Cocaína y licor, una mezcla que ya cobró víctimas en Cali

Agosto 27, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Margarita Rosa Silva I Redacción El País
Cocaína y licor, una mezcla que ya cobró víctimas en Cali

Abuso de sustancias nocivas lleva a la intoxicación.

La combinación de Cocaína y licor, conocida también como 'cocaetileno’, ha dejado hasta la fecha nueve víctimas en Cali, según lo reveló el departamento de toxicológica de la Secretaría de Salud Pública.

Una peligrosa mezcla ha llevado a urgencias a nueve personas por intoxicación este año en el Valle. “Se trata del ‘cocaetileno’ o combinación de licor con cocaína”, afirma Jorge Quiñónez, coordinador de la línea toxicológica de la Secretaría de Salud.Según el toxicólogo, esta es una mezcla que puede ser letal, ya que “compromete seriamente el corazón, puede producir arritmia cardíaca e incluso causar un infarto”. Para Maurice Rojas, toxicólogo del Hospital Universitario del Valle, “no hay nada de maravilloso en esta mezcla. Las personas la hacen para poder beber más, porque la cocaína contrarresta el efecto del alcohol y permite seguir tomando, así que la persona puede pasar días ingiriendo licor. Lo grave es que en el hígado se forma la mezcla de coca con alcohol, o sea el cocaetileno, potenciando los efectos y perjudicando directamente el corazón”.Rojas agrega que los síntomas de intoxicación pueden darse en las siguientes 72 horas después de la ingesta de estas sustancias y que son “un fuerte dolor en el pecho y dificultad para respirar”.Poco comunesSon pocos los casos en que la marihuana lleva a la intoxicación. Sin embargo, este año se han presentado ya dos casos por ingestión de este elemento, es decir, por alimentos preparados con esta droga, como pasteles, brownies y galletas. “Cuando la marihuana se ingiere es más dañino el efecto porque todos los componentes son absorbidos por el cuerpo, mientras que cuando se inhala, una parte de los químicos se destruye y va al medio ambiente”.Sobre esto, la psicóloga clínica Mabel Rojas explica que “hay un patrón en los jóvenes, especialmente, que los lleva a ir en contra de la autoridad, por eso encuentran llamativo ingerir la droga de nuevas maneras, evadiendo la autoridad de los mayores”. Rojas enfatiza en que “la marihuana en cualquiera de sus formas es muy dañina para las personas, aunque muchos adictos se escuden en que por ser vegetal es algo natural, la realidad es que tiene muchos químicos que son nocivos para la salud mental y física de las personas”.Alcohol y heroínaLos toxicólogos coinciden en que la intoxicación más común se da por abuso de alcohol, pero a su vez, casi nunca se reporta en hospitales. “Cada vez que una persona ingiere licor se intoxica. Lo que pasa es que depende de la cantidad. Cuando la persona apenas tiene sueño, es leve, pero cuando llega a un estado de inconciencia o coma, ya es muy grave. Ésto también es un problema porque la gente lo toma deportivamente y no va a los centros médicos en estos casos, pero en realidad llegar a ese estado puede producir alteraciones del azúcar, hipotermia o dificultades para respirar graves”, explica el toxicólogo del HUV.Otra de las intoxicaciones comunes se da por heroína. Este año van 10 casos y es “la más grave de las drogas, porque produce deficiencia respiratoria y puede llevar al paro”, dice el toxicólogo Jorge Quiñonez.En cuanto a la cocaína, cuatro casos se han dado este año. Otro es el de la heroína con coca, una de las mezclas letales por lo peligroso de ambas sustancias psicoactivas, el cual dejó un caso en lo que va del año.“Romper esquemas”Según el coordinador de toxicología de la Secretaría de Salud, Jorge Quiñónez, “son muchos más los casos que se dan en realidad, que los que se reportan, porque muchos consumidores prefieren ocultar esta circunstancia, a menos que los síntomas sean muy graves. Y eso pasa porque estas personas piensan que la adicción es una enfermedad vergonzosa”.El sociólogo Hernando Uribe explica que esto es parte de la estigmatización social que hay hacia esta enfermedad y que hay que “romper esos esquemas”. “Eso genera un proceso de negación tanto para los adictos como para los familiares y produce efectos terribles en ellos”, dice. Desde un punto psicológico, Mábel Rojas asegura que esto es parte del “mecanismo de negación de los pacientes, para no asumir su responsabilidad. Lo importante es que se les haga entender que no hay de qué avergonzarse y que la familia apoye el proceso, porque los jóvenes llegan a las drogas buscando suplir sus vacíos emocionales, la mayoría por problemas familiares y falta de valores”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad