Cañaveralejo: un río que ya parece un caño de Cali por la contaminación

Cañaveralejo: un río que ya parece un caño de Cali por la contaminación

Septiembre 24, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Cañaveralejo: un río que ya parece un caño de Cali por la contaminación

Esta es la desembocadura del río Cañaveralejo en el Canal CVC Sur. El afluente (cuyas aguas son de color cáfe) se mezclan con las aguas negras que transporta el canal. Allí sólo se ven basuras y se siente olor a fetidez.

Este afluente de Cali, recibe basuras como botellas y bolsas de todo tipo de mecato, el Río recibe los residuos líquidos de 895 familias de La Sirena.

Llamar al río Cañaveralejo ‘Caño-veralejo’, como dicen algunos vecinos de este afluente, no es una exageración si se camina por la ribera de su cauce desde el sector de La Sirena (en la zona de ladera de Cali) hasta su final en el Canal CVC Sur, a la altura de la Autopista Simón Bolívar con Carrera 50.José Noé García, presidente de la Junta Administradora del Acueducto de La Sirena, explica que las descargas de las aguas residuales de las casas del sector caen directamente al río. “Desde ahí empieza el olor a caño”, dice este líder.También recibe basuras, como los demás afluentes que se encuentran con zonas densamente pobladas. Allí van a parar botellas y bolsas de todo tipo de mecato.El Cañaveralejo, según explica José Noé, recibe los residuos líquidos de 895 familias de La Sirena, cuyos pobladores más antiguos llegaron hace 20 años. Este desecho generado por las actividades cotidianas se mezcla con el agua transparente que baja de más arriba de la montaña. El buen aspecto del Cañaveralejo está a solo un kilómetro de La Sirena, en el sector de El Edén, donde hay vegetación exuberante y el agua fresca corre por entre las piedras, donde no hay rastros de contaminación.Pero no sólo la gente residente en La Sirena contamina el río. Por la Urbanización Venezuela también se ven caños que conectan con él e incluso en la zona urbana las descargas del sistema de aguas lluvias también tienen mal olor.José Cerón, director de Aguas Residuales de Emcali, explica que, en el caso de La Sirena, el alcantarillado conectará al colector Venezuela para que las descargas dejen de caer directamente al río. La obra, según el funcionario, cuesta $2.500 millones, de los cuales Emcali invertirá $1.100 millones. “Esperamos tenerlas listas en diciembre”, dice Cerón. Para el ambientalista Armando Palau, el problema de contaminación del afluente obedece a los problemas de planificación del territorio. “Ordenar la ciudad es clave, porque de esta forma se pueden determinar las obras prioritarias en servicios públicos”, destaca.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad