Caleños no cumplen con las normas de convivencia

Caleños no cumplen con las normas de convivencia

Noviembre 01, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País
Caleños no cumplen con las normas de convivencia

Las normas municipales dictadas para aconductar a los caleños, parecen haberse convertido en objeto de burla para muchos. Las ignoran a propósito, aunque algunos realmente no las conocen. La prohibición de tomar licor en sitios públicos, parquear o vender mascotas en ellos es violada por los ciudadanos.

Las normas municipales dictadas para aconductar a los caleños, parecen haberse convertido en objeto de burla para muchos. Las ignoran a propósito, aunque algunos realmente no las conocen.A pesar de los operativos que con frecuencia realizan las autoridades en toda la ciudad para velar por la seguridad o la salud de los caleños, muchas son las personas que se pasan por alto las normas, las cuales, de ser cumplidas, volverían a hacer de Cali una ciudad cívica y amable.Una de ellas es la que prohibe la venta y consumo de licor en sitios públicos como los parques, calles, vías y andenes de la ciudad (Decreto 0352 de junio 26 del 2007), la cual se ha convertido en la norma que más violan en la ciudad, según la Secretaría de Gobierno.El Parque del Perro y la Loma de la Cruz son los dos lugares predilectos para los infractores de esta ley.Fumar en recintos cerrados como las discotecas o no sobrepasar la hora zonahoria son normas que se cumplen a medias, especialmente la última. Y respetar los niveles de ruido en zonas residenciales y comerciales es algo que también se viola a menudo por la gente. Los castigos a quienes incumplan las normas consisten en multas que pueden llegar hasta de $930.000 ó hacer labores sociales. Sin embargo, ni los operativos, ni las multas, ni las jornadas pedagógicas han servido para que en Cali estas normas pasen del papel a la práctica.En la calle se siguen “rumbeando” la LeyA pesar de que el Decreto 0352 de junio de 2007 prohibe el consumo de licor en sitios públicos, la Secretaría de Gobierno reporta en cada uno de sus operativos entre 20 y 50 infractores, cifra que aumenta los fines de semana con puente incluido.Según Fortunato García, subsecretario de Policía y Justicia la entidad, dijo que semanalmente realiza controles en lugares como el Parque del Perro, La Loma de la Cruz, El Peñón, El Ingenio y San Antonio donde hay mayor concentración de infractores.El 90% de quienes incumplen esta norma corresponde a jóvenes universitarios. “El 93% de estos muchachos no tienen cómo pagar la multa que equivale a $930.000; entonces lo que hacemos es darle la oportunidad de que presten una labor social a la comunidad”.Con cursos pedagógicos y actividades sociales la Secretaría de Gobierno y la Policía busca crear conciencia en los caleños para que cumplan la norma y contribuyan con la seguridad.Venta de mascotas en espacio públicoEl Decreto 2257 de 1986 que regula la venta de mascotas sigue vigente, pero en Cali poco se cumple. El andén de la Avenida 6A Bis con Calle 35, así como la bahía al frente del centro comercial Chipichape y junto a Unicentro se han convertido en sitios para la comercialización.La Secretaría de Salud, en una labor conjunta con el Grupo de Zoonosis, la Policía Ambiental y el Dagma han hecho en lo que va corrido del año diez controles, los cuales sólo han dejado tres procedimientos abiertos a personas que venden mascotas sin siquiera estar vacunadas.La Policía Ambiental impone multas de $28.900, una cifra que, según Rodrigo Cardona, veterinario del Centro de Zoonosis, “no ayuda mucho para reducir la ilegalidad de la venta de mascotas”. De igual manera, este año en el barrio Santa Elena tres establecimientos fueron cerrados temporalmente porque no cumplían con los permisos sanitarios para la venta de mascotas.Un ‘toque de queda’ que se cumple pocoNingún menor de edad puede estar en las calles después de las 11:00 p.m. y hasta las 5:00 a.m., según la norma. Sin embargo, el incumplimiento del ‘toque de queda’ sigue causando dolores de cabeza a las autoridades.Alba Nhora Casanova, de la Unidad de Adolescencia, reveló que en un solo operativo pueden sorprenderse a 30 jóvenes incumpliendo la norma.“Los fines de semana la cifra suele aumentarse a 60 ó 70 niños. La irresponsabilidad de los padres también cumple un papel importante, a veces ni siquiera los recogen y tienen que pasar la noche en la comisaria”, explicó Casanova. Eso ocurre mucho enl a inspección de Siloé.La sanción consiste en un curso pedagógico que deben tomar en la Defensoría acompañados de los padres, pues para la autoridad “ la calle es peligrosa para ellos”. Sin embargo, en algunos casos la infracción se debe a que son niños en condición de abandono. En ese caso, la Policía losa llevarlos a un hogar de paso.Las pistas de taxis se toman la ciudadA pesar de las bahías legales de parqueo que autorizó la Secretaría de Tránsito en lac iudad, aún se ven las largas filas de los vehículos amarillos en arterias como la Avenida Sexta, las calles 5, 9 y 25, la Avenida Pasoancho, Sameco y la Terminal de Transportes.A corte de septiembre pasado, la Secretaría de Tránsito impuso 6.490 comparendos a taxis e inmovilizó 1.500 vehículos por parqueo indebido.En el último operativo realizado la semana pasada se hicieron 60 comparendos. La multa es de $257.500, que corresponden a quince salarios mínimos legales diarios vigentes.“En cuanto al Terminal de Transportes, tenemos un plan que es poner a los taxistas por el antiguo ferrocarril, pero eso implicaría ubicar cuatro guardas más de los que ya están operando en esta zona. Estamos estudiando la propuesta”, explicó Duvier Ospina, de la Secretaría de Tránsito. Pero la interminable fila de taxis está allí. Hoy en Cali existen unas cien pistas ilegales para el parqueo de taxis.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad