Columna: Indigencia vs. negligencia

Columna: Indigencia vs. negligencia

Marzo 23, 2015 - 12:00 a.m. Por:
John García | Especial para El País.

Los habitantes de calle en Cali han incrementado sin que el Municipio haga algo.

La indigencia es una problemática de todas las ciudades del país, Cali no es la excepción a ella y con el agravante de un  crecimiento  exponencial, a tal punto que con más frecuencia  los habitantes de la calle invaden  parques, andenes e incluso monumentos, como ocurre con el  que se erigió al deporte en el importante cruce de Carrera 1 con Calle 52,  Comuna 5. Lea aquí: en Cali, al menos 3500 personas viven en las calles.

El término invadir no deja de resultar excluyente y discriminatorio hacia la población mas vulnerable del país, quienes carecen de todo, lo único que tienen seguro es el desprecio de una sociedad indiferente  y curtida de males tan insanamente cotidianos como la violencia generalizada. No obstante, tampoco se debe desconocer que la ciudad tiene espacios destinados para el uso y disfrute de los ciudadanos,  que en ocasiones se ven amenazados  por  algunos de los indigentes que bajo efectos de sustancias  alucinógenas, se pueden tornar agresivos o entes en alto grado de inconsciencia, como ocurre a diario con un numeroso grupo de indigentes que se apoderan de la parte baja del puente y corredor del MÍO en la Carrera 1 con Calle 25, exponiendo cada minuto la seguridad e integridad  de cientos de usuarios de las rutas de articulados  que por allí transitan.

La solución a la indigencia no es esconderla, como guardar la basura bajo el tapete y menos la sucia guerra entre ciudades que trastean indigentes, el problema se debe resolver de fondo y no solo de forma, ello corresponde inicialmente al Gobierno y sus políticas, que hasta el momento han sido nulas y calificables de negligencia absoluta en lo que respecta a la indigencia.

Este creciente sector poblacional ni siquiera está contemplado por el Departamento Nacional de Planeación  (DNP). En otras palabras, para este y anteriores gobiernos, “los tales indigentes no existen”,como quedó demostrado hace dos días cuando la Corte Constitucional ordenó al DNP que incluya a los habitantes de la calle en el Sisbén, para acceder a los beneficios de ese programa social  e igualmente a la Registraduría  Nacional  para que los indigentes puedan acceder de manera gratuita a la cedulación.

No hay que olvidar que esta población tiene  derechos constitucionales y no menos importantes,  su principal problema de salud es la drogadicción, seguido de desnutrición y una serie de enfermedades. Gobierno Nacional, departamental y local no deben manejar esta problemática solo como un asunto de ornato. Dada la  proliferación de indigencia, se  tiende a perder la dulzura de otrora.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad