Aumentan dudas entre habitantes de barrios de Cali que tendrán uso comercial

Aumentan dudas entre habitantes de barrios de Cali que tendrán uso comercial

Julio 29, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Aumentan dudas entre habitantes de barrios de Cali que tendrán uso comercial

Control. La construcción de parqueaderos quedará reglamentada en el nuevo POT. Allí se definirá cada cuántos metros y la cantidad de lugares para estacionar, dependiendo de los establecimientos de comercio que hayan.

Comerciantes tendrán que aportar a una bolsa común para la construcción de parqueaderos.

El plan que ordena urbanísticamente a Cali todavía no se ha cambiado, pero el anuncio relacionado con las modificaciones de uso de suelo en barrios como Granada, El Peñón, Tequendama y Gran Limonar no deja de inquietar a sus residentes, sobre todo porque temen que los montos en sus facturas de servicios públicos y de impuestos se incrementen.La carta de navegación que tendrán ésta y las futuras administraciones locales para determinar el crecimiento de la ciudad, reglamentaría que los barrios antes mencionados pasen de tener una vocación residencial a mixta, lo que amplía las posibilidades de un uso comercial.El documento todavía se está consolidando y sería presentado en marzo de 2013 ante el Concejo de Cali para su aprobación. Su vigencia sería, en principio, de doce años.Una de las dudas de la comunidad es si el impuesto predial se va a incrementar, por lo que Cristina Arango, directora de Hacienda Municipal, explicó que ello depende del monto en que esté avaluado el predio. Ello no depende del cambio del uso del suelo sino del avalúo catastral del bien. Precisó que un aspecto para tener en cuenta es el tamaño del inmueble. “En algunos casos el impuesto puede subir o bajar según la propia actividad del predio y el comportamiento de la zona”, dijo. Lo que significa que el sólo cambio de vocación no implica un aumento en el cobro de las obligaciones tributarias.Para responder a otras de las inquietudes, si hay cambio en el estrato, Arango señaló que éste se define teniendo en cuenta “la metodología nacional”, la cual tiene presente el nivel socioeconómico de los propietarios, la dotación de servicios públicos domiciliarios, la ubicación (urbana o rural), entre otras variables.Informó que a partir de esta semana, funcionarios de Hacienda y del POT harán un recorrido por los barrios donde se implementaría el cambio de uso de suelo para confirmar si la documentación de la Administración Municipal coincide con la realidad de lo que ocurre en esas zonas.Una de las preocupaciones de los habitantes de estas zonas es el uso inadecuado del uso de los permisos comerciales. Las normas que establecen los niveles de ruido frecuentemente son violadas y la aplicación de esas sanciones dependen exclusivamente de las dependencias que ejercen el control (Secretaría de Gobierno y Dagma).Soledad Rodríguez es habitante del barrio Granada. La preocupación que asalta a la mujer se relaciona con la adjudicación de las licencias luego de que se apruebe el proyecto de acuerdo que se presentará al Concejo Municipal en menos de un año.“Ya este barrio tiene muchos bares y restaurantes. Cuando estén listos los cambios del POT, entonces ¿van a entregarle permisos a todo mundo para que monte su negocio? Porque si es así, esto se va a convertir en un mercado persa”, manifiesta Soledad. Al respecto, León Darío Espinosa, subdirector de Planeación Municipal, advirtió que para este caso lo importante es que los procesos de adjudicación serán totalmente legales y esto llevará al reforzamiento de los operativos para que se cumplan las normas de respeto del espacio público y de control del ruido. “Además, tampoco el Municipio perderá plata por evasión de impuestos”, resalta.Actualmente, en Granada están suspendidas las licencias de expedición de conceptos de uso de suelo para establecimientos de comercio, porque la norma que existe reglamenta que el uso residencial debe ser del 60% y que el comercial esté por debajo del 40%. Sin embargo, en algunas manzanas el cálculo es de 49% contra 51%, respectivamente, y en otras, el 45% es de uso residencial y el 55% restante es comercial.¿Y los anhelados parqueaderos?Una mañana en Tequendama, un mediodía en Granada, una noche en El Peñón y El Limonar pueden ser abrumadores para sus residentes: las vías y andenes están ocupados por vehículos y la movilidad se convierte en una odisea. La situación para los visitantes puede resultar igual de estresante si se tiene en cuenta que no tienen dónde dejar su carros, lo que en muchas ocasiones los expone a la inseguridad.Juan Carlos López, ex director de Planeación Municipal de Cali, dice que no en vano la capital del Valle es la ciudad donde más vehículos hurtan.“El Gobierno local siempre ha tenido claro que la creación de parqueaderos es una necesidad, pero tiene que perder el miedo a proveerlos”, sentencia. El actual Plan de Ordenamiento Territorial reglamenta que los establecimientos de comercio deben costear la construcción de sus propios parqueaderos y para ello, se iba a crear un fondo común manejado por la Dirección de Hacienda. Sin embargo, a través de los años y con el paso de cada gobierno se expidieron los permisos para montar restaurantes, bares, fuentes de soda, expendios de licor, “pero nadie cobró la cuota porque ésta nunca se reglamentó”.León Darío Espinosa, subdirector de Planeación Municipal, dice que el Plan dirá cómo se harán los aportes para el fondo común. La Dirección de Hacienda se encargará de distribuir los cobros y recaudará el dinero. Aunque todavía no hay lineamientos para irrigar el cobro, se sabe que el tamaño de los establecimientos será uno de los aspectos a tener en cuenta.Espinosa dice que aún no tienen los estudios para identificar dónde deben ir los parqueaderos. Pero afirma que los costos para construirlos tendrán que ser asumidos por los propietarios de los establecimientos porque “ellos serán los beneficiados”.“Los propietarios de locales no pueden convertir en un negocio el alquiler de espacios. No vamos a permitir que cobren cifras astronómicas, lo que necesitamos es solucionar un problema”.Tenga en cuentaEl POT es un instrumento de ordenamiento territorial para la planificación de la ocupación y aprovechamiento del territorio.Contiene la estructura urbana y rural, los lineamientos generales para la norma urbanística, programas y proyectos.La revisión del POT tendrá once fases, de las cuales la Administración ya adelantó cinco.Falta su divulgación y presentación ante el Concejo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad