Así sortean los caleños la falta de gas domiciliario y vehicular

Diciembre 21, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y Elpais.com.co

Comerciantes y propietarios de establecimientos que funcionan con gas se han visto perjudicados por la falta del suministro en la ciudad de Cali. Mientras tanto en los almacenes de electrodomésticos, las ventas se han disparado.

La falta del servicio de gas natural en la ciudad de Cali ha hecho que los negocios que trabajan con este combustible hayan tenido que recurrir a diferentes formas para seguir con sus locales abiertos, tanto restaurantes como taxistas se han visto perjudicados.Restaurantes cerrados, menús muy limitados y pérdidas millonarias son, entre otros, los efectos que deja hasta el momento la suspensión del servicio de gas natural en Cali, que hoy cumple tres días.De acuerdo con algunos comerciantes, las ventas de almuerzos ejecutivos y comidas rápidas ha disminuido en un 30%. En el Centro y sectores como el barrio Granada ya se comenzó a sentir el rigor de la carencia del combustible.El País pudo constatar, por ejemplo, que por una pipa de 40 libras se cobran hoy entre $105.000 y $250.000, cuando su precio real está entre $50.000 y $60.000. “Como hay escasez lo más difícil de conseguir es el cilindro, por eso cuesta tanto”, manifestó un vendedor de gas propano.Angélica Ramírez, administradora de un asadero de pollos ubicado en la Calle 13, en el centro de la ciudad, asegura que en lo corrido de estos días sus pérdidas ascienden a $1.500.000 diarios por la falta de gas natural. “Pese a que cocinamos con pipas (de gas propano) no damos abasto. Preparar la comida se demora mucho más tiempo, hay escapes a toda hora e incluso la comida queda con un sabor raro. Por eso la gente ha dejado de venir”, dijo Ramírez.En restaurantes de gran afluencia, en los que en un día promedio se despachan entre 200 y 210 almuerzos ejecutivos, hoy sólo se preparan entre 100 y 120. “Estamos perdiendo $400.000 diarios. Despachar un plato es más demorado. La gente se enoja y no paga si su comida no está a tiempo”, afirmó Diego Saavedra, administrador de una cafetería del centro de Cali.Darwin Orrego, administrador del restaurante 'El Dorado', del centro de la ciudad, ha tenido que abastecerse de tres pipetas de gas propano diarias para poder seguir prestando el servicio de desayunos y almuerzos en esto días en que el servicio de gas domiciliario se encuentra suspendido."Las ventas se han incrementado porque los clientes han tenido que salir a buscar alimentos que en sus casas no pueden cocinar por la falta de gas", afirmó Orrego, quien ha tenido que comprar, además del gas propano, carbón para poder asar las carnes que ofrece en el menú y seguir con las puertas abiertas.Andrés Campos, administrador del restaurante 'Asados al Carbón', hizo un balance negativo de los días sin gas, ya que ha presentado pérdidas al verse obligado a cambiar el sistema de las estufas de gas natural a gas propano, además de pagar más dinero por las pipetas que no va a recuperar con las ventas, pero se resigna al no encontrar otra salida al desabastecimiento del gas. "No tengo otra opción, hay que seguir trabajando porque qué más se puede hacer, la gente entra y debe ser atendida como siempre". Campos dijo que lo más preocupante es que las empresas que venden gas propano también se están quedando sin suministros y si el problema persiste, tendrá que cerrar su negocio.En los almacenes de electrodomésticos el panorama es similar en cuanto a las ventas de estufas, pues se ha incrementado durante estos dos días sin el suministro de gas, pero también se han visto envueltos en dificultades para el trasporte de las mismas desde Medellín o Bogotá por el mal estado en que se encuentran las vías.En el 'Almacén y Cristalería la 13' del centro de Cali, la representante de ventas habla de incrementos en la salida de estufas de una manera muy inusual. "En un mes podíamos vender hasta 100 estufas y desde el sábado hasta este lunes hemos vendimos cerca de 700 por la falta de gas en las casas."Los pedidos de proveedores también se han incrementado hasta llegar a los 700 en este tipo de almacenes que surten a pequeños negocios.Los electrodomésticos que también han tenido salida por estos días son las ollas arroceras, las planchas asadoras, asadores de carbón y estufas de gasolina que se venden en el mercado en promedio a 60.000 pesos.Otros, como Dubán Duque, un vendedor informal, buscan hacerse su diciembre con la reventa de estufas en las calles. "La de dos boquillas cuesta 100.000 y la de una, 80.000 pesos", le dice a la gente al pasar, y logra vender cinco estufas pequeñas en menos de diez minutos en las calles del centro."Las estufas las traigo desde Medellín, hay que hacerle a lo que sea, me estoy haciendo mi diciembre con esta situación".Las pérdidas:Mientras tanto, en las estaciones que surten de gas a los carros el panorama es desolador, las pérdidas superan los 16 millones diarios en las estaciones que solo venden gas."Lo que nos has dicho es que el servicio se restablece entre el sábado y el domingo, pero no nos han hado una confirmación formal o definitiva", afirmó la administradora de una estación de Gazel en el Norte de Cali.La situación en las estaciones de servicio de gas se complica cada día que pasa, ya que han tenido que despachar a sus empleados a vacaciones mientras se soluciona el problema en la tubería de gas afectada, sin contar con las millonarias pérdidas que genera la falta del combustible."La gente está molesta porque es en esta época del año en que se recuperan un poco económicamente, esta situación está perjudicando a casi el 90% de taxistas de Cali, que tienen el sistema de gas en sus carros", dijo la administradora.Para Ignacio Caldas, taxista desde hace más de 60 años, esta situación de la falta de gas lo ha perjudicado en gran medida, tanto en su casa por la falta de gas domiciliario, como en su trabajo porque desde hace dos años le hizo la adaptación a gas al taxi que le da su sustento.El taxi de Ignacio tiene el doble sistema, de gas y gasolina, por lo que ha podido seguir trabajando pero a un muy alto costo, pues ha tenido que tanquear más del doble que si lo hiciera con gas."Un carro como estos trabaja en un día con 25.000 pesos de gas, pero en estos días he tenido que echarle 60.000 pesos que no recupero trabajando todo el día", dijo preocupado por la situación de la que nadie le da una fecha de solución.Granada, en problemasRestricción en los platos ofrecidos en la carta e incluso, la posibilidad de cerrar en plena temporada decembrina, son algunos de los problemas que aquejan a algunos restaurantes del sector de Granada.Sonia Arango, administradora de Solsticio, manifestó que “en este momento no podemos ofrecer productos gratinados, algunas pastas y salteados al wok, porque la potencia del gas propano frente a la natural no es la misma”.En un 40% han aumentado los tiempos de despacho de alimentos a los comensales en restaurantes como Hooters, donde se necesitan varias freidoras para preparar comidas rápidas.“Si el gas natural no vuelve, la situación para todos va a ser crítica”, advirtió José Felix Cipriani, presidente de Anipan, al manifestar que la producción para el sector panadero ha disminuido de manera notoria, en comparación con los costos, que van en aumento.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad