía, encefalitis, hepatitis, síndrome nefrótico, púrpura, miocarditis o pancreatitis, que pueden llevar a la muerte. Esto dado que el virus es capaz de diseminarse hacia órganos vitales como los pulmones, el hígadoy el cerebro. Manejo y prevención A los niños infectados no se les hace tratamiento, que consiste en el suministro de antivirales durante cinco a siete días o mientras existan lesiones vesiculares. A no ser que sufran complicaciones. Los adultos sí se tratan y entre más pronto se manejen menos riesgo hay de que sufran complicaciones. De todas formas, tanto en niños como en adultos hay que tomar las siguientes medidas de prevención que menciona el doctor Rueda: •Aislar los utensilios de alimentación del enfermo.•Evitar el contacto con personas contagiadas. Si se contrae la infección no se debe ir al colegio ni a trabajar.• Lavarse las manos constantemente con agua y jabón.• Lo principal, vacunarse. La vacuna contra la varicela se considera efectiva. En los casos en los que no logra prevenir la enfermedad, al menos hace que se presente de forma menos severa. Sin embargo, no está incluida en el Plan Integral de Salud, PAI.Quiénes deben vacunarse• Todos los niños entre 1 y 6 años. A partir de los 12 o •15 meses de edad deben recibir la primera dosis.• La segunda se aplica hacia los 4 o 6 años. •En los mayores de 13 años también se ponen dos dosis, con un intérvalo de uno o dos meses entre una y otra. •No se debe aplicar en mujeres en embarazo. Solo se permite hasta un mes antes del inicio de la gestación. Quiénes no• Según la doctora Caicedo la vacuna está prohibida en caso de:• Personas sometidas a trasplantes de órganos. •Pacientes con cáncer que reciban quimioterapia. •Personas que tomen más de 20 miligramos de esteroides al día. •Niños con VIH.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad