Así recuerdan en Cali al icónico sacerdote Alfonso Hurtado Galvis

Mayo 13, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Así recuerdan en Cali al icónico sacerdote Alfonso Hurtado Galvis

El fallecido padre Alfonso Hurtado Galvis es conocido en Cali por que realizó durante 38 años el programa radial ‘La voz del Prójimo’.

Amigos y allegados recordaron al padre Alfonso Hurtado Galvis como un personaje representativo de la historia de la ciudad y trabajador incansable por las labores sociales.

Amigos, compañeros de trabajo y la comunidad caleña, lamentaron el sensible fallecimiento en la noche del lunes del padre Alfonso Hurtado Galvis, reconocido por su incansable labor social y uno de los símbolos de la ciudad.La periodista Pilar Hung, amiga cercana del sacerdote quien dirigió por 38 años el programa radial ‘La voz del prójimo’, aseguró que era la persona más "grande" que conoció en su vida y dijo que Cali perdió el último personaje que quedaba del llamado 'Cali Viejo'.“El padre fue muy cercano a mi familia y era un integrante más. Él siempre pasaba los 31 de diciembre con nosotros. Era la persona que más sabía sobre la historia de la ciudad y de su gente. Era una persona con una lucidez y una memoria a prueba de todo, recordaba nombres, calles y personajes con los que convivió en su vida", explicó Hung.La comunicadora afirmó que a pesar de ser una persona tan conocida y que hace parte de la historia de Cali, solo diez personas - incluida- tenían autorización para visitarlo en sus aposentos en la Casa Sacerdotal de la Arquidiócesis de Cali.Además destacó el conocimiento con el que abordaba cualquier tema. "Él era un enciclopedia ambulante, era una persona que sabía mucho y que a su edad tenía una vista impresionante. Era único. una persona libre y con mucho criterio", enfatizó la periodista.Una de las cosas que más recuerda Hung del 'Santo Varón' era su virtud para conversar de cualquier tema con gran locuacidad, que dejaba "lelas" a las personas que lo escuchaban.Actos como la novena de Navidad con pesebre en el sector de la Circunvalar y las maratónicas jornadas de 72 horas en Semana Santa, son algunos de los recuerdos más gratos que tiene el alcalde Rodrigo Guerrero del Padre Hurtado Galvis.“El Santo Varón como se le conocía demostró tesón y compromiso con los demás desde un esfuerzo pionero e incluso primitivo si se quiere, que permitió conseguirle empleo a cientos de caleño, llevar consuelo y una palabra de bondad y consejo a muchos desdichados”, recordó Guerrero.De igual forma hizo alusión al importante papel que jugó en la ciudad durante los días siguientes a la explosión del 7 de agosto de 1956 y agregó que “este sacerdote caleño representó en gran medida el alma popular y ese cristianismo elemental de mucho compromiso social, aunado a un esfuerzo solidario ejercido como muy pocos”.El padre José González también lamentó la muerte del sacerdote Hurtado, diciendo que causaba un profundo dolor a la Iglesia y a la ciudad, pero que su legado será siempre de "fe, esperanza y entrega inquebrantable al servicio de los otros"."El padre Hurtado fue un ícono de la cercanía con la gente y del servicio a los otros, como lo demostró en la explosión del 56, en donde trabajó más de una semana recuperando cuerpos y ayudando a las víctimas", dijo el vicario de Reconciliación y Paz de la Arquidiócesis de Cali.Por su parte la gestora cultural, Amparo Sinisterra de Carvajal, sintió profundamente la perdida del clérigo de quien destacó su amabilidad.“Es una pena que una de las figuras emblemáticas de Cali que hizo tanto por la vida espiritual haya fallecido. Fue un pastor maravilloso y me duele mucho", aseveró.Sinisterra recuerda que el padre Hurtado Galvis hacia las novenas del Niño Dios en el Parque del Acueducto y se le encontraba frecuentemente en la 14, donde hablaba con todos los que se le acercaran.Para la gestora cultural, el mayor legado que dejó a la ciudad es "la defensa de los valores cristianos que hemos tenido tradicionalmente y que se han ido perdiendo".La secretaria de Cultura y Turismo de Cali, María Helena Quiñónez, destacó el legado del sacerdote en el campo de las comunicaciones y su aporte a la construcción de la memoria colectiva de la ciudad al lamentar su deceso.“Al padre Hurtado Galvis lo recordaremos porque fue el encargado del Sermón de las Siete Palabras, el cual se realiza tradicionalmente los Viernes Santos y que según los cronistas de la época, en 1963 lo realizó en el Estadio Pascual Guerrero ante miles de feligreses”, aseguró la funcionaria.Además resaltó que aunque ya estaba retirado del ejercicio sacerdotal y vivía en la casa de la Arquidiócesis de Cali, al religioso se le recordará porque regularmente despedía sus intervenciones con la frase en latín “Laudetur Jesus Christus” (alabado sea Jesucristo) y agregaba, “nadie se acuesta en Cali, sin oír la Voz del Prójimo”.Por último, el exsacerdote Gonzalo Gallo destacó la buena labor del padre Hurtado en los medios de comunicación. "Realizó una buena labor social y educativa. Tenía un modo de pensar distinto en ciertos temas al de la jerarquía y sé que tuvo dificultades y sufrió por eso", indicó."Como yo terminé también en los medios y ejerciendo un liderazgo, algunos trataron de enfrentarnos o vernos como rivales, pero nunca fue así. Con sus dones y sus fallas, 'El Santo Varón' hizo mucho bien y muchos nunca se durmieron en Cali sin oír su voz", concluyó.Lea aquí un perfil realizado en 2009 por El País al padre Alfonso Hurtado Galvis.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad