"Chicaneo con que soy caleño y bailo muy bien": Orlando Duque

Diciembre 27, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

“Disfruté mucho ser un abanderado de los caleños en el recorrido del Salsodromo, en el primer día de Feria. De alguna manera siento que me hicieron un homenaje, y la gente me reconoció todo el tiempo”, afirmó Orlando Duque.

El laureado clavadista caleño cuenta con detalles lo que ama y extraña de Cali. La Feria, uno de sus mejores planes en diciembre.

El premiado clavadista caleño, Orlando Duque, es ejemplo para los niños del mundo y sus hazañas son ampliamente conocidas en Colombia aunque su disciplina deportiva sea menos difundida que el fútbol, en los medios de comunicación. Orlando, por estos días, vive como cualquier caleño las delicias de “la mejor feria de todas”, como él mismo llama a la Feria de Cali.“En esta época disfruto mucho de mi barrio Guayaquil, y la verdad no puedo dejar de recordar esos tiempos en los que era niño y se vivían cosas muy diferentes”, dice. Rememora que en las épocas de Feria la cabalgata pasaba muy cerca de su casa. “Entonces iba con mi mamá hasta Santa Librada y disfrutábamos juntos todo el recorrido. Eran tiempos muy lindos, por eso disfruto tanto venir a Cali, todas esas cosas que viví regresan a mi mente y despiertan la nostalgia, pero a la vez demasiada felicidad”, dice Duque, quien dejó clara cual es su definición de la palabra caleño.“Salsero, rumbero y cálido. Así soy yo. Los caleños sabemos disfrutar la vida y eso es algo que no podemos dejar de hacer nunca”, dice el deportista que no pierde el amor por Cali aunque viaje por todo el mundo. En medio de las risas, hoy recuerda cómo le gustaban los dulces propios de esta región y que hoy a sus 40 años lo siguen deleitando.“Me encantan el manjar blanco y la natilla, ese es otro de los detalles que hacen de esta ciudad algo muy especial. Siempre en casa teníamos ese tipo de productos que no son extraños para nadie que sea caleño como yo. Los buñuelos también hacen parte de mi gusto, esa mezcla de sal y dulce es muy rica”, explicó el clavadista.Este año, en el Salsódromo se le vio muy animado, pues aunque ama bailar no siempre tiene tanto tiempo -en medio de su rutina profesional- para estar en la pista de baile.“Siempre queda un poquito de tiempo para la rumba, pero la verdad yo soy más un hombre de familia. Disfruto de la rumba un par de días y no más, porque ya pienso en los proyectos del 2015. Yo nunca fui un hombre de discotecas, pero cuando estoy en el exterior sí chicaneo con que soy caleño y bailó muy bien”, concluye.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad