Caleño habla sobre invento que le proveerá agua a los habitantes de la Guajira

Mayo 30, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.
Caleño habla sobre invento que le proveerá agua a los habitantes de la Guajira

Desde el año 2008 el caleño Juan Carlos Borrero, viene trabajando en los aerodesalinizadores. Al fondo de la fotografía, de color azul, se puede ver uno de ellos.

Se trata de Juan Carlos Borrero, un caleño que se ha especializado en tratamientos de agua y en energías renovables. Es reconocido como una autoridad mundial en cambio climático.

En su  edición de mayo, la revista Discovery Magazine destacó el trabajo del científico caleño Juan Carlos Borrero, un proyecto que busca proveer de agua a los habitantes de las rancherías alejadas en el departamento de la Guajira. 

Según la publicación científica, el aerodesalinizador, ideado por el ingeniero Juan Carlos Borrero, es un invento que se conecta con un molino de viento a un pozo estándar. “La energía eólica proporciona la presión necesaria para aspirar agua salada del pozo  y  través de una serie de filtros y membranas atadas con iones de cobre y plata  mata  los agentes patógenos”, dice  un aparte de la publicación.

Es decir, el invento permite extraer  y purificar agua para ser consumida por las comunidades que habitan las zonas apartadas  de la Guajira y que han padecido de la ausencia del vital líquido.

Borrero explicó que esta es una iniciativa que se comenzó a gestar en el año 2008, para dicha época se encontraba realizando el ajuste de una serie de aéreo generadores de energía que se encuentran en la Guajira. 

“Realizando estos trabajos me encontré a una indígena Wayuú que llevaba a  un niño en estado de deshidratación, por supuesto los monté en la camioneta y los llevé hasta Riohacha.  Lamentablemente el menor falleció, eso me impactó demasiado”, narró.

Después de ello, Borrero tomó la decisión de buscar la soluciones para que más niños en la Guajira no tuvieran que padecer  por esta situación. Así que dejó de lado todos sus proyectos personales y profesionales y se embarcó en el reto científico  de buscar la manera de suministrar agua de calidad a esta población, sobre todo a las rancherías que se encuentran en zonas más alejadas.   

En su primera exploración notó que habían muchos pozos que extraían el agua con ayuda de molinos de viento, pero la  calidad del líquido era pésima. 

“Cerca de 3000  molinos fueron instalados a mediados de los años 50  durante el gobierno del general Rojas Pinilla, servían para extraer agua pero contaminada y muy salada así que  aproveché esta oportunidad e infraestructura. El agua estaba, pero teníamos que hacerla apta para el consumo humano. Allí estaba el reto ”, comentó. 

A estos vetustos parapetos le incorporó la tecnología de los egipcios y los nativos de Mesoamérica para purificar el vital liquido. Sin embargo, pese a la calidad del agua, aún era salada y para ello creó unos filtros especiales. “Era tecnología que ya había sido empleada por otras civilizaciones  ancestrales y que había tenido éxito, la retomamos y la aplicamos en la Guajira. Ya con  los diseños hechos  ubicamos el aerodesalinizador en una ranchería muy alejada,    la idea es que los nativos que la utilizarán no  tuvieran  acceso a repuestos para ver su efectividad. En el proceso no se utilizó ningún elemento de energía eléctrica, todo se desarrolló con  energía eólica y mecánica teniendo en cuenta las condiciones del terreno. La sorpresa fue muy grata, nuestra propuesta operó súper bien ”, dice.

[[nid:540764;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2016/05/tierraa9mayo25-16n1photo04.jpg;left;{Aquí el facsímil y una reseña del trabajo de Borrero en la publicación Discovery Magazine.}]]

Tal fue el éxito de dicha invención que el proceso fue acompañado por la Unicef, que certificó al aerodesalinizador, gracias a su  impacto positivo en la salud de los niños de esta zona del país.

“Ellos acompañaron el proceso desde el inicio certificando y validando el impacto en la comunidad”, comenta Borrero. 

Pero esta solución no solo es una sueño, ya es una realidad. Actualmente hay 45 de estos aerodesalinizadores instalados en la Guajira y  se esperan llegar a 80 para beneficiar a 1080 rancherías. Los costos son asumidos por el Gobierno Nacional.

“En relación con la publicación de Discovery, veía gente rara en la zona pero yo era muy prevenido. Ellos compilaron información  durante  dos años. En la publicación destacan que es un invento muy aplicable para estos tiempos de cambio climático. Ellos realizaron un informe desde la misma zona donde se percataron de la situación. Hicieron un trabajo muy juicioso”,  comentó Borrero.

Actualmente el invento se encuentra en proceso de patentes internacionales. Asimismo,  cuenta con certificaciones internacionales. 

“La gente de Discovery me contacta y me envía una carta donde me dicen que quieren publicar mi iniciativa. Yo obviamente les dije: “por supuesto, yo le quiero mostrar al mundo esta solución. Y siento que es un logro más de Cali y la región, que mío”, comentó este científico caleño que ya trabaja en otro invento, un brazalete de protección para los mineros.

Trabajo con la comunidad  Para realizar  este proyecto   Borrero llegó hasta la ranchería Uletsamaná, muy lejos de Manaure, allí  apoyado con los traductores, les contó a los wayuú la historia del niño que murió por la falta de agua. Les mostró el proyecto y accedieron.La gran ventaja de este proyecto es que no necesita energía eléctrica ni químicos ni lavados de los filtros  y que se puede instalar en zonas tan remotas, como las rancherías wayuú en La Guajira.
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad