¿Cómo controlar a las Barras Bravas de Cali en el estadio Pascual Guerrero?

Junio 02, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Cómo controlar a las Barras Bravas de Cali en el estadio Pascual Guerrero?

Imagen de archivo en la que se registra una invasión al campo de juego del estadio Pascual Guerrero de Cali por parte de barras bravas del América y Deportivo Cali.

La falta de continuidad en programas de convivencia entre hinchas provoca más violencia. Esa es la conclusión de autoridades y barristas de cara a la nueva reunión que sostendrán el martes para definir medidas que permitan vivir la fiesta del fútbol en paz.

Frente a los hechos violentos que protagonizan hinchas del Cali y el América, cada que se juega un clásico de fútbol en el Pascual Guerrero, los actores involucrados en el campo deportivo aseguran que la falta de continuidad en los programas de convivencia y paz para las ‘barras bravas’, es uno de los causantes de este problema. Es que desde hace cinco años en la ciudad no se aplican soluciones diferentes a las de pactos y promesas de no agresión entre los hinchas días antes de jugarse los partidos, medidas que muchos cuestionan por su carácter momentáneo.El debate de cuáles serían las soluciones más efectivas para acabar con la violencia cada que se presenta el clásico azucarero, vuelve a ponerse sobre la mesa en medio de la expectativa por la reunión del próximo martes, en la que autoridades policivas, municipales, hinchas, clubes deportivo volverán a sentarse para encontrar soluciones de fondo al tema.Del último programa que se tuvo conocimiento para fomentar la convivencia entre las barras es el de ‘Fiesta por la Vida en el Estadio’, implementado entre los años 2006 y 2007 y que según, Carlos Rojas, ex asesor de Paz de Cali, logró disminuir los hechos violentos y vandálicos dentro y fuera de las canchas.“El objetivo fue trabajar en valores de convivencia y tolerancia entre las barras. Buscar la formación cultural, laboral, de ocupación del tiempo libre que conllevara a que la violencia en el Estadio disminuyera”, explicó Rojas.Para el ex asesor de Paz , la violencia de las barras responde a una serie de causas que van desde el consumo de psicoactivos, el desempleo y otras connotaciones sociales.El comandante de la Policía Comunitaria, teniente Efraín García, explica que la violencia no viene de las barras como tal. “Una camiseta se vuelve un medio para quienes ven en la ilegalidad una forma de expresión del medio en que viven”.Carlos Rojas explicó que el programa no tuvo cabida en la Administración de Jorge Iván Ospina por lo que se estancó y , en cambio, llegó la firma de varios pactos de buen comportamiento con las barras de los equipos azucareros que incluyeron, entre otros, compromisos para los hinchas como donar sangre, arreglar infraestructura averiada por desmanes y embellecer parques. Alejandro Jaramillo, líder de Frente Radical Verde, barra del Deportivo Cali, manifestó que “se cumplieron algunas de las actividades pero no fueron continuas. Se optó por la medida represiva”, refiriéndose al aumento en el control de la Policía en las afueras del Estadio, en aquel entonces.El pasado 13 de marzo, en la administración de Rodrigo Guerrero, se firmó un pacto por la paz entre americanos y caleños. Dos días después, el 15 de marzo, se presentaron desmanes al terminar el clásico Cali - América. “Eso no fue un pacto. Se nos dijo que Metrocali llamaría a 30 hinchas para capacitarlos en convivencia para evitar daños en su infraestructura. Hasta ahora no ha pasado nada”, dijo Jhonny Ortiz, líder del Barón Rojo, barra del América de Cali.Por lo ocurrido el 23 de mayo, cuando hinchas del América invadieron el campo de juego mientras se sembraba el terror en el sector de San Fernando, la actual Administración revivió la propuesta de la carnetización y la formación de hinchas líderes de las barras para convertirlos en promotores de deporte en barrios y comunas, a través de la Secretaría de Deporte.Óscar Astudillo, presidente del Deportivo Cali, dijo además que “sin duda hay que intensificar las medidas de la Ley 1445, creada hace un año, para poder judicializar a quienes hagan vandalismo”.Frente a las garantías que esta vez ofrecerán estas iniciativas para que la paz retorne a la fiesta del fútbol, Carlos José Holguín, secretario de Gobierno de Cali dijo que “confío en los compromisos de todos. Esto se va a mantener”.Luis Nieto, investigador de Cisalva, advierte que, aunque el nuevo panorama es alentador, “dependerá de la seriedad y compromiso de los actores”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad