Asociación que apoya mujeres con VIH inaugura su sede en Cali

default: Asociación que apoya mujeres con VIH inaugura su sede en Cali

Esta es la historia de una mujer que convirtió su desgracia personal en una oportunidad para renacer y ayudar a otras mujeres afectadas por el Sida. Una lucha de trece años que hoy llega a su triunfo más importante, en el Distrito de Aguablanca.

Asociación que apoya mujeres con VIH inaugura su sede en Cali

Marzo 18, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Esta es la historia de una mujer que convirtió su desgracia personal en una oportunidad para renacer y ayudar a otras mujeres afectadas por el Sida. Una lucha de trece años que hoy llega a su triunfo más importante, en el Distrito de Aguablanca.

Los sueños, explica Janeth, se construyen con las manos. Este, por ejemplo, es uno que tiene puertas y ventanas, 355 metros cuadrados y un patio interior con una docena de helechos.Los sueños, subraya Janeth, nacen de los dolores profundos. Este, por ejemplo, germinó de esa fuerza arrolladora que le nació por dentro cuando por fin aceptó que tenía que vivir con el VIH.La historia, para hacerla corta, empezó hace trece años, cuando supo que tenía el virus, que le había sido transmitido por su pareja. Perdió su empleo, le dieron tres meses de vida y padeció la espera de un nuevo bebé ya estando infectada.Al final de ese camino empezó otro, el de la Asociación Lila Mujer, que atiende a enfermas de Sida y que justo hoy cumple ocho años. Y es que esta caleña, Janeth del Pilar Valencia Lerma, de 37 años, delgada, musical y coqueta, es la evidencia andante que tiene que ver todo aquel que dude de que uno puede lograr lo que quiere.Seguramente este viernes le habrá amanecido muy temprano. Tenía que buscar la torta para la celebración y recibir los manteles para vestir las mesas, sus mesas. Punto importante a resaltar si se tiene en cuenta que este aniversario llega con una cereza tan grande como postre: será la inauguración de la sede de Lila Mujer. El sueño que ella explica posando inconcientemente la mejilla contra la pared o acariciado las columnas.En la víspera de la fiesta recorre la casa, ubicada en el barrio Las Orquídeas (cerca de La Casona), para mostrarles a los visitantes el motivo de tanta alegría. Allí, las cerca de 35 mujeres con VIH que la entidad atiende mensualmente pueden recibir talleres, asistencia sicológica, asesoría legal, préstamo de medicamentos y hasta hospedaje si vienen de otros municipios.Pero lo más importante, precisa Fanny, una de las beneficiarias, es que allí pueden hacer realidad el deseo de ser empresarias y autosostenibles. Es que en la sede ya están funcionando tres programas de emprendimiento. Uno de ellos es ‘Chipilila’, más conocido como ‘El pulguero’. Al frente de este negocio está Ilda Díaz, quien recibe donaciones de ropa, bolsos y accesorios en buen estado, que se reparan y adecúan para luego ofrecerlos al mercado.Están vendiendo un vestido corto de velo y rosas rojas en $4.500 y una cartera de rombos en fique en $3.000. Lo que más salida tiene son “las pintas de trabajar duro”, camisas o camisetas más “guerriaditas” que se dan hasta por $500. “El negocio ya está acreditado”, sentencia Ilda con orgullo.También está el ‘minimarket’ o la popular tienda de barrio, bien surtida, limpia y atendida por sus propietarias.Sin embargo, tal vez el que más curiosidad ha despertado es el SPA, con su mesa profesional de masajes, aparatos para trabajar el cuerpo y todo lo que tiene que ver con mascarillas. “Las vecinas están felices, pueden comprar bonos para regalarse y consentirse desde $15.000”, cuenta Janeth.Lo que quieren, cuando la sede esté mucho más consolidada, es tener un gran taller de bisutería. Los antecedentes indican que muy seguramente lo estarán inaugurando para un cumpleaños siguiente. Entrada la tarde de ayer, ya olía a champús y marranitas, todo está listo para abrir oficialmente las puertas del sueño rosa de Lila Mujer.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad