Caleños le piden al nuevo Alcalde soluciones a la inseguridad y a la movilidad

Enero 02, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Caleños le piden al nuevo Alcalde soluciones a la inseguridad y a la movilidad

Movilidad. Mejorar la frecuencia de rutas del Sistema de Transporte Masivo, MÍO, es uno de los problemas que los caleños esperan que el nuevo alcalde de Cali solucione. Trancones y reparación de vías, otra prioridad.

La ciudadanía tiene la esperanza de que el nuevo mandatario de la capital del Valle pueda resolver una serie de problemas sociales y urbanos que afectan el desarrollo de la ciudad.

Los caleños expresaron sus esperanzas porque el alcalde Rodrigo Guerrero resuelva una serie de problemas sociales y urbanos que siguen pendientes y que afectan hoy el normal desarrollo de la ciudad y a sus gentes.El País les preguntó a líderes sociales, gremiales, académicos, políticos y a ciudadanos de a pie sobre lo que esperan de su nuevo Alcalde para la ciudad en los próximos cuatro años.La mayoría coincidió en que Guerrero debe centrar sus esfuerzos en resolver problemas como la inseguridad, los líos de movilidad en las vías, los problemas de inundaciones y deslizamientos que generan el invierno, el alto desempleo y el limitado servicio de transporte que presta el MÍO, entre otros asuntos.La inseguridad figura en el primer lugar de las prioridades. Olga Romero, una habitante de El Refugio que fue víctima de robo en su vivienda, asegura que el alcalde debe poner énfasis en proteger a los ciudadanos y combatir a los delincuentes que abundan en las calles.“Nadie anda tranquilo ni en el carro, porque en cualquier semáforo lo pueden atracar y la Policía no aparece”, dijo Ernesto Acosta, un empleado que habita en El Caney.En ese sentido, el politólogo Alberto Ramos Garbiras, precisó que la gente espera que el Alcalde “disminuya la ola de inseguridad y que diseñe una política pública anticriminal, porque no la ha habido en los últimos cuatro años, para combatir la inseguridad”.Anotó que “la desmovilización de pandillas no se dio, contra el crimen organizado no hubo una política seria, ni contra el atraco y los asaltos que golpean a la gente; y tampoco una política de defensa de los derechos humanos. No es posible que Cali siga siendo la sexta ciudad más violenta de América Latina”, observó Ramos.El presidente de la Andi, Rodrigo Velasco, dijo que Cali requiere la seguridad para que llegue la inversión, “porque nadie invierte en una ciudad insegura”.Velasco resaltó que ese factor es clave para que la ciudad pueda reducir su alto índice de desempleo que no la deja progresar, un problema que Jorge Iván Vélez, presidente del Sindicato de Emcali señala como fundamental en la agenda del gobierno.Vélez insistió en que “la ciudad requiere más seguridad para tener empleo y mejorar las condiciones generales de sus habitantes, y ese debe ser un propósito del Alcalde”.Para el dirigente sindical, otra esperanza es que Rodrigo Guerrero logre que el Gobierno Nacional le devuelva a la ciudad sus empresas de servicios públicos intervenidas hace once años.“Esperamos que el gobierno haya aprendido de las administraciones anteriores y mejore los conceptos sobre Emcali, fortalezca su negocio de telecomunicaciones y logre la devolución de la empresa para que ésta le retribuya a la ciudad en su desarrollo”, anotó Vélez.La prevención de desastres generados por el invierno como las inundaciones y deslizamientos en la ladera es otra esperanza que tiene el ingeniero Hugo Salazar, líder comunitario de Ciudad Jardín.El Alcalde debe evitar que se sigan urbanizando las zonas verdes que absorben aguas y actúan como amortiguadores contra inundaciones y más bien debe hacer grandes humedales para que sirvan de reservorio y se conviertan en zona lúdica y recreativa a la vez para los ciudadanos.En ese mismo sentido, Alberto Ramos señaló la necesidad de que la Administración recupere los seis ríos que discurren por Cali, además del Cauca, y que están convertidos en caños, a fin que la gente pueda gozar en su recorrido de su paisaje, como ocurre con el río Cali.Otra cosa que quiere la gente es que el gobierno la escuche. Jonny Rangel, presidente de la Asociación de Taxistas de Cali, dijo que ellos tienen mucho que aportarle al gobierno si se crean mesas de trabajo para hablar de temas como la movilidad y la seguridad de la ciudad.“No pedimos puestos ni comisiones, sólo mesas de trabajo para aportar en tema de movilidad porque está caótica, no hay frecuencias cuadradas en la semaforizacion, hay vías cambiadas en su sentido que no dan resultados óptimos y nosotros podemos sugerir soluciones”, dijo Rangel.Hugo Salazar también coincidió en la necesidad de que el nuevo Alcalde “le dé real participación a la ciudadanía, que no la hubo en el gobierno que terminó, porque la planeación de la ciudad se hace desde la base, no inventando en los escritorios con gente que a veces no conoce el territorio ni tiene la sensibilidad de la comunidad”.Ramos reclamó, también, una política de bienestar social que atienda sectores marginales, minoritarios excluidos como ancianos indigentes, desplazados, niños habitantes de la calle, aunque reconoció que el gobierno pasado logró avanzar en eso, “pero hay que consolidarla”.Finalmente, el estudiante Sebastián García señaló que el alcalde Guerrero debe hacer un esfuerzo por mejorar el servicio del MÍO, porque no hay buses suficientes ni estabilidad en las rutas alimentadoras, además las frecuencias de paso de rutas troncales como la T31 que es la más usada, no es buena.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad