Colegio Bilingüe Montessori cumple 25 años educando a jóvenes en Cali

Febrero 22, 2015 - 12:00 a.m. Por:
María Teresa Arboleda Grajales | Reportera de El País
Colegio Bilingüe Montessori cumple 25 años educando a jóvenes en Cali

Bilingüe Montessori Cali tiene: Nido Montessori para niños hasta los 3 años, luego pasan a Casa de Niños (transición, prejardín y jardin). Sigue taller 1, con primero, segundo y tercero de primaria; taller 2 equivale a 4, 5 y 6 y entorno de bachillerato, va de 7 a 11.

A finales del siglo XIX, la científica italiana María Montessori creó un método de enseñanza que ha influenciado a miles de personas en el mundo, entre ellas, a ‘Gabo’.

"En Aracataca habían abierto por esos años una escuela Montessori. Aprender era una cosa tan maravillosa como jugar a estar vivo”. La frase es de nuestro Premio Nobel de literatura Gabriel García Márquez, extractada de su relato autobiográfico ‘Vivir para Contarla’.Él fue una de las miles de personas que en el mundo han sido educadas con la metodología creada por la psicóloga, filósofa y pedagoga María Montessori. Ella, hasta su muerte, en 1952, buscó la forma de que los niños pudieran aprender mejor, ya que decía, su mente es una esponja que absorbe las experiencias del medio ambiente. Para esta antropóloga italiana, nacida en 1870, “cada niño trae su propio maestro interno y viene a entregarnos su propio mensaje”.Una de las instituciones que aplican esta corriente que se centra en el niño y no en el docente, es el Colegio Bilingüe Montessori Cali, ubicado en Pance.Por estos días celebra 25 años de fundado y allí no se habla de materias como en otros planteles, sino de avenidas del conocimiento. Por ejemplo, área sensorial, área de vida práctica, avenida de matemáticas, avenida del lenguaje y avenida de educación para la paz, con geografía, historia, botánica, zoología y astronomía.No hay salones de clase como tal y no todos los estudiantes tienen que hacer las mismas actividades a la vez, es decir, que pueden elegir en cuál avenida quieren trabajar. Se trata de un laboratorio humano y los ambientes son más calmados que en una clase convencional.Con ello se practica uno de los postulado de María Montessori, según el cual “la educación debe ser expuesta en un ambiente de libertad bajo un trabajo organizado”. Las mesas y sillas se pueden mover según las actividades a realizar. Los materiales de estudio, como banderas de los países, dibujos, libros, etcétera, están en repisas con alturas que pueden alcanzar los pequeños. A veces trabajan en pequeñas alfombras en el piso. Porque el objetivo es facilitarles el ambiente para que tengan éxito en las actividades, minimizando el fracaso.En cuanto al material didáctico, es considerado más un material de desarrollo y no se utiliza para enseñar, sino para interactuar con él y para que se dé el autoaprendizaje de forma natural y espontánea. Así, los alumnos llegan al conocimiento y se apropian de él a través del uso del material, el cual ayuda a tejer redes neuronales adecuadas, adquiriendo un conocimiento significativo.Educación sin barrerasUn niño de ojos claros y cabello rubio está sentado en una pequeña silla frente a la guía (profesora); va a exponer la tarea de sociales. Tiene una necesidad educativa específica (antes se hablaba de niño especial, pero ese es un término excluyente).Su inteligencia y desenvoltura son evidentes al explicar qué es una montaña y una meseta. Ahora pondrá “bicarbonato, colorante y vinagre a un volcán para que haga erupción”, cuenta. Luego de esto, escribirá en su cuaderno este aprendizaje significativo. En cada promoción del Colegio Bilingüe Montessori Cali (lleva 12) gradúa a jóvenes con necesidades educativas específicas, que han estudiado junto a los otros niños, compartiendo actividades sociales, deportivas, etcétera, “porque si se les da un trato diferente, no estaríamos hablando de inclusión sino de exclusión”, sostiene la directora, Lyda María Franky. Para poder graduarlos, se les hace un ajuste curricular.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad