Campañas contra la pólvora en Cali 'perdieron el año'

Campañas contra la pólvora en Cali 'perdieron el año'

Diciembre 19, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Campañas contra la pólvora en Cali 'perdieron el año'

La Policía Metropolitana de Cali viene adelantando diferentes campañas de Cali para concientizar a los caleños para que se abstenga de utilizar pólvora en estas fiestas decembrinas.

Hasta ayer, el Centro Regulador de Urgencias y Emergencias, Crue, del Valle del Cauca, informó que el número de afectados por pólvora en la ciudad iba en 16.

Acabar con  la costumbre de que la gente use pólvora en sus celebraciones parece  imposible, eso dice el usuario de El País Roger Guzmán García, quien asegura que esta práctica es parte de la cultura colombiana y  da placer a quien lo hace. “Es algo parecido a lo que ocurre con las drogas”, manifiesta. Aunque la  meta de las autoridades es  lograr una Navidad  con cero quemados con pólvora, el objetivo no se cumplió  este 2016 y  el panorama no es alentador. Así lo muestran las cifras. Hasta ayer, el  Centro Regulador de Urgencias y Emergencias, Crue, del Valle del Cauca, informó que  el número de afectados  por pólvora en la ciudad  iba en 16, es decir casi una persona por día. Ocho de ellos menores de edad. La  lucha es difícil pese a las campaña de prevención, además de las multas de $6,8 millones establecidas por las autoridades en Cali  para quienes compren y vendan pólvora y elementos pirotécnicos. De acuerdo con la cifra entregada por la Policía Metropolitana, hasta el momento en Cali y sus alrededores se han incautado 261.482 kilogramos de pólvora. Entre los sectores donde más se han realizado decomisos se encuentran Los Alcázares,  Santa Elena, El Calvario, Meléndez y Villa del Mar (Terrón Colorado), donde el 3 de diciembre se incautó el cargamento más grande:  50 kilos.     En un foro publicado en la página de Facebook de El País, le preguntamos a los usuarios qué se debía hacer para que los caleños no manipulen pólvora y dejen su uso en  los expertos.  De acuerdo con Claudia Ximena Morales, “una de las estrategias es que la Alcaldía y las empresas privadas programen eventos públicos con shows pirotécnicos. De esta manera, se le sigue comprando a los productores y la gente disfruta del espectáculo”. De otro lado, Julieth Schloss Wachsen asegura que el tema es de motivación. Para ella, las autoridades deben ir a los sectores populares, que es donde más se quema pólvora, para crear conciencia del peligro y premiar a la gente que no lo hace.   Rodrigo Zamorano, secretario de Gestión del Riesgo de Cali, dice  que aunque la pólvora no es ilegal, sí es necesario entender que  su manipulación debe estar en manos expertas.  “La pólvora no es predecible y es muy  inestable. Quien la tiene y  la usa sin estar capacitado es irresponsable porque no solo se pone en peligro, sino que lo hace con  las demás personas a su alrededor”, dice Zamorano.  "Cuando una persona contrata un show de juegos pirotécnicos, uno de los aspectos  por los que está pagando es por la seguridad del espectáculo. Quienes los realizan incluso deben recibir capacitaciones por parte de los bomberos. En el mercado hay shows desde $750.000”, asegura Jhonatan Martínez, gerente de Pops Recreación, empresa que ofrece el servicio.      El usuario de Facebook Alberto Sierra asegura que desde los seis años ha quemado pólvora y que nunca le ha pasado nada. Cuando niño dice que  siempre estuvo supervisado por su papá. Alberto afirma que la prohibición no es la salida, porque “están incentivando la venta de pólvora artesanal sin ningún control de calidad y más peligrosa, véndanla  como en Estados Unidos,  blanca de luces, no la que se comercializa en cada esquina de Cali: gris y sin control. Prohibir la pólvora no disminuye los quemados”. Zamorano advierte que precisamente cuando la gente se confía es más fácil que se presenten incidentes. “Ningún artefacto que contenga pólvora es inofensivo. Por ejemplo, las varitas de chispitas que le dan a los niños pueden concentrar hasta 200 grados de temperatura, lo que resulta terrible si hay contacto con un tejido blando como un dedo o un ojo”. Con respecto a los casos de incidentes con pólvora que  se han presentado este diciembre en Cali, el secretario de Salud, Alexander Durán, dice que aunque el ideal es cero  afectados, la mayoría  son casos ambulatorios.   “El único caso de consideración fue  el de un muchacho de 16 años del Distrito de Aguablanca al que se le estalla un tubo lleno con pólvora en la mano y cuando fue valorado en el HUV  fue necesario amputarle la falange de un dedo, lo que realmente resultó lamentable”. De acuerdo con el sargento del Cuerpo de Bomberos de Cali John Fitzgerald Rodas, es importante que la gente no compre pólvora y mantenga alejados a los niños de cualquier tipo de artefacto. Hasta el momento  los bomberos solo han atendido una emergencia con pólvora, un caso de una explosión pequeña en un puesto ambulante, sin consecuencias graves.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad