Autoridades advierten sobre los riesgos de las operaciones estéticas de bajo costo

Autoridades advierten sobre los riesgos de las operaciones estéticas de bajo costo

Julio 11, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

En Cali se consiguen “combos” de lipo y glúteos hasta por $1,5 millones, cuando en un establecimiento autorizado estos procedimientos pueden costar hasta $10 millones o más. Tenga ciudado con las 'clínicas de garaje'.

[[nid:442774;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/07/interna_0.jpg;left;{$7 millones cuesta una liposucción con un cirujano certificado.Archivo Elpaís.com.co}]]Ver anuncios que prometen un abdomen perfecto en menos de tres horas “sin los riesgos ni complicaciones de un procedimiento convencional” y que “se realiza en una sala de pequeños procedimientos sin presencia de anestesiólogo”, por un $1.100.000 es cada vez más común en anuncios de centros de estética de la ciudad.

Y es que hay publicidad en internet que promociona el aumento de glúteos desde $400.000, levantamiento de párpados en $500.000, rinoplastias de $2 millones y mamoplastias en $3 millones. Otros ofrecen paquetes que incluyen liposucción, aumento de glúteos, los exámenes de laboratorio, medicamentos, cavitación, la faja y cinco masajes posquirúrgicos por $1.500.000.

Sin embargo, el valor de uno de estos procedimientos en un establecimiento autorizado para estas prácticas oscila entre $2 millones y $10 millones. Ese es el caso del levantamiento de párpados, el cual puede costar en Cali entre $2 millones y $4 millones; una liposucción varía entre los $6 millones y $8 millones, y el aumento de senos está entre  $5 millones y  $10 millones.

La diferencia en precios radica, explican especialistas en cirugía plástica, en los honorarios de los profesionales, los insumos y el equipo médico.

“Cuando las personas toman la decisión de ir a un sitio clandestino, deben saber que allá no hay anestesiólogos y utilizan anestesia local. Eso implica la inyección de cantidades alarmantes de xilocaína, que es tóxica para el organismo y puede originar un problema cardiovascular o un paro respiratorio.  Además, seguramente, el personal no tiene la idoneidad para hacer el procedimiento y las instalaciones tampoco son aptas para ello, por lo que los riesgos son mayores”, afirmó el cirujano plástico Darío Salazar.

Para Alfonso Riascos, cirujano plástico del Centro Médico Imbanaco, las promociones de cirugías estéticas son sospechosas, porque “los materiales que se utilizan en los procedimientos que hacen las clínicas clandestinas los hacen con elementos prohibidos, como siliconas compradas en ferreterías y biopolímeros. Eso es un atentado contra la salud y lo más preocupante es que mucha gente prefiere la economía y sigue acudiendo a esos sitios, a sabiendas de que puede sufrir complicaciones e, incluso, la muerte”.

Riascos añadió que semanalmente atiende en su consultorio entre tres y cinco pacientes con irregularidades en la piel, necrosis, infecciones y asimetrías, después de haberse practicado procedimientos en las llamadas ‘clínicas de garaje’.

Ante esto, la presidenta de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica, Lina Triana, dijo que antes de practicarse un procedimiento estético es necesario verificar “que el médico sea idóneo, tenga un título formal y sea un especialista habilitado por la Secretaría de Salud; también se debe mirar que la clínica esté habilitada por la Secretaría de Salud; hacerse los exámenes adecuados y la valoración previa; y estar pendiente del plan quirúrgico, en el que le expliquen cómo va a ser el procedimiento”.  

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Salud Departamental, en el Valle solo hay 71 establecimientos habilitados para hacer cirugías plásticas y estéticas, de los cuales 56 están en Cali. Actualmente, esa dependencia  investiga ocho casos de mala praxis en centros de estética, de los cuales siete procedimientos se hicieron en Cali y uno en Tuluá.

Las cifras

$7 millones cuesta una liposucción con un cirujano certificado.

$1 millón es el precio promocional de una liposucción en centros de estética clandestinos.

$10 millones puede costar un aumento de glúteos en un centro médico.

$6 millones puede costar una rinoplastia en una clínica habilitada por la Secretaría de Salud del Valle.

$2 millones cuesta una cirugía estética de nariz, hecha en un establecimiento clandestino.

$400.000 cuesta ponerse biopolímeros, haciéndolo  en una clínica clandestina.

María Alejandra Sánchez, de 25 años, murió mientras le realizaban una liposucción en un apartamento en el sector de Mirandela, en el norte de Bogotá.

Recomendaciones

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad