Botar basura, la mala costumbre que los caleños no corrigen

Septiembre 05, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Botar basura, la mala costumbre que los caleños no corrigen

Así amaneció el jueves pasado la estación de bombeo Paso del Comercio, luego de un aguacero, que arrastró 40 toneladas de basura hasta el lugar, de acuerdo con Emcali.

Cada vez que llueve en Cali tras una temporada de sequía, queda en evidencia la cantidad de desechos que son arrojados en los canales de aguas lluvias. Llamado de atención a la ciudadanía.

La imagen es contundente. Las  rejas de la estación de bombeo Paso del Comercio, una de las once a donde van a parar las aguas lluvias de toda la ciudad, llenas de residuos sólidos, evidencian que muchos habitantes siguen tratando a Cali como un basurero.   El  jueves de la semana pasada, como sucede cada vez que cae un aguacero sobre la ciudad  tras una temporada de sequía, las Empresas Municipales tuvieron que  adoptar un plan de contingencia. La razón: 40 toneladas de basura llegaron a las rejillas de las once estaciones y  las taponaron, incrementando el riesgo de inundación en varios sectores, principalmente en el oriente. “Es como cuando uno lava los platos    sin limpiar los residuos de comida que quedan en ellos. La  rejilla se tapa y el agua se empoza”, explica Efraín Torres,  jefe del Departamento de Aguas Residuales de Emcali. A través de nuestras redes sociales  fue viral la imagen del aspecto que tenía  la estación de bombeo, parecida a un basurero. Hasta el viernes había sido compartida por 348 usuarios,  tenía  548 reacciones y  66 comentarios. La mayoría criticando el comportamiento de los ciudadanos.  “No aprendemos, puro mugre. Tomemos de una vez conciencia del daño que nos hacemos. Luego estamos diciendo que la culpa es del Gobierno,  como si ellos nos mandaran a botar la basura en cualquier parte”, comenta Sandra Milena Meneses Cardona. Por su parte, Mayte Garce manifiesta que “esos que arrojan sus basuras son los primeros que salen a insultar y a quejarse porque les quitan el agua y también porque se inundan”. En lo que va corrido de este 2016, en Cali la Policía Ambiental ha generado 856 comparendos ambientales. De estos, 102 fueron impuestos porque no se utilizó los recipientes dispuestos para basuras y  otros 102 por arrojar basuras y escombros en espacio público en sitios no autorizados.  Precisamente hasta las estaciones de bombeo llegaron este jueves colchones, muebles, electrodomésticos y hasta animales muertos. Las situación más crítica se presentan en el canal del Oriente, que tiene una longitud de 14 kilómetros, desde  Ciudad Córdoba hasta Paso del Comercio.     Protocolo Las empresas de recolección de desechos en la ciudad ofrecen sin costo alguno a sus usuarios el  servicio de  recogida  de elementos ‘inservibles’ o de gran volumen. “Los usuarios nos llaman a la línea 110 y nos solicitan la recolección de estos elementos y  lo hacemos. Los vehículos no lo hacen dentro de los recorridos habituales porque nosotros debemos programarnos, de acuerdo con la capacidad de recolección que tenemos”, asegura Catherine Arteaga, vocera de Ciudad Limpia. Con este simple procedimiento, dice la funcionaria, se evita que estos elementos vayan a parar  a los canales de aguas lluvias o sean recogidos por personas inescrupulosas que quieran revenderlos, lo que se convierte en un problema de salud pública.  Arteaga también manifiesta que si un ciudadano ve  elementos como muebles, colchones o llantas tirados sobre la vía pública, también puede llamar a las empresas de recolección a reportar la situación. Ciudad Limpia, en coordinación con los líderes de los barrios, también organiza jornadas de recolección colectivas, con el fin de hacerle frente a esta práctica.   En el caso de los escombros el tratamiento es distinto, porque esto sí tiene un costo de $27.000 por metro cuadrado. Tampoco se recogen animales muertos, debido a que esta es una labor de la Secretaría de Salud, a  través de Zoonosis.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad