Barrio La Flora, en el norte de Cali, 'en jaque' por la inseguridad y el abandono

Marzo 25, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Margarita Rosa Silva | Reportera de El País
Barrio La Flora, en el norte de Cali, 'en jaque' por la inseguridad y el abandono

La Calle 54N entre 3N y 4N es una de las peores del barrio, al igual que la Avenida 4N y la Calle 52.

Atracos, consumo de droga, vías en pésimo estado y contaminación ambiental afectan a los residentes del barrio. Autoridades dicen que ejecutan planes ‘Bacheo’ y ‘Parques’.

La Flora, un barrio al norte de la ciudad que se dice fue llamado así por su riqueza en zonas verdes, quebradas y parques, se ha visto deteriorado por problemas como la inseguridad y el mal estado de las vías.Algunos de sus residentes manifiestan que no pueden llegar a sus casas a pie porque los atracan y que, si arriban en carro, sortear los huecos de las vías es una aventura igual de peligrosa. “Dejar la casa sola es otro riesgo, pues nunca se sabe si se van a encontrar las cosas dentro cuando uno regrese”, comentan muchos. En una consulta realizada a través de las redes sociales de El País, en la que participaron 50 personas, la gran mayoría señaló a la inseguridad como el mayor problema de la zona, seguido por el mal estado de las vías como el peor inconveniente. A su vez, las autoridades señalan la lucha contra el robo a residencias y el control a los consumidores de droga en los parques, como sus principales tareas en este sector. El País da un recorrido por los asuntos que más preocupan a los habitantes de este barrio.InseguridadUno de los ronderos de La Flora dice que la Policía abandonó el sector. “En mi barrio estrato 1 roban menos que acá, que es estrato 5”, cuenta el hombre. No es el único que piensa similar. Muchos residentes tiene una historia para narrar. Desde atracos con cuchillo, en moto, en carro, hasta hurtos en casas y apartamentos. Doña Ligia de Cortés comenta que hace una semana a su vecino de enfrente le sacaron los televisores y el computador, a las 6:00 p.m. “Uno no puede dejar la casa sola porque se le meten”, asevera. El mayor Carlos Andrés Correa, comandante de la Estación de Policía de La Flora, explica que a diario se hacen recorridos por el barrio, especialmente de 6:30 a.m. a 8:00 a.m., “que es la hora en que roban a la gente cuando sale a coger el MÍO”, y entre las 5:30 p.m. y 10:00 p.m. “Yo quisiera tener un policía en cada esquina, pero también tenemos que recorrer otras zonas. Hacemos nuestro mejor esfuerzo”, manifiesta. Hasta ahora se han capturado trece personas en flagrancia, se ha recuperado un vehículo robado, se han reportado 29 robos a personas y se han incautado 182 armas blancas, 35 más que el año pasado en el mismo periodo.Problemas con las víasNur Cure es residente del barrio La Flora y siente haber visto una involución del barrio. Ella y su esposo dicen que, mal contados, “cada 300 metros hay un hueco”. Afirma que desde que comenzaron las obras sobre la Avenida 3N para habilitar el paso del MÍO, el tráfico de ese importante corredor se recargó en las vías internas del barrio, como la Calle 52, la Avenida 4N y la Calle 47.Ahora las calles del sector, que fueron diseñadas para tráfico liviano, soportan a diario carros pesados, como buses y camiones. La Calle 54, entre 3N y 4N, es una de las peores.La Secretaría de Infraestructura es consciente de este problema, señala Ómar Cantillo, subsecretario de la dependencia. Explica que por muchos años no se ha hecho mantenimiento a las vías de La Flora, pero que ahora la Administración tiene como prioridad reparchar los tramos más críticos, como los de la 4N y la 52, “que de hecho ya comenzamos a intervenir”. Cantillo agrega que se siguen gestionando recursos y que ya hay mil millones de pesos disponibles para las vías de la ciudad, más otros mil millones de pesos que se están negociando con Metrocali para arreglar vías deterioradas por obras del MÍO.Problemas ambientalesPara el arquitecto y urbanista habitante del barrio La Flora, Gerardo Rivera, el caño que recorre la Calle 52 es el problema más grave que tiene el sector. “Siempre despide un olor fétido, especialmente a la altura de la Avenida 4N”, explica el urbanista. Para otros, como Carlos Hurtado, el dolor de cabeza lo produce un lote baldío en la Calle 59 con 3BN, junto a su casa, cuyo dueño no se encarga del mantenimiento. La maleza del terreno ha invadido incluso el andén y es un nido de zancudos y animales rastreros. “Antes nosotros pagábamos por el mantenimiento, pero ya nos cansamos de que el dueño no responda”, comenta Hurtado. A estos problemas, el presidente de la Junta de Acción Comunal, Henry Serrano, agrega el de la calidad de aire. Según él, La Flora recibe toda la carga contaminante de las industrias de Acopi. “No estamos en contra de la Industria, pero sí pedimos que el Dagma y demás autoridades ejerzan controles”, explica Serrano. Agrega que las quebradas de Bajo Menga y Quebrada Seca, que atraviesan el barrio, se han convertido en caños, pues reciben las aguas negras de los asentamientos de ladera en los alrededores.Consumo de drogas en parquesUn aspecto que tiene seriamente preocupados a los habitantes del barrio La Flora es el uso de los parques, ya que “a diario muchos jóvenes se sientan allí a consumir sustancias alucinógenas”. Así lo afirman los residentes y vigilantes de la zona. El País constató esta situación en varios parques y calles del sector, donde se ven grupos de personas que se sientan en las bancas o van caminando mientras fuman cigarrilos de marihuana, incluso a la luz del día. En lo que va del 2012, la Policía ha incautado en el sector 334 gramos de marihuana, en contraste con los 269 que se decomisaron el año pasado en el mismo periodo. Además, este año se han incautado tres gramos de cocaína y dos pastillas, mientras que en 2011 no se encontraron este tipo de alucinógenos. El basuco decomisado este año ha sido de 157 gramos, 62 gramos más que el año pasado. El Mayor Carlos Andrés Correa, comandante de La Flora, aseguró que se implementó un ‘Plan parques’ en varios barrios de la ciudad, para controlar esta situación y que, cuando se hallan menores consumiendo, se hace el proceso con Policía de Infancia para hablar con los padres.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad