Cerca de 400 casos de fraude a servicios públicos se detectan cada mes en Cali

Junio 28, 2017 - 11:45 p.m. Por:
Redacción El País
Emcali medidores energía

La alteración de los medidores de energía es una de las irregularidades que con frecuencia encuentra Empresas Municipales, en sus operativos de control.

Especial para El País

En los últimos cinco años Emcali ha instaurado 32 denuncias penales por fraude en servicios públicos, de las cuales 12 corresponden a hechos ocurridos en el 2017.

La primera condena por el hurto de agua y energía en el suroccidente colombiano se dio a conocer esta semana e involucra al representante legal de un asadero de pollos, que fue condenado a 20 meses de prisión y a pagar 0.88 salarios mínimos legales mensuales vigentes. Según Emcali, esta persona se reconectó a sus redes, de manera ilegal, más de 15 veces.

Pedro Fernández, abogado del grupo de defensa penal de Emcali, indicó que el 40 % de las denuncias que han interpuesto involucran a establecimientos comerciales, un 50 % a personas naturales, y el resto a predios en extinción de dominio. “El fraude puede superar los $1000 millones”, destacó Fernández.

Uno de los casos relevantes que llevan actualmente, señaló el abogado, está relacionado con un establecimiento de vallas publicitarias que le adeuda $422 millones de energía a la empresa.


“Era cliente de Emcali y dejó de pagar hace dos años con el argumento de que está quebrado, pero una señora nos dice que le tiene una valla alquilada en $12 millones mensuales. Además de usufructuar la energía de Emcali nos damos cuenta que tampoco le pagan al propietario del terreno (donde instalan las vallas) por el uso de ese espacio”, contó Fernández.

El asesor jurídico de Empresas Municipales de Cali agregó que en los sectores donde se venden comidas rápidas han detectado proliferación de fraude, debido a la manipulación de medidores.

1300
millones de pesos ha recuperado Emcali de usuarios que cometen fraude.

Operativos semanales

Francisco Grueso, director de operaciones comerciales de Emcali, indicó que la empresa cuenta con un grupo élite antifraude, integrado por las áreas jurídica, operativa y de seguridad, que semanalmente hacen operativos dirigidos a clientes que sean representativos, para detectar situaciones irregulares.

“En energía encontramos más de 200 casos mensuales por fraude, y en acueducto son entre 150 y 200. Es más común la conexión irregular de energía porque es más fácil, mientras que en acueducto tienen que hacer excavaciones”, explicó Grueso.

Además de ponerle freno al fraude, el trabajo de este grupo élite también tiene el propósito de recuperar la cartera, que hoy asciende a $240.000 millones.

El director Grueso anotó que al mes realizan alrededor de 10.000 suspensiones por el no pago de energía y otras 3000 por acueducto, y estas suspensiones se dan después de dos facturas vencidas (60 días). El funcionario destacó que muchos de estos usuarios cometen los fraudes al reconectarse de manera ilegal, como en el caso de la primera condena que se dio en la ciudad.

“Cuando encontramos una irregularidad invitamos al usuario a llegar a un acuerdo de pago, en la mayoría de casos los usuarios se acogen a un plan con Emcali, entonces se evita llegar a la denuncia”, añadió Grueso.

Pérdidas millonarias

El componente de energía de Emcali reporta pérdidas anuales cercanas a los $86.000 millones, de los cuales el 11 % corresponden a las pérdidas comerciales, en las que se incluye el fraude.

Con respecto a acueducto, Lucierne Obonaga, directora operativa de la gerencia de este componente, señaló que se produden 20 millones de metros cúbicos de agua y facturan entre 10 y 11. “Perdemos 9 millones y de esos 9 millones, 5 millones son de pérdidas técnicas, 4 millones pueden ser las pérdidas comerciales, el metro cúbico de la pérdida comercial es a $1900 ($7600 millones en promedio)”, indicó Obonaga.

Los fraudes que más han detectado en acueducto se relacionan con grandes construcciones. “Los maestros manipulan mucho los medidores y lo otro es que la gente empieza a construir sin pedir el permiso, entonces usan el agua irregularmente y cuando terminan de construir es que vienen y compran el servicio”, precisó la ingeniera.

Para José Grimaldo, presidente de la Asociación Municipal de Vocales de Control de Servicios Públicos, los operativos contra el fraude se deben fortalecer y señaló que en varias ocasiones se dan por “inoperancia de la empresa”.


“Muchos usuarios solicitan a la empresa instalar medidores, pero por negligencia Emcali no les instalan los equipos de medición, como está establecido en la ley, entonces la gente sigue en la ilegalidad”, manifestó Grimaldo, y sobre las denuncias penales afirmó que “eso está establecido en la ley y se tiene que dar cumplimiento, lo que pasa es que falta mano dura en las empresas”.

16
meses es la pena mínima de prisión por defraudación de fluidos.

Buscan reparación

El abogado Pedro Fernández explicó que una persona puede incurrir en el delito de defraudación de fluidos cuando mediante cualquier mecanismo clandestino o alterando los sistemas de control o aparatos contadores, se apropie de energía eléctrica, agua, gas natural, o señal de telecomunicaciones (Artículo 256, Código Penal).

Con respecto al caso de la primera condena, el jurídico manifestó que iniciarán un incidente de reparación integral, figura mediante la cual se buscará que el acusado devuelva el dinero dejado de facturar por la ilicitud, que asciende a $300 millones. “Se debe entablar un proceso en los 30 días siguientes, ante el juzgado que emitió el fallo”, precisó.

72
meses de prisión es la pena máxima por este delito.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad