Cada vez son más los caleños que ya no quieren arreglar a la ‘brava’ líos de convivencia

Mayo 06, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Cada vez son más los caleños que ya no quieren arreglar a la ‘brava’ líos de convivencia

55% de los encuestados cree confiar en los demás.

La Encuesta de Cultura Ciudadana 2013, realizada por Visionarios por Colombia, muestra que, frente a la medición anterior, hecha en 2010, quienes han padecido un vecino ruidoso pasaron del 48 % al 54 % y quienes han presenciado riñas, del 19 % al 24 %.

Cada vez son más los caleños que dicen vivir situaciones conflictivas de convivencia, pero también son más los que intentan abordar estos hechos acudiendo al diálogo. Este es uno de los aspectos que revela la Encuesta de Cultura Ciudadana 2013. El sondeo fue realizado por la Corporación Visionarios por Colombia entre 1722 caleños, entre el 7 y 22 de diciembre del año pasado. La encuesta se realiza por tercera vez en la ciudad y ya había sido aplicada en el 2006 y el 2010. Frente a la medición anterior, se pasó del 48% al 54% en casos de conflicto por un vecino ruidoso y del 19% al 24% cuando se le pregunta a la gente si ha presenciado riñas. Pero si bien los problemas de convivencia aumentaron, también parecen ser más quienes buscan arreglar esas diferencias a través del diálogo. Así, quienes ante una situación de conflicto eligen “hacer un llamado para que se corrija la situación” pasaron del 21 % al 27%. La respuesta de los caleños ante el exceso de ruido por parte de sus vecinos, los insultos de niños, las riñas entre borrachos y la discriminación por su apariencia es, en el 47 % de los casos, no hacer nada. Cifra que ha disminuido en consideración al 2010 y al 2006, cuando el 67 % y el 57 %, respectivamente, confesó lo mismo.Contrario a esto, el estudio refleja un aumento en la denuncia ciudadana. Mientras que en el 2006, el 9 % acudió a las autoridades y en 2010, el 8 % lo hizo; en el último año, el 18 % de los ciudadanos caleños se aproximó a los entes reguladores para denunciar.Respecto a la corrupción, cuando se les preguntó a los caleños qué harían si se enteran de que un conocido sobornó a un funcionario para obtener un beneficio contractual, el 37 % aseguró que informaría a las autoridades, mientras que en 2010 solo el 23 % lo hubiera hecho. Entre tanto, el 26 % dijo que no haría nada, por temor. Cifra que aumentó respecto al 2010, cuando el 18 % dijo que callaría si se enterara de una dádiva. En el sondeo también se reflejó la poca confianza en los funcionarios, pues el 89 % cree que los empleados públicos son corruptos. Un incremento del 3 % respecto al 2010. La confianza en los demás caleños creció, dado que en 2010 los encuestados creían que el 61 % eran corruptos. En la encuesta pasada, el 50 % creía lo mismo.En cuanto a movilidad, según lo marcado por la encuesta, el medio de transporte que más utilizan los caleños es el MÍO. El 28 % de las personas utilizó el Sistema de Transporte Masivo en 2013; mientras que en el 2010, solo el 11 % de la gente aseguró utilizar los buses del MÍO. “Transmilenio es utilizado por el 22% de los bogotanos y el Metro, por el 11 % de los residentes de Medellín. El resultado del MÍO es alto para el tiempo de implementación del sistema”, aseguró Henry Murrain, director de proyectos de Corpovisionarios. El uso de las motos va en ascenso. En 2006, el 7 % se movilizaba en motocicleta. La cifra subió al 12% en el 2010 y en la medición del año pasado llegó al 16 %. De igual forma, los motociclistas y sus parrilleros son quienes encabezan la lista de lesionados en accidentes de tránsito, con 23.116 casos. Les siguen los pasajeros, con 11.935 casos y los peatones, con 7625 lesionados en accidentes.Tolerancia y uso de la violencia Uno de los resultados más curiosos que arrojó el sondeo es que los caleños prefieren tener como vecino a un narcotraficante que a un consumidor de drogas. “Esto demuestra que Cali, a pesar de haber sufrido el impacto del narcotráfico, es más tolerante con los narcos”, señaló Henry Murrain. Por otra parte, el 42 % de los caleños justifica usar la violencia para defenderse, el 36 % para ayudarle a su familia y el 25 % para defender sus propiedades o bienes. En 2010, el 6 % de los caleños estaba de acuerdo con que “cuando los policías atrapan a los delincuentes deberían matarlos”. Tres años después, la cifra descendió a la mitad. El 30 % de los encuestados está de acuerdo con que “cuando un grupo de ciudadanos atrapa a un ladrón que acaba de robar deberían darle una golpiza”, cifra que descendió 3 % respecto al 2010. Frente a la violencia intrafamiliar, las personas parecen ser menos indiferentes que en años pasados. En 2006 y 2010, el 59 % y el 64 %, respectivamente, dijeron que llamarían a una autoridad si veían al vecino golpear a su esposa. El año pasado, la cifra de posibles denunciantes subió al 80 %.Sobre seguridad La calificación que los caleños le dan a la ciudad en seguridad es de 2,5 sobre 5. El 48 % de los caleños cree que la ciudad es menos segura que en el 2012. El último sondeo (realizado en 2010) registró el que el 28 % creía que la seguridad estaba en deterioro.El porcentaje de personas que dicen estar a favor del uso de armas para protección, disminuyó. Pasó de 22 % en 2006 a 19 % en 2010 y a 16 % en 2013.El principal delito del que dicen haber sido víctimas los caleños es el atraco en la calle. El 19 % dice haber sido víctima directa y el 15 % lo fue indirectamente.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad