¿Cómo domar a una suegra?, lea este manual de reeducación

Mayo 04, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Cómo domar a una suegra?, lea este manual de reeducación

Quien daña a una pareja no es la suegra, sino el hijo o hija que no se ha emancipado afectivamente y que no hace respetar a su pareja actual”, Sara M. Muñoz, psicóloga.

Suegras. El dolor de cabeza de muchos. Conozca los cinco tipos más comunes y la forma de reeducar a cada una de ellas. En caso de emergencia, deje que este artículo caiga “por casualidad” en sus manos.

Las hay amigas, generosas, desinteresadas, inolvidables y a punto de ser canonizadas como Juan Pablo II y Juan XXIII. Pero no siempre se corre con tanta suerte y entonces hay que tomar medidas para evitar que una suegra incómoda termine por perturbar la paz del hogar.Por estos días, la televisión colombiana toma nota de ello en la serie ‘La Suegra’, que ha vuelto a poner este tema sobre el tapete. Con ayuda de psicólogos y terapistas de pareja, reconstruimos el perfil de las suegras más difíciles de tratar y entregamos pautas para sobrevivir a ellas. Es que hay suegras brujas y estas cinco; de que las hay, las hay.La intrusivaEstá acostumbrada a llevar las riendas y no estará dispuesta a cederlas. “Su complejo de superioridad la lleva a creer que su presencia y su opinión son esenciales; el peligro es que tiende a inutilizar a sus hijos para que, en efecto, fracasen y necesiten de su intervención salvadora”, explica la psicóloga Claudia Patricia Londoño. En el fondo, esta suegra padece de baja tolerancia a la soledad, tiene bajo concepto de sí misma como madre (por haber criado seres que no llenan sus expectativas y que necesitan a cada paso su consejo) y será pésima suegra de una mujer independiente y llevada de su parecer. Su nuera “ideal” sería quien la deje ejercer como ‘Alfa’ de la manada y no la haga sentir desplazada. Si esta no es usted, prepárese para la guerra.Cómo domarla:1. No dependan económicamente de ella, no vivan en su casa ni acepten préstamos.2. No llamen a consultarla con cada situación problemática de pareja que tengan, mucho menos si se trata de una situación íntima. 3. Cuando empiece a dar sus consejos u opiniones intrusivas cambien de tema, no se enfrasquen en discusiones ni argumentos. 4. Como pareja, sean un solo equipo. Si él está del lado de su madre, su esposa lo resentirá y esto terminará por afectar su vínculo. 5. Dialoguen. Muchos hijos no saben que siguen sometidos a sus padres, deben hacer conciencia de este hecho para poder liberarse, ser adultos y convertirse en verdaderos pares de sus parejas.Doña DoloresEsta suegra sufrió. No tuvo un matrimonio feliz o no pudo desarrollar su carrera como hubiera querido, por lo que carga con grandes frustraciones que no son su culpa, pero que usted tampoco tiene por qué pagar.Como toda persona con frustraciones de algún tipo, sentirá que si la vida fue dura con ella también los demás tienen que tenerla difícil. De lo contrario, si ve que usted goza de un buen marido, de una vida buena y menos compleja que la suya, la envidia florecerá e intentará hacerle la vida a cuadritos. Cómo domarla1. Téngale paciencia, conozca su historia y hágale sentir que valora su lucha y sus sentimientos. 2. Procure integrarla. Si llega a sentirse desplazada de tajo o desatendida se volverá contra usted con toda su fuerza. 3. No tolere el maltrato, sobre todo el psicológico que intentará inflingirle con ironías e indirectas. 4. Si la situación se sale de control, esta suegra solo se detendrá si su hijo/a, con firmeza, la llama a ser respetuosa.La ‘drama queen’La reina del drama. Hará caras largas y dejará asomar una lágrima justo a tiempo, para que los demás le pregunten si le pasa algo, si se siente bien, si algo le molestó. Es una maga de la actuación, y le ha funcionado tan bien toda la vida que “siente que no necesita aprender nuevos recursos de interacción con los demás”, explica el psicólogo Juan José López. Su nuera ideal será alguien blando y crédulo, que se rinda a sus exigencias de tiempo, de dinero, de atención, de privilegios. Cómo domarla: 1. No la confronte en caliente, que es lo que ella busca para sentirse la víctima.2. Acostúmbrela. Por duro que al principio sea. No tiene que ir con ustedes a todas las vacaciones, no tienen que almorzar en su casa todos los fines de semana, no tienen que girar siempre en torno suyo. Será duro, pero al final se ajustará.3. Limite el tiempo de interacción, pues todo con ella es costumbre. Si hoy la integra a todo y luego no, sus reproches serán incontrolables y usted será el malo de la película.4. Cuando ella se lamente, no intente animarla, pues quiere atención, no solución.5. Hágale saber que está allí para respaldarla en lo importante. Pero, ante sus ataques de drama gratuitos, manténgase impasible y no premie su mala conducta con atención.La suegra ShakiraEsta suegra se parece a la canción de la cantante barranquillera: “Ciega, bruta, sordomuda”. Es decir, se hace la que no ve, la que no entiende, la que no oye; guarda una fría distancia que puede llegar a ser chocante si usted está acostumbrado a tener relaciones híper afectuosas con sus familiares. Cómo domarla: 1. Valore a este tipo de suegra, acéptela como es. Es preferible su distancia que una presencia agobiante que quiera meter la nariz en todos sus asuntos. 2. No intente forzarla ni ser demasiado cariñoso/a, porque solo logrará fastidiarla. No lo leerá como afecto sino como zalamería. 3. Aprenda de qué manera le gusta ser integrada y reconocida, hable su idioma. Si da en el clavo ella se abrirá y usted hallará a una suegra dulce y cariñosa.La soperaElla sabe lo que es mejor para su bebé, cómo le gusta que le preparen la sopita, cómo hay que plancharle y ordenarle toda la ropa, cómo masajear sus pies cuando llega a casa. En resumen, ha criado a un rey y espera de su nuera que continúe con la idolatría; de no ser así, sus críticas serán despiadadas pues tenderá a sentir que ninguna mujer está a la altura de su consentido. Cómo domarla: 1. Reentrenar a un ‘mamito’ es una de las cosas más difíciles que hay. Sepa que le tomará tiempo y lágrimas. Luego no se queje. 2. Usted tiene dos rutas, ir al rompe con ella y dejar en claro que usted tiene hábitos y costumbres distintas y punto. O intentar convencerla de lo buena cocinera, decoradora, jardinera y ama de casa que usted es. Si logra superarla en sazón y hacendosidad, llegarán a ser grandes amigas. 3. Jamás, por ninguna razón, acepte que ella les envíe a su empleada de confianza para ayudarles con las labores del hogar. Esta será una espía entrenada para contarle a la suegra todo lo que la nueva nuera hace “mal” y la situación terminará en tragedia. 4. La madurez de su pareja, aquí es fundamental. Explíquele que no debe compararlas JAMÁS, ni decir frases de grueso calibre como “mi madre querida lo hacía mejor”. Mucho menos delante de ella.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad