¿Cómo está Emcali, tras dos años de su devolución a la Alcaldía de Cali?

Junio 21, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Zulma Lucía Cuervo Plazas | El País.
¿Cómo está Emcali, tras dos años de su devolución a la Alcaldía de Cali?

Instalaciones de Emcali.

Este jueves se cumplen dos años de la administración de Emcali por el Municipio, tras 13 años de intervención. Menos utilidades hacen parte del balance.

El próximo jueves, 25 de junio, se cumplen dos años de la devolución de las Empresas Municipales de Cali (Emcali) a la Alcaldía, tras trece años de intervención por parte de la Superintendencia de Servicios Públicos. Y el balance deja muchas dudas sobre la retoma de la administración de la empresa por parte del Municipio. El informe más duro es el que emitió la Contraloría de Cali hace cerca de un mes, que la rajó en la gestión por cuenta de 32 hallazgos administrativos, fiscales y penales. En suma, dice el contralor de Cali, Gilberto Zapata, Emcali registra las mismas debilidades en la prestación del servicio de cuando estuvo intervenida y las decisiones se tomaban desde Bogotá.  “Se entiende que en un año se  conoce la empresa, se hacen ajustes, pero han pasado dos años y Telecomunicaciones sigue perdiendo clientes, en Acueducto aumentan las pérdidas de agua que se trata y no se factura. Es más, los planes de mejoramiento no los cumplen y ni siquiera llenaron a cabalidad todos los formatos de la auditoría ni entregaron toda la información que fue requerida”, asevera el Contralor. Pero la inconformidad también está en la prestación de los servicios. Veedores  dicen que persisten las demoras para instalar y reparar fugas de agua o daños de telefonía e internet.  Uno de los sindicatos de la empresa señala que las ineficiencias que tiene Emcali se dan porque hacen falta insumos para trabajar. “No tenemos herramientas, equipos, vehículos para hacer los traslados. Por eso no podemos ser operativos”, anota el presidente de Sintraemcali, Jorge Iván Vélez.  El consultor empresarial Mauricio Cabrera dice que no se ve un avance estratégico en Emcali. “Atienden lo inmediato, pero los retos grandes de la empresa están sin resolverse. Aún no se sabe qué va a pasar con Telecomunicaciones, las pérdidas de agua aumentan y el abastecimiento futuro no está garantizado. En generación de energía, tampoco se ha entrado al negocio”. Todos esos indicadores hacen la diferencia con otras empresas municipales como las de Bogotá y Medellín. EPM transfiere $900.000 millones al Municipio de Medellín y las empresas bogotanas (de Acueducto y Energía) cerca de $700.000 millones al Distrito. En el caso de Emcali, dice el concejal José Fernando Gil, pasará por lo menos otros cuatro años para ver utilidades incorporadas en el presupuesto local. “Nos entregaron un cascarón al que toca darle tiempo para recuperarse. Por ahora Emcali se debe concentrar en hacer inversiones y existe la garantía de que en los próximos diez años habrá recursos del $1 billón con proyectos enfocados principalmente en alcantarillado”, resalta el cabildante. Ese $1 billón corresponde a la deuda que tiene Emcali con la Nación cuando esta última respaldó la deuda de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (Ptar). El dinero para su construcción fue prestado por la banca multilateral y al no tener las Empresas Municipales cómo pagar, el Ministerio de Hacienda la cubrió por el ser el garante. Ese dinero debe ser devuelto a la Nación entre los años 2016 y 2026, pero el presidente Santos indicó hace dos años (cuando se hizo la devolución de Emcali) que los recursos volverían a la ciudad en obras dedicadas a desatrasar la red de alcantarillado local.  El gerente encargado, Germán Marín Zafra, reconoce que aún subsisten deficiencias. Pero agrega que no se puede esperar que en dos años Emcali acabe con el rezago  de trece años que duró la intervención, “donde la empresa se dedicó solo a pagar deudas y no invirtió un peso en infraestructura ni en modernizarse tecnológicamente, como sí pasó con otras prestadoras de servicios”. Anota que el 2015 será el año donde se empezarán a ver los resultados. “Vamos a empezar a bajar las pérdidas, a tener más clientes en  todas las unidades de negocios, a asegurar la compra de energía a futuro y por ello  cambiamos la modalidad de contratación para ser más eficientes”, asegura Marín Zafra. Las cifrasPara la vigencia 2014, según el informe de la Contraloría, la empresa obtuvo una utilidad neta (que incluye rendimientos financieros y pago de utilidades de otras empresas en las que Emcali tiene acciones)  de $141.685 millones. En el  2013, esa misma utilidad fue de $301.630 millones, es decir, se registró una reducción del 53,03 %. Dice el informe del organismo de control que las utilidades de la empresa dependen, en gran parte,  de los ingresos no operacionales. Por ejemplo, los rendimientos financieros del 2014  ascendieron a $75.971 millones (debido a que la empresa tiene varias fiducias constituidas para el saneamiento de sus deudas y el pago del pasivo pensional). Los dividendos generados por las acciones que la empresa posee en otras compañías (como Epsa y Gases de Occidente) sumaron $62.434 millones.  Es decir, que son menores las utilidades que genera la empresa producto de su actividad (generación, producción, distribución y comercialización de servicios públicos). “Eso por los altos costos que tiene la compañía porque tiene unas pérdidas de agua muy altas, además está expuesta  a los vaivenes de los aumentos de precio de energía de la bolsa,  las multinacionales de telecomunicaciones que compiten con Emcali tienen mejores economías de escala y también existe una burocracia muy grande”, dijo José Grimaldo, veedor de servicios públicos.   Pero además la misma Contraloría evidencia que el margen operacional de la empresa registró cifras en rojo en el balance del año pasado, siendo los negocios de Telecomunicaciones y Energía los que dieron pérdidas. “Telecomunicaciones y Energía presentaron resultados operacionales de -$31.565 millones y -$12.217 millones respectivamente”, dice  la Contraloría. Explica el ente de control que la Unidad de Energía incrementó sus ingresos  en 12,79 % ($112.345 millones), pero su costo de ventas aumentó 16,32 % ($124.790 millones). Por el lado de la Unidad de Telecomunicaciones, los resultados siguen siendo negativos, una tendencia que se mantiene desde que la empresa estaba intervenida y cuando cambiaron las condiciones de mercado de este negocio, que dejó de ser un monopolio estatal y pasó a regirse por el libre mercado y la competencia con multinacionales. Los ingresos de Telecomunicaciones disminuyeron 7,67 % ($14.194 millones) y simultáneamente su costo de ventas se incrementó en  6,55 % ($8.738 millones). La Contraloría resume la situación de Telecomunicaciones como preocupante. “Presenta utilidades operacionales negativas desde el año 2010, además en cada anualidad continúa registrando una importante disminución en sus ingresos, incremento en sus costos, decrecimiento en el número de clientes de telefonía básica e internet y un continuo incumplimiento en las metas corporativas proyectadas”. El gerente de Emcali, Germán Marín Zafra,  argumenta que el informe del órgano de control fiscal es desmedido y no concuerda con la realidad de Emcali. “En este año electoral, buscan hacer falsos positivos con esta empresa”, afirma. Incluso manifiesta que en el 2015 han registrado buenos resultados por cada unidad de negocios. “A marzo del 2015, tenemos unas utilidades netas de $58.774 millones, donde tenemos utilidades en Energía, Acueducto y Alcantarillado y una pérdida en Telecomunicaciones”, explica Marín Zafra. Dice que a pesar del mal resultado del trimestre en Telecomunicaciones, han empezado a cautivar más clientes. El gerente de elecomunicaciones, Francisco José González, dice que aumentaron los abonados de Iptv (televisión por suscripción) de 12.400 en el 2014 a 14.500 en lo que va corrido del 2015. Y en banda ancha, subieron de 85.000 usuarios a 86.000 en ese mismo período. “Y con la entrada en operación del Cable Submarino del Pacífico, tenemos la expectativas de tener 110.000 nuevos usuarios porque vamos a garantizar más velocidad a precios muy competitivos para los clientes”, dice González. Otro factor preocupante son las pérdidas de agua. Emcali no cobra más de la mitad del agua que produce. Las pérdidas del líquido potable, según la Contraloría, fueron del 55,26 % en el 2014. Jorge Iván Vélez, presidente de Sintraemcali, informa que cuando devolvieron la empresa estaban en 52 %. Y hoy, según el gerente de Acueducto y Alcantarillado, Julián Lora, están en 55,33 %, pero asegura que desde julio empezarán la tendencia descendente. “Con las inversiones en sectorización y en reposición de redes y reparación de fugas vamos a bajar ese indicador a partir de este año”, asevera el funcionario. También está la estrategia de judicialización de quienes se roban el agua, que la empresa está fortaleciendo con la Fiscalía. El indicador de pérdidas que sí ha bajado ostensiblemente es el de Energía, que pasó de 17,18 % en 2014 según la Contraloría a 11,53 % en la actualidad, por debajo de la meta de la Comisión Reguladora de Energía y Gas, que es del 12,6 %. Quejas por el servicioEl informe de la Contraloría dice que para reparar una línea telefónica (lo que se llama servicio de voz) se demoran doce días. Reparar un servicio de internet banda ancha tarda once días. “Eso está claramente muy por debajo de los estándares que permite la ley”, dice José Grimaldo, vocal de control de servicios públicos, quien dice que lleva esperando desde el 4 de junio a que le arreglen la línea telefónica que los contratistas de Emcali desconectaron cuando fueron a revisaron la  banda ancha. Anota que solo en instalación del servicio de internet hay 5000 solicitudes represadas. “Así es imposible competir, la gente les compra el producto, pero tiene que esperarse meses para que lo conecten. Cualquiera se va para otra empresa que le conecta el mismo día”, dice el veedor de servicios públicos. El gerente de Emcali, Germán Marín Zafra, sostiene que esa situación será corregida con la contratación que hizo la empresa recientemente, donde dos empresas competirán por hacer las instalaciones y reconexiones.  “Antes solo teníamos un contratista que se encargaba de hacer esos procesos. Nosotros le pagábamos por actividad y reconocemos que ponían muchas excusas para no hacer su trabajo, argumentando que Emcali incumplía con ciertas condiciones tecnológicas. Hoy les vamos a pagar por resultados y además, si lo cumplen en dos días se les pagará el 100 %, después del segundo día, se les reconocerá un menor valor”, anota Marín Zafra. El Gerente de Telecomunicaciones asegura que se demoran menos en reparar (dos días) y más de cinco  en instalar. En acueducto, asegura Grimaldo, tienen reportes de fugas de agua que llevan quince días sin ser atendidas. Pero el gerente de Acueducto y Alcantarillado, Julián Lora, explica que se demoran diez horas las reparaciones de la red matriz. “Cuando es una instalación domiciliaria, son 10,5 días”, sostiene el funcionario. Los directivos aseguran que este es el año del cambio. “Todo el trabajo empezará a verse reflejado en los resultados del 2015. Emcali volverá a ser el modelo de empresa que tuvimos hace varias décadas”, dice el gerente Marín Zafra.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad