Comisión Vallecaucana hace llamado a continuar programas de calidad

Octubre 22, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.
Comisión Vallecaucana hace llamado a continuar programas de calidad

La entrega de equipos tecnológicos a estudiantes de colegios públicos, a través de Tit@, ha fomentado el acceso nuevas plataformas educativas.

Directora de Comisión Vallecaucana por la Educación, Luz Marina Londoño, dice que el nuevo gobierno debe retomar casos exitosos y no empezar de cero.

La  nueva directora de la Comisión Vallecaucana por la Educación, CVE, Luz Marina Londoño, dice que  los malos resultados en la calidad educativa de Cali y el Valle se dan por la falta de continuidad de los programas y procesos que ya han avanzando. La ejecutiva advirtió, ad portas de la elección de nuevo alcalde, diputados y concejales,   que  no se debe caer de nuevo en que cada nueva administración, para  dejar su huella, borra lo hecho por sus antecesores. “Así es como  todo  proceso que  apueste  a la calidad, se rompe y empezar de cero es  hacer otro  piloto y cuando ya se están viendo los resultados, hay otro corte. La CVE,   como organización de la sociedad civil,  busca que  continúe el  proceso gradual de mejoramiento”, señaló. Londoño destacó  los programas que ameritan continuidad:  los de bilingüismo como ‘Go Cali’, el sistema de atención a la primera infancia; la jornada escolar única,  el de alimentación escolar y el de educación digital Tit@, todos alineados con lo que establece el Ministerio de Educación Nacional, MEN. “En reuniones con  los candidatos a la Alcaldía les hemos dicho que  no vamos a dejar echar en saco roto lo que dejamos, pues en la medida en que  estos programas puedan avanzar y los nuevos gobernantes los reconozcan y los  potencialicen, la calidad educativa puede mejorar”, explicó. En bilingüismo, dijo que Cali apostó a una alianza público privada. “Tenemos programas con buenos aliados con gran voluntad política y un compromiso para  sacar alumnos de 10° y 11° con un nivel de comprensión básico para defenderse en el idioma extranjero”. Dieceséis colegios bilingües se han articulado al programa ‘English together’, en la que se apadrina a  instituciones educativas oficiales para llevar a los mejores estudiantes de los colegios públicos a  inmersiones y conversatorios en inglés. Las universidades también se han vinculado con la formación de docentes para la  inmersión en el aula. De este programa ya hay  resultados a la vista, dice ella en los que se esperaba que llegaran al nivel A1 y ya están en A2 de inglés. Sin embargo, la preocupación  es si los colegios de ampliación de cobertura se están ajustando a estos requerimientos del MEN.  “Se debe velar por la idoneidad de esa contratación. Ya vimos todas las falencias que tuvo la ampliación de cobertura, puede que aún se presenten. Con las instituciones educativas (IE) oficiales se tiene certeza porque hay  resultados,  indicadores,  veeduría permanente, pero con esta contratación no. Proponemos que toda contratación para ampliación de cobertura sea con una entidad idónea,  ejemplo, un Fe y Alegría”, dijo la directora de la entidad. Igualmente señaló la necesidad de  conocer  cuánto le cuesta  a la administración esa  contratación, buscar que  cada vez sea menos y que cada vez el sector oficial asuma directamente a más de estos estudiantes.   “La contratación educativa va a llegar a un punto que se tiene que acabar y   enfocarnos en  que todos los chicos  del sistema de educación oficial reciban  los programas de calidad del MEN”. En Cali hay  91 IE públicas con  334 sedes, donde hay  183.432 estudiantes matriculados. Por contratación son  203 instituciones  para 103.484 estudiantes. Según datos de la Comisión, la cobertura neta es de 84,5 %;  en transición se cubre el 92,8 %;  en primaria, un 82,5 %, pero en secundaria, baja al 60 %. O sea que en la educación  media  es donde está el más alto índice de deserción escolar. Londoño, quien trabajó durante 9 años en intervención social con la Fundación Carvajal, atribuye la deserción a que los chicos no se sienten atraídos por los beneficios que genera la escuela.  “A algunos  les interesan más las ofertas de las pandillas o   empezar a generar recursos con el trabajo y no le hayan el sentido a la educación”, afirma. De ahí que le parezca tan importante promover que la educación sea prioritaria en la agenda pública. En ese sentido, cobra importancia  la jornada escolar complementaria o única, con actividades lúdicas que no tienen en su jornada regular, como la cultura, el arte, el deporte. Ofrecerles un modelo pedagógico atractivo para ellos, con el que puedan aprender a través de la experiencia y no de  memorizar. “Y si va a un colegio de contratación y no cuenta con los garantes ni la calidad que se busca, pues el estudiante no vuelve”, añade. No obstante, reconoce que aún no se cuenta con la infraestructura para que todos los estudiantes estén  en jornada única, porque muchas IE prestan el servicio de la doble jornada.  “En Cali y el Valle no estamos  totalmente preparados para la jornada única”, admite. Y si pueden dar la cobertura de alimentación, no todos los colegios tienen restaurante escolar.  Para ello propone un  emprendimiento con padres de familia desempleados que ofrezcan el servicio y así ganarían todos los involucrados. “Si hay padres de familia que pueden prestar el servicio, bienvenido sea, pero obviamente que los docentes no podrían atender esa temática”, aconseja. Londoño resalta también el avance en  infraestructura de Centros de Desarrollo Infantil, CDI, pero reconoce que no es suficiente porque la primera infancia se tiene que atender desde la integralidad. Requiere  las agentes educativas, antes madres comunitarias del Icbf, donde solo eran unas cuidadoras, a pasar a ser las responsables de la inmersión en la educación para prepararlos para el sistema escolar.  Y manejar la salud física, emocional, mental, la nutrición, la cualificación de las docentes y vincular  todos los sectores, no solo el CDI, sino los parques y el sistema de salud. “Tenemos 5.077 niños con  atención integral, pero esa cobertura es solo del 20 %, son 211.000 niños. El avance es grande, pero aún nos quedan muchos niños”. Tit@, lo mejorEl otro programa  que según la CVE amerita continuidad es ‘T’it@ Educación Digital para todos’,  cuya  inversión en tecnología es la más alta en los últimos 20 años.  3400 docentes recibieron  formación en pedagogía  por medio de Tics, se llegó 827 aulas dotadas con la infraestructura adecuada, 400 aulas móviles y 71.530 computadores para las IE públicas. “Desde la CVE consideramos que es un programa que ha avanzado mucho y se debe sostener y  tener un acompañamiento ‘in situ’ para el docente”, dice Luz Marina Londoño. Además  de las aulas, los equipos y la formación de docentes, que son tan importantes, señala que también lo es cómo lo apropian a las clases. “Se busca  que las pedagogías con Tics sean más participativas,  no solo el docente dando la teoría, sino que los estudiantes puedan buscar en el computador, generar un debate y construir desde la experiencia su aprendizaje”, dice. Agrega que no es con más horas de estudio que van a mejorar los indicadores y cita el ejemplo de Finlandia. En ese país tienen menos horas, pero sus resultados son altos, porque cambiaron el modelo al interior del aula. “En nuestro medio, el profesor da el 80 % y el estudiante participa un 20 %. Ellos logran que la participación del estudiante en clase sea del 60 %, o sea, el aprendizaje se torna más vivencial y experimental. Y eso da, indicadores de calidad”, sostiene.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad