Así quedará la remodelación del Aristi tras los cambios aprobados por Mincultura

Mayo 03, 2017 - 11:45 p.m. Por:
Redacción El País
Teatro Aristi

Dado que la fachada no se puede intervenir, se ordenó preservar el bien original.

Especial para El País

Reactivar las alternativas de hospedaje en el centro de Cali y generar un espacio para el comercio, es lo que se proyecta realizar en el Edificio Columbus, el Teatro Colón y el Hotel y Teatro Aristi, ubicados en la Carrera 9 entre calles 10 y 11, en el barrio Santa Rosa.

Pese a que este proyecto de renovación de dichos bienes de interés cultural empezó a gestarse a mediados del 2015 sin la aprobación de las autoridades municipales o nacionales, el Ministerio de Cultura informó que la recuperación de las edificaciones ya fue aprobada pero con algunas modificaciones respecto al plan contemplado inicialmente.

Nathalie Rueda, gerente del grupo G50, indicó que los cambios que se deben realizar al proyecto obedecen, principalmente, a respetar la fachada y la espacialidad original de los cuatro inmuebles patrimoniales.
Rueda explicó que en la visualización inicial del hotel Aristi, por ejemplo, se contemplaba una vitrina exterior, la cual abarcaba todo el segundo piso y modificaba la fachada del edificio hacia la Carrera 9 y la Calle 10. Tras la aprobación del proyecto por parte del Ministerio, dicha intervención no se podrá realizar, dado que por estar en el centro histórico de Cali y ser un bien de interés cultural tipo 1, debe garantizarse su estado original Art Déco.


En el hotel, que cuenta con 230 habitaciones, se estiman retomar 150 cuartos para huéspedes entre el tercer y octavo piso. En el noveno nivel se piensan adecuar oficinas y un salón de convenciones. “Lo único que se hará es cambiar los ascensores para que sean funcionales y modernos, por lo que debemos ampliar los fosos y la maquinaria. Vamos a recuperar algunas piezas originales que tuvo el Hotel y a replicar otras que ya no están, pero que la gente recuerda, como las lámparas y algunos apliques”, advirtió Rueda.

Aunque en el diseño propuesto por el grupo G50 se contemplaba hacer una terraza verde sin piscina en el décimo piso del Hotel Aristi, el Ministerio de Cultura no aprobó dicha modificación. Por ende, en el último nivel de esta edificación deberá preservarse la pileta (aunque deberá ajustarse la altura, pues hoy tiene una profundidad de 2,54 metros), el sauna y el bar que una vez tuvo el Hotel.

Entre tanto, en las instalaciones del Teatro Aristi habrá un teatrino que tendrá una tarima en la que habrá presentaciones culturales, un palco con 300 sillas para espectadores, una plazoleta de comidas y locales comerciales. “Se cambiará la funcionalidad del teatro, porque no se proyectarán películas sino que se mezclarán actividades culturales con comercio, pero se conservarán todas las características espaciales del lugar. También se va a preservar el espacio del grill que tuvo este sitio en su primer piso”, dijo la Gerente del grupo G50.

Aunque en principio se había estimado realizar un parqueadero para 120 carros, motocicletas y bicicletas en el sótano del Teatro Aristi, este fue desestimado por el Consejo Nacional de Patrimonio.

De otra parte, en el Edificio Columbus y el Teatro Colón se generarán locales comerciales con los espacios originales que alguna vez tuvieron las edificaciones. Esto significa que no se realizarán almacenes tipo pasaje, como se contemplaba al inicio del proyecto.

Según el director de Patrimonio del Ministerio de Cultura, Alberto Escovar, en dos semanas se expedirá una resolución oficial que dejará en firme la reactivación de las obras, las cuales están suspendidas desde el 2 de marzo del año pasado. Para hacer veeduría al proyecto, explicó Escovar, se designará un arquitecto que realizará una inspección cada dos meses.

Rueda aclaró que, pese a que aún no ha sido notificada oficialmente de la aprobación de los trabajos, espera tramitar una nueva licencia de construcción ante una curaduría para retomar las labores, lo que se podría hacer, según sus cálculos, entre julio y agosto de este año.

Ana Milena Collazos, presidenta de la JAC de Santa Rosa, manifestó que no ha habido socialización con la comunidad de este proyecto. “No sabemos lo que se está haciendo en esta manzana ni el impacto que esto va a generar. Este es un bien patrimonial del barrio y, por tanto, deberíamos ser incluidos y consultados por quienes están haciendo los trabajos”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad