Aumentan tutelas para el acceso a los servicios médicos

Marzo 22, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Aumentan tutelas para el acceso a los servicios médicos

Muchas cirugías necesarias para resolver problemas vitales de salud de los pacientes se hacen por orden de un juez tras una tutela, pese a que la mayoría de ls veces están incluidas en el POS.

La gente acude a la justicia para lograr una cirugía o medicamentos. El 90% de las tutelas son por salud.

A sus doce años, Jeferson no recordaba los ruidos del mundo. Su madre Gilda Acosta le enseñó a comunicarse por señas con los demás porque sus oídos quedaron atrofiados por una caída de un árbol a los cinco años de edad. Sus compañeros de escuela le hablaban y él adivinaba lo que le decían leyendo los labios. A duras penas estudiaba, tal vez el fútbol era el lenguaje que mejor entendía.Los médicos no le daban esperanza, sobre todo porque doña Gilda no tenía con qué pagar una operación salvadora. Ella, que a duras penas conseguía para el pasaje del campero que la baja de su casa en Siloé hasta la ciudad donde se rebusca el diario.Su hijo crecía sordo a las palabras, al ruido de la ciudad, al grito de los goles que metía en las canchas de piedra improvisadas en las calles del barrio. En Calisalud -antes de que esta EPS fuera liquidada, alguien le dijo que había una oportunidad para que su hijo recobrara la audición, con un implante coclear. Averiguó y la cirugía valía $70 millones. Ella no tenía ni para el bus.En una fila que hacía para sacar una cita en la EPS alguien le dijo que por qué no ponía una tutela para que le hicieran la operación, que fuera donde el doctor Peralta a que le ayudara.Así lo hizo. El abogado Carlos Peralta metió la tutela y se le ordenó la operación en Imbanaco, pero tenía que llevar un millón de pesos de copago por la misma. Otra tutela logró eliminar ese copago. Hoy Jeferson recobró el 50% de su audición, estudia normalmente en Siloé, ya escucha el ruido de los carros y, sobre todo, el grito de los goles que mete en canchas de grama porque fue recibido en una academia de fútbol gracias a la vida que le devolvió la cirugía.Nubia Marín Rivas, una mujer del barrio Municipal, también tuvo que recurrir a la tutela para salvar su vida amenazada por obesidad mórbida. En Coomeva le habían ordenado un transplante de rodilla porque las tenía perdidas por el sobrepeso que debían soportar. Pesaba 280 libras y ella sólo mide 1.60 metros de estatura.Peralta le hizo la tutela y se le ordenó el bypass gástrico que vale $22 millones. Nubia bajó de peso pero le quedó la carne descolgada en los brazos, las piernas y la espalda. La EPS se negó a hacerle la cirugía para cortarle la piel sobrante, aduciendo que se trataba de una cirugía estética. El abogado argumentó que se trataba de una cirugía plástica para corregir daños derivados de su obesidad y por orden judicial logró que se le hicieran tres operaciones correctivas entre finales del 2010 y enero de 2011 que cuestan $30 millones.Patricia Caicedo Aguilar vivió una historia similar. Con 302 kilos de peso y 1,59 de estatura no tenía mucha vida por delante. Los problemas cardíacos, de presión y diabetes la amenazaban. Ella recuerda que la gente en la calle se burlaba de su gordura y la familia le hacía chistes malucos. En un banco un cajero le dijo que sólo atendía una persona a la vez y al pasar la registradora de los buses urbanos los choferes le decían que tenían que pagar doble pasaje... Todo eso hería su autoestima y dignidad y a veces pensaba en suicidarse porque no quería vivir así.Patricia logró que la EPS Emsanar le ordenara el bypass gástrico, pero está peleando para que le hagan las correcciones de piel a su cuerpo que bajó mucho de peso. Acudió también a la tutela. Esos son sólo tres de los miles de casos de pacientes que tienen que acudir a la tutela para solucionar problemas de salud e incluso para que les den medicamentos genéricos porque las EPS se los niegan.Tan sólo el abogado Carlos Peralta ha interpuesto más de tres mil tutelas para la protección del derecho a la salud. “Todas son gratuitas, por ellas no cobro nada porque aplico el principio de solidaridad social que consagra el Artículo 95 de la Constitución, respondiendo con acciones humanitarias ante hechos que pongan en peligro la salud y vida de las personas”, expresa el profesional.La Personería de Cali, por su parte, ha tenido que acompañar 218 tutelas para proteger la salud de ciudadanos en los últimos dos años. Según el personero auxiliar Tobías Ayala, “las tutelas se originan, en el caso del régimen contributivo, por la negativa en la prestación de algunos servicios que se encuentran fuera del POS, en algunos procedimientos, medicamentos e insumos. Y en cuanto al régimen subsidiado, por la negativa definitiva en la prestación del servicio de salud”.Pero la situación más deplorable es la que la tienen afrontar los niños enfermos de cáncer. Jaime Sierra, defensor del paciente, señala que pese a que la Ley 1388 del 2010 obliga a que los menores con esta enfermedad deben ser atendidos en las mejores condiciones sin ninguna exigencia económica, las EPS les niegan la atención y más del 90% de ellos deben acudir a la tutela.En Cali hay registrados 526 niños con cáncer. La mitad son del régimen subsidiado por lo que tienen menos posibilidad de atención y muchos se mueren.Así que la tutela sigue siendo el mecanismo para logar una atención expedita. Peralta dice que las EPS las toleran porque el Estado a través del Fosyga les paga más rápido. Pero el secretario de Salud de Cali, Alejandro Varela, advierte que sólo les reconocen el 50%. Sin embargo, pacientes como Jeferson, Nubia Marín o Patricia Caicedo no tienen otra alternativa.Acceso a la saludEl defensor del Pueblo Andrés Santamaría cuestionó la actitud de las EPS. “Cómo es posible que el POS le permita a un paciente enfermo del corazón ir a la consulta con el cardiólogo y acceder al diagnóstico, pero no le permita que se le haga tratamiento. Eso no tiene sentido”, manifestó.Recordó que el Estado tiene el fondo Fosyga al que las EPS recobran los dineros gastados en cirugías y tratamientos que están por fuera del Plan Obligatorio de Salud.Pero un ejecutivo de una EPS que pidió reservar su nombre dijo que el reembolso del Fosyga no es inmediato, hay demoras y a las EPS se le deben miles de millones de pesos por ese concepto.Agregó que en los últimos años se han disparado las cirugías bariátricas en Cali. “Muchas personas lo hacen por estética y eso no es justo. Con lo que se gasta el Estado a través del Fosyga en tutelas, se podría mejorar el acceso a la salud de más gente”, señaló.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad