“Cali aún está en cuidados intensivos”: alcalde Rodrigo Guerrero

“Cali aún está en cuidados intensivos”: alcalde Rodrigo Guerrero

Julio 15, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Luz Jenny Aguirre Tobón, editora de Entorno.
“Cali aún está en cuidados intensivos”: alcalde Rodrigo Guerrero

En octubre, el alcalde Rodrigo Guerrero presentará proyecto de vigencias futuras para fase II de megaobras.

El Mandatario de los caleños habla de su primer semestre de mandato. El sistema de transporte masivo MÍO es una de las prioridades de su gobierno.

Dice que encontró sorpresas dentro de la Administración, como un estado de las finanzas más delicado de lo previsto y secretarías donde a algunas personas no les interesa que las cosas marchen bien. Al hacer un corte de cuentas de sus primeros seis meses de gobierno, el alcalde Rodrigo Guerrero asegura que aunque muchos no quieren ver lo hecho hasta el momento, se están sentando las bases sólidas para el desarrollo de Cali. Una ciudad pensada a partir del transporte público y obras sin afán, pero bien hechas son algunos de sus postulados.Hace seis meses usted dijo que Cali estaba en cuidados intensivos, ¿sigue igual o ya cambió de sala?El paciente está estable, no se ha deteriorado, pero ya sabemos el plan de manejo. Sigue en cuidados intensivos y lo estará todo este año, la escasez de plata es muy grande, dramática.¿En qué ha cambiado su apreciación sobre el estado de la ciudad?En que la situación financiera es más seria de lo que parecía, porque han ido surgiendo intangibles que no se conocían. Tres ejemplos: el Miocable tiene un faltante de $27.000 millones, el estadio tiene $4.000 millones que no estaban contabilizados y Girasol iba perdiendo $700 millones y no puede resolver el problema para el que fue creada, que es incluir a los recicladores. Sin embargo, los recaudos han sido positivos. Estamos batiendo récord histórico de recolección de impuestos de Industria y Comercio y de Predial. Y en Valorización vamos en un 27% por encima de los recaudos del año pasado. Estamos aún ordenando la casa.Sin embargo hay quienes aseguran que con la bandera de que se está poniendo en orden la casa lo que se está excusando es el lento arranque de este gobierno...Quizá no hemos sido suficientemente vendedores para mostrar lo que se ha hecho. Estoy absolutamente tranquilo, convencido de que lo que estamos haciendo es muy sólido, que va a dar resultados muy rápidos. Estamos poniendo las bases sólidas. El plan de desarrollo tiene una visión al 2036 por lo menos y muestra qué es lo que queremos de ciudad. Hemos definido, por ejemplo, que le apostamos a una ciudad organizada alrededor del trasporte público. Cali va a ser como las ciudades europeas, donde el transporte público y el peatón son lo fundamental. Le doy unos datos sobre lo que ha ocurrido con el transporte público (MÍO), que es el mejor del país por diseño. Hemos aumentado a 430.000 pasajeros por día, estábamos en 340.000, han ingresado 191 buses nuevos y 30 rutas nuevas. Aún así el MÍO tiene déficit de pasajeros, lo admite Metrocali...Sí, pero en seis meses hemos subido 90.000 usuarios. Estamos convencidos de que Cali va a pasar a Medellín y a Bogotá en pasajeros, en menos de un año. Y hay cosas interesantes, como que ha recibido reconocimiento de las Naciones Unidas por su desarrollo ambiental, lo que le permite vender $1.500 millones en bonos verdes. Sólo quince ciudades en el mundo tienen este reconocimiento. El énfasis de las rutas nuevas está hacia el oriente, y eso nos dará la gran inyección de pasajeros.¿Cuáles son esas cosas que usted dice que no se ven?Cali tiene 98% de cobertura en vacunación, hicimos unas jornadas recientes y se inmunizó a 150.000 caleños. Le metimos $15.000 millones a reforzar de urgencia el jarillón. Se iba a romper en un sitio usado como escombrera. Estamos con Colombia Humanitaria en el gran megaproyecto de ciudad para el rediseño del jarillón con expertos holandeses y de Univalle. Esto incluye la reubicación de las familias, para lo que ya hicimos un censo, estamos buscándoles sitio, sólo se notará cuando se hagan las primeras 4.000 viviendas alrededor de El Pondaje y Charco Azul. No me desvela saber que estamos arrancando lento, estamos comenzando por donde se debe.¿En qué va la anunciada reforma administrativa? En algunos sectores se percibe que hay sensación de parálisis en ciertas dependencias....El diagnóstico que contratamos encontró que había 120 abogados en las diferentes dependencias, sin ninguna conexión. 90 comunicadores descoordinados. Dicen que tenemos que reducir las órdenes de prestación de servicios (OPS) en un 70%. Lo hacemos de la forma menos traumática, cuando se vence el contrato. Hemos visto dependencias que pasaron de 500 OPS a 350 y siguen funcionando muy bien y puedan bajar a 200, como en Salud. Uno de sus planes era tener resuelta en el primer semestre del año la terminación del contrato con Sícali (recaudador de impuestos), ¿qué ha pasado con esto?Hemos agotado todos los recursos jurídicos para asegurarnos de que no vamos a cometer un atropello legal. Queda pendiente consultar con la Procuraduría y la Fiscalía General. Eso lo considero resuelto, falta la legalización.Hay dudas y expectativa sobre las megaobras, porque finalmente no se sacó a licitación la segunda fase sino que saldrán por ahora sólo tres...Se harán todas y los sobrecostos que hay los asumimos nosotros. Por ejemplo, Emcali en el cálculo debió contribuir con $44.000 millones (redes), pero el dato actualizado es $129.000 millones. Eso debió haberse conocido con anterioridad y no queremos que ocurra más, por eso estamos actuando con prudencia, todavía hay obras frenadas por una casa de una señora que no quiere vender un lote. Uno no puede arrancar una obra sino tiene todos los lotes, eso trae demandas y pérdidas. La segunda tanda la vamos a sacar y vamos a hacer mucho más. Las haremos, además, de forma que minimice el trauma, esa intervención masiva en la ciudad provocó una parálisis económica que algunos interpretan como la explicación del desempleo que ha tenido la ciudad. Es decir, las megaobras se seguirán haciendo, pero sin afán....Sin afán y con buena letra. Y haremos mucho más de lo que estaba allí, porque hay cosas que han ido apareciendo que no estaban. Como la Circunvalar para empatar por detrás de las universidades y salir detrás del batallón, que es fundamental. Hay que hacerla, es posible que se haga por una valorización especial. La continuación de la Ciudad de Cali, sacarla hasta Jamundí, es clave para el desarrollo de la ciudad, la vamos a colgar por valorización para los dueños de la tierra que están alrededor, que ellos la paguen porque se les va a volver la mejor tierra de Cali.Le han explotado al Municipio en las manos numerosos problemas en educación: falta de docentes e intérpretes, maestros fantasmas, deficiencias en servicios generales... Este sector parece tierra de nadie...Es que ha sido tierra de nadie. Estamos poniéndole orden. Hay una parte de responsabilidad nuestra, pues cuando se pasó a la ley de gratuidad el Municipio no podía cargarles los servicios administrativos al Sistema General de Participaciones y eso no se tuvo en cuenta en el presupuesto. Entonces nos encontramos con que teníamos que cubrir unas cosas no presupuestadas. Eso nos obligó a hacer contrataciones muy corticas, de un mes o tres. La buena noticia es que en el Confis de esta semana encontramos la plata para asegurar el servicio de vigilancia, aseo, desayunos y transporte hasta diciembre 30. Pero encontramos que había $5.000 millones en servicios que no se habían pagado y nos tocó hacerlo. Ha habido cosas más profundas, como un sistema paralelo de matrículas. El sistema de registro del Ministerio se llama Simad, acá había el ‘simadsito’, que es paralelo, los padres se inscribían allí y por razones no muy claras luego lo pasaban al Simad. Dicen algunos padres que los llamaban a pedirles dinero para eso. Ya remitimos eso a entidades de control. Se ha conocido que hay avalancha de solicitudes en el Municipio de personas pidiendo vivienda gratis, a raíz del anuncio del Gobierno nacional...Eso nos ha puesto a contestar numerosos derechos de petición, aquí ha venido gente a exigir, con agitadores profesionales, a los que vamos a judicializar. Eso es una de las cosas malas de la propuesta, hemos sostenido que el ideal sería poner una serie de condiciones. Hay una clara que es que sean de la Red Unidos (pobreza extrema), yo pondría otra y es que se vinculen a procesos comunitarios, idealmente a la construcción de sus viviendas. No es bueno regalar. Las casas regaladas pueden ser un problema. Aquí, en lo posible, vamos a involucrar a la gente. En lo que tiene que ver con los inmuebles del Municipio, ¿finalmente sí los va a poner en venta?Primero tenemos que hacer el levantamiento de los bienes que tenemos, porque no lo sabemos y una vez que los tengamos, protegerlos. Estuvimos hablando con la Superintendencia de Notariado y Registro para que los bienes del Municipio queden marcados de tal manera que no puedan ser sujeto de transacción, hay una mafia dedicada a robar terrenos del Municipio, lo hemos visto en los Farallones. Aquí se pierden las escrituras, no hay copias electrónicas, muchas cosas se llevan a lápiz, eso hay que tecnificarlo para disminuir las posibilidades de adulteración.¿Entonces el Municipio va a vender parte de la casa?Sería partidario de vender parte de la casa. Si me pregunta por la FES me remito a lo que dice Manolo Lago, esa casa no fue diseñada para centro cultural, el Municipio se lo compró un 30 de diciembre a la FES que estaba urgida de recursos. Quiero mucho el sector y me parece importante, tiene gran valor arquitectónico, pero no le veo mayor valor cultural. Tenía la idea de que el Banco de la República tomara eso para conservarlo, en unas condiciones adecuadas. No pasó de ser una propuesta.Seguridad“Pienso que el balance en términos de seguridad ha sido muy positivo. Se han logrado recursos importantes. Vamos a tener 1.117 agentes nuevos antes de terminar el año. Eso permitirá tener 131 nuevos cuadrantes. Para hacer eso se apropiaron $11.900 millones, de los cuales $2.500 fueron del Municipio y el resto de la Nación, para que los policías que lleguen tengan el equipo que necesitan”. “Les pusimos $11.000 millones a las cámaras. Cuando llegamos habían 60, tuvimos que reparar las existentes, compramos 50 nuevas y vienen en camino cien más. Hay una promesa de otras cien, aspiramos llegar a 500 al final del año”.“El toque de queda se hizo en seis comunas, donde la violencia es la más alta y hubo disminución de más del 50% de las muertes de jóvenes en ese periodo (entre las 8:00 a.m. y las 5:00 p.m.). Ha disminuido en más de 120 casos el número de lesionados, a lo que ponemos interés, porque un lesionado es germen de venganza”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad