Cambiando pelo por felicidad, un proyecto que beneficia a mujeres con cáncer

Agosto 06, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Cambiando pelo por felicidad, un proyecto que beneficia a mujeres con cáncer

Solidaridad. Las pelucas son fabricadas por pacientes con cáncer que se han recuperado o por sus familiares. Funcancer lidera este proyecto en la región.

Con 80 coletas donadas por mujeres de Pereira se elaborarán 40 pelucas para pacientes con cáncer del Eje Cafetero.

Un grupo de mujeres de Pereira, compañeras de trabajo, tomó la iniciativa de cortar y donar su cabello para brindarles a pacientes con cáncer de bajos recursos la posibilidad de volver a tener pelo natural. Se trata de empleadas de un laboratorio multinacional, quienes se integraron a la campaña ‘Cambia tu pelo por felicidad’, que lidera Funcancer en Cali.

La idea nació de una enfermera y una de las médicos que trabajan en la unidad oncológica del laboratorio. El drama de las pacientes con cáncer pasa a diario ante sus ojos y vieron cómo muchas de estas mujeres no tienen el dinero necesario para comprar una de estas pelucas. Fue así como convencieron a diez compañeras de trabajo más y estás, a su vez, contactaron a otras trabajadoras del sector farmacéutico, logrando 80 coletas de cabello.

También pidieron apoyo a compañías de este sector para poder financiar la elaboración de las pelucas. Para hacer realidad su propuesta, acudieron a las tejedoras de Funcancer. Este martes, dos representantes de este grupo solidario vinieron a Cali a traer las coletas y contar su historia. Inicialmente se espera tener listas diez pelucas, las cuales serán llevadas a pacientes del Eje Cafetero. En total, con esta donación podrán elaborarse 40 de estos elementos (para cada peluca se necesitan al menos dos coletas de pelo, lo que equivale a cuatro metros).

Haciendo solo una de estas cabelleras postizas una tejedora invierte una semana de trabajo. Paralelo a esta donación, ayer se realizó la entrega de pelucas nuevas a tres mujeres, quienes reciben estos objetos de manera gratuita. Amparo, Lucerito y Mercedes quedaron felices con su renovada apariencia.

Esta última luchadora batalla contra el cáncer de mama desde hace dos años y medio. “Antes había tenido otra peluca, pero no me gustaba, me sentía incómoda. En cambio esta se parece el pelo mío, el largo de mi cabello es el mismo, volví a nacer. La depresión mía fue muy tremenda porque en la segunda semana de quimioterapia se me cayó todo el pelo. El apoyo de la fundación para mí ha sido muy grande e importante”, dijo.

Karen Ordoñez, la maestra del tejido de las pelucas, también quedó satisfecha con la jornada de ayer. Entre más donantes lleguen más tareas tendrá, enseñando a pacientes recuperadas y a familiares a elaborar estos objetos, que devuelven un poco de comodidad a quienes enfrentan esta lucha. “Yo no tengo cáncer y hago lo que hago por amor, sin necesidad de recibir nada a cambio, solo una sonrisa verdadera”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad