Chatarrización, frenada por diferencias entre operadores del MÍO y dueños de buses

Chatarrización, frenada por diferencias entre operadores del MÍO y dueños de buses

Octubre 16, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Chatarrización, frenada por diferencias entre operadores del MÍO y dueños de buses

Los transportadores del sistema colectivo piden mucho más dinero por sus buses que lo que ofrecen los cuatro operadores del sistema de transporte masivo de Cali, que deben comprar 1.679 vehículos para sacar de circulación.

Las grandes diferencias económicas en la negociación entre operadores del MÍO y dueños de buses tienen frenada la chatarrización del viejo sistema y en deuda a los nuevos empresarios del transporte.La deuda de los cuatro operadores (GIT, Blanco y Negro, ETM y Unimetro) con el MÍO es de 1.679 buses. Vehículos viejos que deben comprar y sacar de circulación. De esta cantidad, la deuda vencida es de 668 buses (ver cuadro). Es decir, que a la fecha estas empresas ya debían haber adquirido y desvinculado del servicio urbano esa cantidad de buses a fin de respaldar los 124 articulados y alimentadores que entraron este mes. Como si fuera poco, de aquí a abril próximo, los operadores deberán chatarrizar 1.011 buses más. Sobre la deuda vencida de 668 buses, los empresarios explicaron que el problema son los exorbitantes precios que están pidiendo los dueños de buses.Sebastián Nieto, gerente de Unimetro, indicó: “Durante cinco años hemos estado comprando vehículos para cumplir con la chatarrización a precios de mercado y no ha habido problema”. En esta operadora se han comprado 563 buses durante este tiempo a un precio promedio de $46,5 millones cada uno. De hecho, el 30 de noviembre de 2007 Unimetro compró el primer bus para chatarrizar, el VBK-019 modelo 1994 propiedad de Víctor Rubiano por valor de $28.190.500. Y el más reciente se compró el pasado 10 de agosto, el VBU-816, una buseta modelo 1998, a Darío Isaza por valor de $46 millones.César Vergara, gerente d GIT indicó que en su operadora se han adquirido 704 buses para desvincular o chatarrizar a precios similares. Lo mismo señaló Germán Bonilla, directivo de ETM. Sin embargo, ahora los pequeños propietarios de buses han subido sus exigencias. Sobre la mesa de negociaciones promovida por la Alcaldía hay dos propuestas. Una de los dueños de buses que piden $120 millones por tarjeta de operación más el valor comercial del bus, lo que puede ascender a $200 millones por unidad. Y otra de los operadores que ofrecen $30 millones por tarjeta más el valor Fasecolda del carro.Adicionalmente, estos proponen pagar ahora con el vehículo el valor del Fondo Fresa al que tiene derecho cada propietario y cobrarlo posteriormente a Metrocali. Este fondo es un pago de subsistencia diferido a 30 meses para quien chatarrice su vehículo.Luis Felipe Palomino, dirigente de un grupo de propietarios consideró que debe haber “un esquema de gradualidad que garantice que nuestros vehículos puedan seguir trabajando hasta el momento en que el operador tenga la necesidad de adquirirlos y que el negocio de transporte que dejamos sea compensado a precio justo”.Fondo de apoyoPara ayudar al equilibrio económico de la actual negociación, se ha propuesto que Metrocali y el Municipio creen un fondo de apoyo a la chatarrización como se hizo en Bogotá.Allá, el Distrito creó un fondo por valor de $5.000 millones para ayudar a pagar a sus dueños los viejos vehículos que salían de circulación y darle paso al nuevo sistema de transporte masivo. En Cali la iniciativa todavía no ha sido considerada por Metrocali y la Alcaldía.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad