Comercio en el barrio El Caney preocupa a los habitantes

Comercio en el barrio El Caney preocupa a los habitantes

Abril 08, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I Redacción
Comercio en el barrio El Caney preocupa a los habitantes

A diario, la Secretaria de Gobierno Municipal realiza operativos donde se efectúan de 40 a 50 visitas, verificando que los documentos y reglamentos estén en orden para continuar con el funcionamiento del local.

La proliferación de locales comerciales en el barrio El Caney tiene preocupados a sus habitantes, lo mismo que a las entidades encargadas del control de las mismas.

La proliferación de locales comerciales en el barrio El Caney tiene preocupados a sus habitantes, lo mismo que a las entidades encargadas del control de las mismas.De ahí que en este sector, perteneciente a la Comuna 17, se observe una gran cantidad de negocios, tales como restaurantes, panaderías, bares, droguerías, peluquerías, almacenes de ropa y supermercados. A diario, la Secretaria de Gobierno Municipal realiza operativos donde se efectúan de 40 a 50 visitas, verificando que los documentos y reglamentos estén en orden para continuar con el funcionamiento del local.“En zonas residenciales sólo se permiten viviendas, en avenidas y otras calles similares son permitidos restaurantes, estancos y otros locales comerciales, pero son muy limitados”, afirma María Fernanda Penilla, subdirectora de Ordenamiento Urbanístico de la Alcaldía. Opinión similar tiene Alicia Cruz, habitante de El Caney, quien afirma preocupada que “el barrio está pasando de ser una zona residencial a una zona comercial, estos locales quitan mucha seguridad y tranquilidad, el sector poco a poco se va desvalorizando”.Por su parte, Anderson Franco, dueño del restaurante Fruta Verde, sostiene que su local no causa ruido ni es incómodo y siempre tiene sus papeles en regla, pero que eso no le exime de recibir quejas de los vecinos.En el sector continúan los operativos conjuntos con el Dagma, la Policía y las secretarias de Salud y Tránsito para atender las quejas de la comunidad en relación con las incomodidades que generan algunos establecimientos comerciales.A pesar de la proliferación de locales en el barrio El Caney, Jaime Romero, presidente de la Junta de Acción Comunal, afirma que “no es grave, aunque se ven muchos locales de comida y es incómoda la presencia de muchas personas en un solo lugar, el barrio sigue siendo muy tranquilo”.Según la Secretaria de Gobierno, 70 establecimientos de la Comuna 17 están multados por no presentar completa la documentación o por no acatar las normas vigentes. Es el caso de un estanco donde los compradores ingerían el licor en el mismo, y este sólo tenía permiso para la venta, más no para el consumo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad