Camina junto a Delirio para celebrar el día del Padre

Junio 17, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Camina junto a Delirio para celebrar el día del Padre

La Carpa Delirio sigue festejando sus 10 años con Melao, dulce contrapunteo. Descubre aquí tres historias de protagonistas de Delirio que hoy agradecen a la vida por tener unos guías para caminar juntos.

Van al mismo ritmo. Caminando juntos. Sintiendo el amor por el baile, la música y el arte. Aquí la diferencia de edad no importa, lo que realmente trasciende es que ambos deliran de emoción compartiendo el mismo gusto, el mismo escenario.

Así podría resumirse la sensación de Kelly Perdomo, una de las maquilladoras de Delirio, cuando se le pregunta qué significa para ella caminar junto a su papá Jhon Jairo en este mundo lleno de aplausos, luces, baile, música, arte y color.

“Mi papá me ha enseñado todo lo que soy. Lo he visto trabajar desde que tengo seis o siete años, pues iba con él a todos los eventos. Desde que regresé de España como hace cinco años empezamos a trabajar juntos en  la Casa Naranja, el lugar de sus sueños y el que me ha enseñado a maquillar y a ser la profesional que hoy soy”, expresó Kelly.

La Casa Naranja nació hace 20 años de un sueño que Jhon Jairo logró materializar. Desde entonces ha luchado porque siga adelante con pasos firmes. Además desde ahí se ha cumplido una labor muy bella en la que ahora Kelly hace parte.

“Caminar junto con Kelly en lo familiar, en lo laboral, en la vida  en general lo resumo como la felicidad feliz. Es ese amor correspondido en el que tú quieres a alguien y recibes lo mismo o hasta más”, dijo Jhon.

Y es que este padre e hija, que se ocupan de maquillar todo el show de Delirio, son una copia. Y no solo físicamente como nos contó Kelly, sino también en su forma de ser, en la alegría que irradian, en la buena energía que transmiten, en el temple y la nobleza que los caracteriza. Mientras ella lo describe a él como un ser completamente maravilloso, Jhon asegura que ella es una estrella con todo el poder de brillar y transmitir energía pura.

Algo similar ocurre con María Camila y  su abuelo Luis Carlos Caicedo, ella bailarina de Delirio y él director de la escuela de baile Nueva Dimensión que hace parte de este colectivo. “Tenerlo al lado ha sido una experiencia muy chévere, porque recibo de él mucho apoyo. Creo que somos muy pocos los privilegiados de poder trabajar con el abuelo”.

Y en ese caminar juntos, Luis Carlos trae el recuerdo de cuando su nieta empezó este camino. Dice él que a los tres años de edad, María Camila ya mostraba su talento para el baile, por eso a pesar de no contar con el permiso del papá se la llevaba a escondidas a los ensayos del grupo ‘Biberones de la salsa’.

“Ella ha sido una niña muy de casa y un orgullo para mí. Ha sido gratificante poder acompañarla en todo su proceso, en los logros, en las caídas, en todo. Soy muy afortunado”, aseguró Luis Carlos.

Ahora tanto nieta como abuelo comparten los ensayos en Delirio, vibran, se emocionan y sonríen juntos con cada presentación.

Pero no solo ellos son protagonistas de esas historias llenas de amor y alegría. Cecilia Montezuma expresó que su papá Alirio, director de la escuela de baile Constelación Latina en la que ella es también fundadora y profesora,  fue quien la encarriló por el camino de la música  y el baile.

“A mí me nació el amor por el baile por él. Cuando estaba pequeña él me contaba cómo en las fiestas era el centro de atención con sus shows. Me crió con ese amor hacia el arte. Me inyectó  el amor por la música. Aunque mi mamá ha sido muy rumbera, fue por mi papá por quien me decidí y me guíe por esta profesión”, agregó Cecilia.

Cecilia y Alirio hacen parte del colectivo de Delirio desde el 2006, cuando Constelación Latina ocupó el segundo lugar en el podio del primer Festival Mundial de Salsa y la Fundación daba sus primeros pasos para ser el gran show y espectáculo que es hoy.

Por eso, como lo resume esta bailarina llena de experiencia y pasión, caminar junto a su papá “es una experiencia muy bonita. Además porque si hay algo que tiene mi papá es perseverancia. No se da por vencido en nada y precisamente la tenacidad es una de las características que yo tengo de él”.

Seis voces que reflejan el amor, el esfuerzo y la dedicación que cada integrante de Delirio aporta para que puestas en escenas como Melao, dulce contrapunteo  sean un éxito rotundo. Tres historias que contagian esa alegría con que se hace este show.

Hoy ellos te invitan a que sigas celebrando su décimo aniversario con un contrapunteo delirante entre Cuba y Cali.  Una obra llena de emoción y encanto que cuenta paso a paso la historia de este gran espectáculo que nació y se quedó en el corazón de la sucursal del cielo.  Y te invitan a que compartas con ellos el Día del Padre,  aprovechando el descuento que te ofrece el periódico El País al presentar  la tarjeta Club Selecta.

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad