Colegio de Cali que gradúa niños trilingües está en el oriente de Cali

Colegio de Cali que gradúa niños trilingües está en el oriente de Cali

Junio 01, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Meryt Montiel Lugo | Editora de Domingo de El País
Colegio de Cali que gradúa niños trilingües está en el oriente de Cali

La Banda Basilio está integrada actualmente por 52 niños. La idea es llegar a tener 55 menores tocando al tiempo, explica el docente Benjamín Mosquera.”Los niños no sabían absolutamente nada de música y gracias a Dios, han mejorado notablemente”.

El Instituto Nuestra Señora de la Asunción, en el barrio Andrés Sanín, de gran exigencia académica, forma bachilleres trilingües que se abren al mundo.

Razón tuvo aquel joven que en una ocasión le dijo al rector Francisco Amico: “Padre, lo que ustedes han hecho aquí es un oasis en el desierto”.  Se refería a la labor que desde hace más de 20 años han hecho  él y todos sus colaboradores   a través del Instituto Nuestra Señora de la Asunción, en el populoso barrio Andrés Sanín, en el  oriente de Cali.

Claro, para muchos suele resultar extraño ver que en un barrio pobre de la ciudad se erija una edificación educativa  con las comodidades, el ambiente y  sobre todo, la calidad académica  de  un colegio de estrato 6 y que haya  impactado de manera tan positiva a la comunidad.

En el antiguo Colegio Comfandi ubicado en la Carrera 14 No.74-55, los padres basilianos llegaron en 1992 con un propósito: “dar una excelente educación de calidad total a niños de estrato 1 y 2, pues ellos merecen la misma educación que los niños de estrato seis están recibiendo”, evoca el rector del instituto que hoy  cobija a 700 menores de kínder, básica primaria y secundaria.

No querían tener un colegio común y corriente, donde  inscribieran a un niño; en este, dice, se inscribe la familia. Los padres asumen la responsabilidad de acompañar  el proceso educativo de sus hijos, de formarlos en valores cristianos católicos y  asistir a la misa dominical, entre otros requisitos.

Los estudiantes de este centro educativo se forman  como trilingües. Estudian inglés desde kínder hasta 11; en sexto, latín. En grado séptimo escogen entre aprender italiano, francés o mandarín y lo estudian hasta su último año. 

Tienen un laboratorio de idiomas con computadores y audífonos  para cada niño, que poco  o nada tiene que envidiar a los de otros prestigiosos centros.

Gracias a este ‘plus’ idiomático, hoy,  egresados del instituto están ejerciendo sus profesiones en Estados Unidos, Italia, Francia o de intercambio en Taiwán.

La profesora Pin Fei da fe de este último caso. “Una de mis estudiantes, Natalia Castaño, ahora está en Taiwán en un intercambio y se sigue comunicando conmigo. Yo le sugiero qué lugares culturales debería ir a conocer”, cuenta esta docente taiwanesa, tras interrumpir  la clase de mandarín que dicta a  cuatro alumnos de 8-1: Valentina Gutiérrez, Julián Martínez, José Becerra y Laura Popó.

[[nid:426930;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/05/colegio-sanin.jpg;full;{Las 35 sillas del laboratorio de ciencias fueron donadas por un profesional de la Fundación Valle del Lili, que cree en la obra de los sacerdotes basilianos.Foto: Bernardo Peña | El País}]]

Tres salas  de sistemas con 35 computadores cada una  y el convenio que tienen hace más de quince años con la Fundación Gabriel Piedrahíta que los asesora en el uso y aplicación de las nuevas  tecnologías de la información, Tics,  en sus curriculums, de forma integral, dan cuenta de la importancia que  el instituto le da a este campo.

 La enseñanza de las ciencias y las artes no se quedan atrás. El padre Francisco pone de manifiesto, por ejemplo, que  alumnos que viven en barrios turbados, en familias disfuncionales, que son maltratados o deben llegar al colegio sin desayunar, canalizan   ese impacto negativo a través de obras artísticas impresionantes y no solo de pintura, sino de todas las artes plásticas y también, a través de la música.

Contentos y orgullosos se sienten el padre y los alumnos de tener dos bandas musicales en la escuela. “Una que lleva un año y casi cuatro meses, de 25 integrantes  y otra, el semillero, que tiene tres meses y cuenta con 27 niños”, explica el profesor Benjamín Mosquera, quien estudió siete años en el Conservatorio Antonio María Valencia.  

La Banda Basilio, como se llama toda esta agrupación musical   en honor a la congregación de los padres basilianos (de San  Basilio) cuenta con casi 60 instrumentos,  todos donados. Ya ha hecho presentaciones en Chipichape, la Fuerza Aérea, Migración Colombia y por supuesto, en  actos del colegio.

 El religioso Amico destaca que la iniciativa de la banda es de un profesor de música estadounidense ya jubilado, Frank Lotrario, que llega al colegio cada día en la tarde para ensayar con los niños y está formando al profe Benjamín como un excelente profesor de música. 

“Eso es lo que hace que el colegio avance:  el amor, el apoyo, la solidaridad de los voluntarios que nos colaboran”, agrega el rector.

El padre resalta, además, que aunque  falta más colaboración de la gente de Cali que más tiene, los que han ayudado -como un profesional de la Clínica Valle del Lili que donó 35 escritorios para el laboratorio de ciencias- lo han hecho porque “creen en lo que estamos haciendo: la plata se usa correctamente, hay transparencia en todo lo que se hace aquí y la gente que nos conoce sabe eso y está dispuesta a ayudarnos”.

Todas estas ayudas, herramientas pedagógicas y “una disciplina justa, bien administrada con amor”, como dice el padre Amico, han contribuido a que los alumnos de esta institución también se destaquen en las pruebas de Estado y todos anhelen ir a la universidad para  superarse ellos y ayudar a sus familias.

El año pasado, dice el rector, fueron número 1 en las Pruebas Saber Pro Calendario A entre todos los colegios privados y oficiales de Cauca, Valle y Nariño. Y eso también es motivo de orgullo en este oasis del bario Andrés Sanín.

Tenga en cuenta

Los niños pagan  mensualidades mínimas.Algunos cancelan $5000 al mes.Los niños de kínder  reciben almuerzo gratis.Los padres de familia   no deben comprar libros para  los niños porque el instituto se los presta. La renovación de textos se hace cada 5 años.El colegio cuenta con salas audiovisuales,  cinema, sala de música, amplio comedor, biblioteca, etc. En el complejo escolar está la parroquia, que funciona también como auditorio.Los padres basilianos  buscan ayuda para sostener la institución siempre, porque lo que pagan los estudiantes ni siquiera cubre la mitad de los costos, sostiene el rector.Varios de los egresados han llegado becados a la Icesi, a la Autónoma y  aprueban para ingresar a Univalle.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad